Gobierno deberá negociar banda con MVS

El acuerdo para licitar la banda de 2.5 GHz debe satisfacer al grupo de medios para que no impugne; las negociaciones se anticipan ríspidas ya que no han fructificado en casi 5 años.
telefonos  (Foto: Thinkstock)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Gobierno mexicano deberá negociar con la empresa MVS para conseguir su objetivo de realizar una nueva licitación de la banda de 2.5 GHz del espectro radioeléctrico en menos de dos años, advierten especialistas del sector de telecomunicaciones.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) abundó ayer en las negociaciones con el conglomerado de medios de la familia Vargas para encontrar una salida a la prórroga de las 42 concesiones que la firma guarda en una de las frecuencias mejor posicionadas a nivel mundial para ofrecer servicios de Internet de banda ancha.

La dependencia se ha reunido en numerosas ocasiones con la compañía desde 2007, para intercambiar diversos esquemas para autorizar la prórroga, pero "MVS no aceptó ninguna de las propuestas", subrayó el titular de la SCT, Dionisio Pérez-Jácome, por lo que el Gobierno reclamó todo el espectro en esta banda para destinarlo a servicios de 4G, como ha recomendado la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

Otros países ya han decidido licitar esta frecuencia. El Gobierno brasileño licitó este año segmentos de esta banda a cuatro operadores para ofrecer servicios de Internet de banda ancha móvil con miras al Mundial de Futbol de 2014, mientras que Chile designó parte de este espectro a tres operadores hace unos días.

"Si el Estado quiere evitar que la licitación se retrase en los litigios, deberá de ofrecer algo a cambio a MVS", comentó Clara Luz Álvarez, ex comisionada de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).

"(El Gobierno) deja abierta la puerta para que los concesionarios afectados pudieran aceptar algún ofrecimiento intermedio como una sustitución, que está prevista por la ley", expresó Clara Luz.

Las autoridades federales abrirán una etapa de argumentos y pruebas para que MVS defienda sus frecuencias, pacte el monto de la indemnización o se sume a la política pública del Gobierno federal para usar de manera eficiente el espectro. El problema será encontrar el punto medio que satisfaga a MVS para que se desista de impugnar el proceso, añadió Clara Luz.

"El estado mexicano puede reservarse el derecho a retomar la banda si no se han cumplido las cláusulas del contrato", expresó por su parte Alexander Elbittar, catedrático del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Los títulos de concesiones contemplan por lo general cláusulas para que el Gobierno reclame el espectro cuando considera que se encuentra subutilizado, pero definir este término puede resultar muy complicado, expresó el experto.

"La pregunta es si existe un interés público que sustente retomar el espectro para un mejor uso económico", cuestionó Elbittar.

Si el Gobierno litiga este asunto en los tribunales, podrían pasar varios años para que se resuelvan y se puedan licitar las frecuencias, generando un daño para el consumidor, coincidieron los analistas.

"En caso de que la recuperen, incluso en esta administración, (el proceso) puede llevar un año o dos", estimó Enrique Melrose, ex comisionado de la Cofetel.

Sin embargo, si el Gobierno logra una buena negociación en esta primera etapa probatoria, la licitación se podría dar en el segundo semestre del 2013, estimó Gerardo Flores, presidente de la Comisión de Radio, Televisión y Radio de la Cámara de Diputados.

"El procedimiento va blindando para no perderlo en un tribunal. Tiene un fundamento jurídico establecido en el 23 de la Ley Federal de Telecomunicaciones (LFT), lo que se aplica a la banda de 2.5 GHz", expresó el legislador.

Por su parte, Melrose recordó que MVS presentó un plan para ofrecer el servicio a través de una coinversión con otras compañías como Clearwire bajo la modalidad del carrier de carriers, es decir, una empresa que se viera obligada a compartir su infraestructura y cuyo negocio fuera vender señal a otros operadores para colgarse del espectro, así como ofrecer sus servicios de Internet.

"MVS tiene una gran proporción en este espectro, que aunque genera poca competencia le daba una gran ventaja operativa. La competencia se hubiera dado contra Infinitum (de Telmex) o las cableras", expresó el Melrose.

En cambio, con la licitación de estas frecuencias para varios operadores, no se garantiza que se abra la competencia porque los mejor posicionados serán los operadores actuales, expresó el ex funcionario.

Telcel, filial de América Móvil, da servicio a cerca del 68% del mercado de telefonía móvil, seguido por Telefónica con 20%, Televisa-Iusacell con 6%, y Nextel con 4%.

"Si los (operadores) ofrecen un buen servicio y se comprometen con la calidad, no tenemos porqué rechazarlos", contrastó Clara Luz.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero la comisionada cree que existen formas para dar la bienvenida a un nuevo participante a través de esquemas con créditos por parte del Gobierno, que sin llegar a las posturas de los actuales operadores, se comprometan a ofrecer estándares de calidad, y así alentar la entrada de un nuevo participante.

El ex comisionado Enrique Melrose criticó la inconsistencia de la política en el sector, porque mientras se aduce una subutilización en la banda de 2.5 Ghz, Telmex cuenta con toda una banda, la de 3 GHz, que no usa y de la cual no se habla.

Ahora ve
Esta exhibición de esculturas de Navidad te va a dejar helado
No te pierdas
×