Facebook se opaca en Wall Street

La firma reportó un saldo positivo en su primer trimestre, pero los accionistas no están conformes; Zuckerberg no ha aclarado el plan de la red social para dispositivos móviles y publicidad.
facebook  (Foto: CNN)
Miguel Helft

Ahora ya sabemos por qué Mark Zuckerberg nunca había querido que Facebook cotizara en Bolsa.

Hasta hace poco (digamos antes de febrero), dirigir a Facebook debió ser muy divertido. La compañía más candente de Silicon Valley estaba experimentando un crecimiento desbocado, atraía a los mejores talentos y ofrecía productos que estaban cambiando el mundo. Los titulares que acaparaba eran todos brillantes.

Eso era entonces. Pero ha llegado el verano y la vida ha dejado de ser fácil para Zuckerberg y compañía

Los titulares se han vuelto implacablemente negativos desde la accidentada Oferta Pública Inicial de Facebook en mayo. Las preguntas sobre la fortaleza de su modelo de negocio se han multiplicado. ¿Funcionan la publicidad social? ¿Podrá Facebook idear la manera de hacer dinero en el espacio móvil? ¿Continuará creciendo?

Y luego llega el primer informe de ganancias de Facebook como una empresa pública. Al superar las proyecciones de Wall Street, Facebook esencialmente dejó la mayoría de esas preguntas sin respuesta. Zuckerberg seguramente respiró con alivio, debe estar feliz de que las cosas no salieran peor. Sin embargo, los inversionistas (si bien no está claro qué es lo que esperaban) no están precisamente eufóricos. Las acciones de Facebook cayeron más de 10% en las operaciones posteriores al cierre hasta tocar un mínimo récord. Eso ocurrió después de que se desplomaran 8.5% en la sesión bursátil normal luego de que Zynga reportara decepcionantes ganancias un día antes.

Se podría argumentar que Zuck no tiene que preocuparse por los fastidiosos inversionistas, ya que controla la mayoría de las acciones con derecho a voto de Facebook. Y en cierto sentido, no se preocupa. Pero Zuck ahora tiene 4,000 empleados ante los que debe responder y todos ellos se preocupan por el precio de las acciones de Facebook, la prensa negativa, y hasta cierto grado, los accionistas descontentos. Zuckerberg, y su directora operativa Sheryl Sandberg, tienen que cortejar a los anunciantes, y a todos ellos les preocupa la eficacia de los anuncios y la transición al espacio móvil.

Por tanto, Zuckerberg tuvo que dedicar una buena cantidad de tiempo en los últimos días para preparar el primer informe de resultados financieros de Facebook como empresa pública. Para un tipo que siempre ha visto el negocio como una distracción e invariablemente ha preferido centrarse en el producto Facebook, esas horas debieron ser tan agradables como una endodoncia.

Para ser justos, él iba bien preparado al evento. Explicó a los inversionistas la evolución del servicio de Facebook, discutió su potencial y habló del riguroso enfoque de la compañía en tres áreas: la telefonía móvil, la plataforma y la publicidad. Se abstuvo, sabiamente, de las declaraciones triunfalistas tan frecuentes en los reportes de ganancias. Respondió a las preguntas con aplomo, sonando como un CEO. Y hasta hizo algo que pocos directores ejecutivos hacen durante las presentaciones financieras: descartó tajantemente los persistentes rumores de que Facebook planea construir un teléfono. Aunque Facebook pretende integrar sus servicios con mayor profundidad en los dispositivos móviles, Zuckerberg dijo: "Construir un teléfono no tendría mucho sentido para nosotros."

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En cuanto a los resultados financieros... difícilmente fueron malos. Los ingresos aumentaron un 32% a 1,180 millones de dólares (mdd), apenas superando las previsiones. Los gastos por compensación accionaria fueron los responsables de una pérdida neta de 157 mdd para el trimestre. Excluyendo esos cargos extraordinarios, Facebook ganó 12 centavos de dólar por acción, en línea con las expectativas. "Resulta que en la sede de Facebook usan sudaderas, no capas", apunta Jordan Rohan, analista de Stifel Nicolaus. "Los resultados fueron buenos, pero no hubo superhéroes".

Eso, quizá, es el problema. En muchos sentidos, las acciones de Facebook todavía cotizan como si la empresa tuviera superpoderes. Pero todo lo que Facebook tiene es un negocio de rápido crecimiento con la misma cantidad de potencial e incertidumbre a largo plazo. Eso no es malo, pero ciertamente no es suficiente para aliviar la presión sobre los hombros de Zuck y su equipo en el corto plazo.

Ahora ve
El mundo está “perdiendo la batalla” contra el cambio climático, alerta Macron
No te pierdas
×