Agrofinanzas quiere ser un banco

La Sofol evalúa esta alternativa de forma seria y tomará la decisión antes de finalizar el 2012; la compañía ve un gran potencial en el sector de agronegocios y expandirá 60% su cartera de crédito.
Agricultores  (Foto: AP)
Jesús Ugarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Agrofinanzas, Sociedad Financiera de Objeto Limitado (Sofol), buscará convertirse en banco, proceso que actualmente evalúa y que deberá de quedar determinado antes de que termine el presente año, comentó Francisco Meré, director general de la empresa.

"Es una posibilidad que hemos considerado de manera seria, estamos trabajando en esa dirección y esperamos tener pronto algunas noticias", comentó el ejecutivo de la firma fundada en 2006 y dedicada a financiar al sector de agronegocios.

Desde 2008 el sector financiero en México ha venido observando la transformación de Sofoles y Sofomes (Sociedades Financieras de Objeto Múltiple) a bancos de nicho o especializados. Dicha especialización implica ofrecer experiencia y una relación estrecha con los clientes.

Una de las Sofoles que desde 2006 se transformó en institución bancaria es Banco Compartamos (la empresa número 190 de 'Las 500' de Expansión), especializado en las microfinanzas. A la fecha cuenta con cerca de 2.5 millones de clientes y con operaciones en México, Perú y Guatemala. Su cartera de crédito alcanzó 14,883 millones de pesos al primer trimestre de 2012, lo que representó un aumento de casi 40%.

Si bien los bancos están sometidos a una mayor regulación que las Sofoles o Sofomes, suelen tener mayor credibilidad entre el público inversionista, además de poder captar y fondearse a un menor costo, explicó Carlos González, director de análisis de Monex Casa de Bolsa.

"Nosotros esperamos que antes de que termine el año se pueda tener una definición. Creemos que este es un sector donde, si se diseñan productos adecuados, se tiene innovación en la forma de atender al mercado y se saben administrar los riesgos, la rentabilidad es muy interesante", comentó el director general de Agrofinanzas.

La Sofol, que al mes de abril  había colocado cartera de crédito entre sus clientes por poco más de 1,600 millones de pesos (mdp), destina el 50% de su financiamiento a empresas medianas y algunas grandes dedicadas a la producción o comercialización de alimentos, e incluso, a las procesadoras de productos del campo.

"Eso más o menos representa como la mitad de nuestro negocio. El otro 50% del negocio de la compañía, y que nos valió un reconocimiento del G20, se enfoca al financiamiento de cadenas de suministro del sector alimentos", explicó el ex director general del FIRA (Fideicomisos Instituidos con Relación a la Agricultura).

Como parte de esto, Agrofinanzas trabaja con productores muy pequeños del sector agropecuario que en general, tienen alguna relación de proveeduría mediana o grande. "Por ejemplo un productor que siembre trigo para venderle a una empresa molinera, y allí lo que hacemos es prestarles de manera directa a los pequeños productores para capital de trabajo (para que siembren y produzcan)", agregó.

Una de las características en este modelo, es que Agrofinanzas es la primera puerta de acceso al financiamiento formal para el 80% de los productores pequeños que atiende. Se trata de gente que no ha tenido ningún intermediario financiero que confiara en ellos y les otorgara un crédito.

Expandirá 60% el crédito este año

Al mes de abril de 2012 la empresa había colocado 1,600 mdp en créditos entre sus clientes, para un aumento de 27% contra el cierre de 2011, pero su expectativa es alcanzar los 2,000 mdp al finalizar este año, lo que significará una expansión de 60% contra el monto de finales del 2011.

"Podemos llegarle a la gente que no había tenido financiamiento anteriormente, somos su primera puerta de entrada, y manejamos tasas de interés muy competitivas y comparables con las que tienen empresas grandes y medianas en el país", indicó Francisco Meré.

Según el ejecutivo, la tasa de interés que cobra la empresa a sus clientes va del 15% a 16% anual, una cifra competitiva respecto a la que pagan las Pymes y grandes empresas y mucho más baja que la inherente a los créditos personales o al consumo en general. "La tasa en crédito personal es de alrededor de 35% y para empresas de micro financiamiento es de 80% anual", añadió.

Agrofinanzas  se fondea actualmente en la BMV y a través de líneas de crédito bancarias. Estas últimas rondan los 2,000 millones de pesos y son mayormente con la banca de desarrollo, particularmente del FIRA, así como de instituciones locales e internacionales.

La mejora en la calificación de riesgo de la empresa le permitió estructurar un programa de certificados bursátiles (cebures) por 500 millones de pesos (mdp). En enero pasado emitieron un primer tramo por 200 mdp, lo que les permitirá financiar el crecimiento que tienen previsto para 2012.

"El sector de agronegocios tiene con gran potencial de crecimiento en México, hay riesgos inherentes como los climatológicos, pero nuestra especialización nos permite tener una adecuada mitigación de esos riegos", mencionó Francisco Meré.

Para el directivo, el agricultor es buen pagador. El índice de cartera vencida de Agrofinanzas se ubica actualmente en 3.1%, el cual consideró muy aceptable ante el riesgo inherente que tiene este sector. Otras empresas similares traen este indicador en un rango de 5% a 7%.

El grupo tiene presencia en 22 estados de la República Mexicana, por lo que su diversificación geográfica y en ramas productivas le reduce el riesgo.

En la pasada cumbre del Grupo de Los 20 países (G20), celebrada en Los Cabos, la compañía recibió el reconocimiento como una de las 15 empresas líderes en el mundo en innovación en modelos de negocio incluyentes.

Ahora ve
La lista de políticos estadounidenses acusados de acoso sexual sigue creciendo
No te pierdas
×