Yao Ming ‘encesta’ como empresario

La ex estrella de la NBA construye un vasto y diverso imperio comercial en su natal China; el ex centro de los Rockets se reinventa como capitalista de riesgo, filántropo y vinicultor.
yao  (Foto: AP)
JP Mangalindan

¿Qué hace en China un hombre de 31 años de edad y 2.31 metros de estatura tras nueve años de carrera en la NBA que lo convirtieron en el deportista más famoso de su país? Convertirse en un inversor de tecnología por supuesto. Yao Ming, ex centro de los Rockets de Houston y quien ha acumulado una fortuna de más de 150 millones de dólares (mdd) en sueldos y patrocinios, está reinventándose en el país asiático como capitalista de riesgo, filántropo, vinicultor y estudiante.

Pero hasta ahora, su segundo acto está resultando más desafiante (y mucho menos lucrativo) que su carrera deportiva.

Yao ha invertido su dinero en varios negocios, entre ellos casi 6 mdd en el portal de música Top100.cn, una sociedad emprendida por Orca (con sede en Beijing) y Google.

El sitio, dirigido a consumidores chinos, ha batallado para competir con los servicios de música pirata en Internet, y en 2010 el tráfico se redujo drásticamente cuando Google desvió el tráfico chino a su sitio de Hong Kong tras problemas asociados a la censura.

Sin embargo, el CEO de Orca, Gary Chen, dice que Yao ha sido un gran apoyo: acudió a las oficinas de Top100.cn el verano pasado, se reunió con la gerencia para discutir la estrategia de la compañía e incluso se ofreció a tomarse fotos individuales con los 35 empleados.

Yao también compró  a los Tiburones de Shanghai, el equipo de la Asociación de Baloncesto de China donde pasó sus años de formación. La decisión es claramente una labor de amor: cuando lo adquirió en 2009, el  equipo estaba en riesgo de no iniciar la nueva temporada por falta de recursos financieros. Según algunas estimaciones, los gastos anuales de funcionamiento de los Tiburones ascienden a más de 3.1 mdd.

"Creo que él sintió la obligación de lanzarse y tratar de salvar al club," comenta Brook Larmer, autor de la biografía ‘Operación Yao Ming.'

Larmer considera que la adquisición del equipo es una vía para que Yao vuelva a la Asociación de Baloncesto de China e influya en la manera en que ese deporte se desarrolla en China: "Creo que busca traer los estándares de la NBA al baloncesto de China".

Aunque Yao rehusó comentar a detalle sus inversiones en el sector tecnológico y en los deportes, acordó hablar con Fortune sobre el emprendimiento Yao Family Wines, una bodega vinícola en el californiano Valle de Napa que selecciona cepas de viñedos cercanos.

La bodega fue fundada en noviembre, y su primera botella fue un Napa Valley Cabernet Sauvignon etiquetado en 1,775 yuanes o 170 dólares.

Yao ya está planeando la expansión: la empresa aspira a comprar sus propias tierras en los próximos años. Los vinos están ahora disponibles en Hong Kong y llegarán a los estantes de Estados Unidos este otoño.

El ex jugador profesional es el principal propietario y, aunque no reveló cuánto ha invertido, expertos dicen que una nueva bodega por lo general requiere de dos a cinco mdd de capital inicial.

Yao comenta que aprendió a apreciar el vino observando cómo su ex compañero de equipo, Dikembe Mutombo, movía y olfateaba la copa de vino a menudo durante cenas con carne. Eso despertó su curiosidad para aprender más.

"Cuando bebes un vaso de vino, te sientas en casa, escuchas música o lees un libro. Realmente me hace sentir cómodo y tranquilo," expresa.

Con un bullicioso imperio sobre sus hombros, a Yao le hace feliz tener un negocio en su diverso portafolio que le dé justo eso: paz y confort.

Este artículo pertenece a la edición de Fortune del 12 de julio de 2012.

Ahora ve
China y Trump ponen la tensión en la reunión de la OMC en Argentina
No te pierdas
×