Cómo perdió Knight 440 mdd en 45 minutos

La firma habría intentado esquivar el sistema de trading del NYSE para asegurar sus ganancias; la medida generó un frenesí de transacciones que contagió a otros operadores de alta frecuencia.
knight  (Foto: CNN)
Stephen Gandel

En la vida hay pocas coincidencias, y ésta probablemente no lo sea: el día en que las computadoras de Knight Capital Group estuvieron a punto de explotar el mercado y le provocaron a la firma una pérdida de 440 millones de dólares (mdd) en 45 minutos es el mismo día en que la Bolsa de Nueva York puso en marcha un nuevo sistema de transacciones que pretendía, en parte, quitarle parte del negocio de corretaje a Knight.

En el último lustro más o menos, ha habido un forcejeo sobre quién completa las órdenes de compraventa de acciones que hacemos los inversionistas promedio, como tú y yo. Solía ​​darse en el parqué de la Bolsa de Nueva York (NYSE). Pero en estos días, casi ninguna de las transacciones hechas por gente como nosotros llega a la Bolsa. En su lugar, son desviadas a los sistemas informáticos de Knight o de sus principales competidores, Citadel, Citigroup y UBS, que las juntan con otros millones de órdenes que recogen.

Y el ritmo al que estas empresas han sido capaces de desviar el tráfico del NYSE se ha venido acelerando con los años. En 2009, alrededor del 15% de todas las operaciones se llevaron a cabo fuera del NYSE. Ahora, casi un tercio de todas las transacciones de valores listados en el NYSE se llevan a cabo en otra parte.

No está claro por qué esta batalla por la negociación individual de acciones es tan encarnizada. Knight paga a los corredores o brókeres por su llamado flujo de órdenes. Y garantiza que las personas obtengan un precio un poco mejor que el que obtendrían en la Bolsa. Esas operaciones bursátiles se introducen en los ordenadores de Knight, que utilizan algoritmos de trading ultrarrápidos (ejecutan las órdenes de compra y venta a la velocidad del rayo) para idear la manera de ganar dinero con las órdenes que la firma acaba de pagar. Esto es, en parte, el "trading de alta frecuencia" que tanto hemos escuchado.

Algunos dicen que los creadores de mercado proporcionan un servicio. Otros dicen que Knight y otras firmas similares buscan las órdenes de los inversores individuales porque ven esas órdenes como un ‘dumb flow', es decir, un flujo en el que hay menos riesgo y por tanto es más fácil negociar en su contra. Lo que está claro es que Knight y otros han descubierto la forma de hacer dinero con las transacciones accionarias tuyas y mías de una manera que no podemos detectar, pero que probablemente pagamos de algún modo. Eric Scott Hunsader, quien dirige la firma de investigación de trading NANEX, estima que en los últimos siete años los creadores de mercado han sido capaces de generar 5,000 mdd en ganancias ejecutando a grandes velocidades las órdenes de inversionistas individuales y de otros.

El miércoles, el mismo día en que Knight perdió 440 mdd, la Bolsa de Nueva York puso en marcha su propio sistema de trading computarizado, denominado Retail Liquidity Program, con la esperanza de recuperar parte del volumen de operaciones que la Bolsa ha perdido a manos de los creadores de mercado. NYSE espera que el RLP genere una mayor competencia entre los operadores, los corredores y los creadores de mercado a fin de que más de esas órdenes se ejecuten a mejores precios en la Bolsa. El nuevo sistema también ofrece incentivos financieros a los corredores si completan sus órdenes en la Bolsa, de forma similar a los pagos que por largo tiempo lleva haciendo Knight y otros, y que en última instancia han ocasionado que las transacciones se hagan fuera del NYSE.

Knight dice que los problemas informáticos que experimentó tuvieron relación con el nuevo sistema de trading de la Bolsa de Nueva York, pero no entró en detalles. Curiosamente, todas las acciones que las computadoras de Knight negociaron erróneamente cotizaban en la Bolsa de Nueva York. Es posible, pues, que Knight haya intentado mejorar su propio algoritmo para permitirle a sus computadoras esquivar el nuevo sistema del NYSE. Pero metió la pata de alguna forma. Y lo que ocurrió en cambio fue que el sistema informático de Knight, lanzado el mismo día que el de la Bolsa neoyorquina, cayó en un frenesí de transacciones, comprando y vendiendo millones de valores por su cuenta poco después de que ambos sistemas fueran activados cuando el mercado abrió a las 9:30 de la mañana del miércoles.

En circunstancias normales, eso no debería haber producido ninguna pérdida real. Pues no se trataban de órdenes reales, por lo que el sistema de Knight debió haberse limitado a comprarse y venderse a sí mismo. Pero el mundo del trading de alta frecuencia no funciona así. Cuando los demás operadores (es decir, los sistemas informáticos o traders-robotizados) vieron el aumento en la actividad, ellos también se contagiaron del frenesí.

Knight desactivó el algoritmo defectuoso a las 10:15 am. Pero para entonces el daño ya estaba hecho, la firma había perdido 440 mdd. Decenas de acciones, incluidas las de Berkshire Hathaway de Warren Buffett, habían registrado volúmenes de transacción atípicos, y nuestra fe en el mercado tembló una vez más.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En teoría, todos deberíamos beneficiarnos de esta competencia, y poder negociar a precios más baratos. Pero en la práctica las mejoras en el precio que Knight y ahora el NYSE ofrecen son de una fracción de centavo. En el mejor de los casos, lo que estamos obteniendo a cambio es un mercado menos estable. Y en el peor, estamos obteniendo un sistema que está vaciándonos los bolsillos.

Si este no es un caso evidente en el que necesitemos la intervención de las autoridades reguladoras, no sé cuál sería.

Ahora ve
China y Trump ponen la tensión en la reunión de la OMC en Argentina
No te pierdas
×