Megabancos: ganancias opacan escándalos

Los inversores apoyan las acciones de firmas como Barclays y JPMorgan por sus buenos rendimientos; las acusaciones de manipulación u operaciones ilegales se saldan con multas poco significativas.
Ben Rooney
NUEVA YORK -

Los bancos han tenido su ración de mala publicidad recientemente, pero los inversores siguen dándoles el beneficio de la duda.

Standard Chartered es un buen ejemplo. Las acciones del banco británico han recuperado casi la totalidad de las pérdidas sufridas a principios de este mes cuando se le acusó de lavar dinero para Irán.

Sus acciones cotizadas en Estados Unidos se desplomaron a un mínimo de 18.65 dólares el 7 de agosto, un día después de que reguladores bancarios de Nueva York amenazaron con revocar la licencia de Standard Chartered. En el lapso de una semana, la acción (tanto en Estados Unidos como en Londres) ganó 14% cuando el banco llegó a un acuerdo en el caso, y casi ha vuelto al nivel en que estaba antes del escándalo.

Y Standard Chartered tiene mucha compañía. Barclays, otro importante banco británico, pagó 453 millones de dólares en multas a reguladores de Estados Unidos y Reino Unido en junio para resolver acusaciones de que desde 2008 manipuló tasas clave de préstamos, incluyendo la fuertemente observada tasa Libor.

El episodio le costó a Bob Diamond su puesto como presidente ejecutivo de Barclays, pero las acciones del banco operan ahora apenas debajo del nivel en el estaban antes de que el acuerdo fuera anunciado.

Parte de la razón por la cual los inversores son tan indulgentes es que las multas palidecen en comparación con el tamaño de los activos de los bancos.

"No importa qué tan grande sea una multa, nunca es significativa en el largo plazo", dijo Erin Davis, analista de Morningstar que cubre a Standard Chartered.

Como parte de su acuerdo con Nueva York, Standard Chartered acordó pagar una multa 340 millones de dólares, a pesar de que el banco aún podría enfrentar sanciones federales. El Departamento del Tesoro, el Departamento de Justicia y la Reserva Federal están entre los organismos que siguen investigando a Standard Chartered.

Davis estima que el banco pagará una multa global de 800 millones de dólares, comparada con sus 600,000 millones de dólares en activos.

Otra razón por la cual las acciones de los bancos tienden a recuperarse dinámicamente es que la venta inicial a menudo es exagerada.

"Hemos visto una y otra vez que el mercado reacciona de forma exagerada a las cuestiones regulatorias y de litigios", dijo Brad Hintz, analista bancario de Sanford Bernstein. "Eso se debe a que es muy difícil juzgar si es un daño permanente a la franquicia, o simplemente una cuestión de titulares en la prensa".

Hintz dijo que Standard Chartered "esquivó una bala" al llegar a un acuerdo con Nueva York. Pero es demasiado pronto para decir que la reputación del banco no sufrirá daños a largo plazo, agregó. Basta con echar un vistazo a UBS, dijo Davis.

Después de que un operador deshonesto le costó al banco 2,000 millones de dólares en pérdidas el año pasado, UBS ha tenido que reforzará sus niveles de capital y reducir sus actividades en ciertos mercados. El banco suizo pagó a reguladores de Estados Unidos una multa de 780 millones de dólares en 2009 para resolver los cargos penales de que ayudó a estadounidenses adinerados a evadir impuestos. UBS también se encuentra entre los bancos envueltos en el escándalo de la tasa Libor. Sus acciones que operan en Estados Unidos han caído 8% este año.

Sin embargo, en el caso de los bancos que no cometen transgresiones múltiples, los inversores están dispuestos a perdonar y olvidar. "A menudo, los inversores tienen corta memoria", dijo Davis.

Más aún, los inversores se han vuelto insensibles después de haber sido bombardeados con titulares negativos sobre el sector bancario durante los últimos cuatro años, dijo Richard Bove, analista de Rochdale Securities.

Goldman Sachs, Citibank y JPMorgan han resuelto acusaciones de haber engañado a los inversionistas con complejos títulos respaldados por hipotecas antes de que el mercado se desplomara en 2008.

En abril de 2010, un juez federal aprobó un acuerdo por 26,000 millones de dólares entre fiscales generales estatales y los principales bancos de la nación, incluyendo a Bank of America y Wells Fargo, sobre procedimientos inadecuados de ejecución hipotecaria.

Más recientemente, JPMorgan dijo que las pérdidas por trading derivadas de su oficina de inversión en Londres ascendieron a 5,800 millones de dólares, un alza frente a una estimación inicial de sólo 2,000 millones de dólares.

A pesar de estos escándalos de alto perfil, las acciones bancarias recientemente han ayudado a impulsar al mercado en general.

La explicación simple de esta resiliencia es, en una palabra, las ganancias. "Los bancos están generando cantidades asombrosas de dinero", dijo Bove.

Ahora ve
¿Cuánto cuesta reparar los daños que dejan los incendios en EE.UU.?
No te pierdas
×