La TV digital, sin ‘botón’ de encendido

La falta de apoyo, polarización del regulador y litigios siembran dudas sobre esta transición; los candados impuestos a Televisa y TV Azteca resultan ineficientes para que litiguen el proceso.
tv azteca tv cable  (Foto: Thinkstock)

La transición a la televisión digital terrestre (TDT), o apagón analógico, carece de certidumbre para llevarse a cabo en 2015 debido a una serie de obstáculos como la falta de un programa de subsidios para comprar decodificadores, las pugnas al interior de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) o los litigios de Televisa o TV Azteca contra la medida.  

El Gobierno de Felipe Calderón decidió emitir un decreto en 2012 para adelantar del 2021 al 2015 el apagón analógico. Este primer proceso motivó un amparo de las televisoras, mientras que un segundo litigio inició cuando la Cofetel publicó a inicios del año la metodología y fechas regionales para realizar el apagón.

Las televisoras admiten en sus reportes a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) los litigios contra este proceso. En el caso de las filiales de Televisa, los amparos con expedientes  956/2012, 1065/2012 y 374/2012, aún se mantienen abiertos, si bien ninguno cuenta con una suspensión ni provisional ni definitiva hasta la fecha.

Aunque este proceso se liga de "facto" con la licitación de frecuencias de televisión abierta digital que espera realizar el Gobierno antes de 2015, "legalmente" no guardan relación, aceptó el director de Cumplimiento Regulatorio de TV Azteca, Eduardo Ruíz Vega.

Esto abre la posibilidad a Grupo Televisa y Grupo Salinas (donde se encuentra TV Azteca) de poner en peligro la licitación para la "tercera cadena" a pesar de su acuerdo con la Comisión Federal de Competencia (CFC) de no entorpecer este proceso, comentó Clara Luz Álvarez, ex comisionada de la Cofetel.

"El compromiso es que no impugnen las licitaciones de televisión abierta, jamás hablaron retrasar el apagón analógico", externó la especialista.

Las televisoras han enfatizado que la intención de los litigios (entre amparos y juicios de nulidad) en contra de esta transición se debe a las impresiones en la metodología y subsidios que se darán durante el proceso, y no a una intención por detenerlo, aunque de fructificar sus pleitos, eso es lo que sucedería.

"Creo que sí hay pretexto que se les han dado a las empresas, los dos gigantes Televisa y TV Azteca, para que puedan descarrillar este programa (...) la intención es diferir lo más que se pueda la transición", comentó Fernando Butler, analista del sector.

Las televisoras acaparan casi el 100% de los ingresos por publicidad (Televisa 68%, TV Azteca 32%), pero dos nuevas cadenas nacionales les arrebatarían cerca del 16% de este pastel en los primeros años, según estimaciones de la mesa de análisis de BBVA Research, por lo que se convierten en un riesgo potencial para la base de sus ingresos..

Pero las televisoras privadas no son las únicas que se oponen al adelanto de la transición, pues los pequeños operadores públicos ven este acuerdo como una "sentencia de muerte", expresó Mónica Ramírez, presidenta del Consejo Directivo de la Red de Radiodifusoras y Televisoras de México.

Para las televisoras públicas, este cambio tecnológico supondrá 80,000 millones de pesos, una cantidad que incluye a los canales 11 y 22, además de los del organismo de medios del estado OPMA, pero que supondrá una erogación que canales universitarios o municipales no podrán asumir, comentó Ramírez.

"El apagón analógico es un certificado de defunción. No van a tener dinero", expresó la directiva, quien confió en que se logre postergar su fecha.

"En febrero pasado metimos una iniciativa en el Senado de la República para buscar la autorización de los patrocinios, y que nos dieran un porcentaje de la publicidad que se destina a los medios para ayudar a financiar ese proceso de digitalización, pero no hay nada firmado", dijo la directiva del grupo que representa a estos pequeños medios locales.

Mónica Ramírez estima en 50 millones de pesos el costo de cada canal para digitalizarse, que se suma a los casi 7 millones para digitalizar las señales de radio que muchos operadores con ambos servicios requirieron realizar.

Incluso la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía de la Cámara de Diputados de la pasada legislatura manifestó su preocupáción por los riesgos de adelantar el "apagón" ya que ni siquiera se conoce con precisión los actuales niveles de penetración de televisión digital.

Sin subsidio, sin futuro

La medición sobre la penetración de la televisores digitales (de fábrica o a través de convertidores) se vuelve fundamental luego que dentro de este apagón analógico se incluyó una clase de cláusula que evita que una ciudad complete la transmisión si no cuenta con el 90% de la penetración, pero esta se refiere a las casas que no tengan televisión de paga, lo que convierte a la expansión de la televisión restringida en otro factor fundamental en el proceso, comentó Alejandro Navarrete, director del centro de estudios de la Cámara Nacional de la Industria de las telecomunicaciones por cable (Canitec).

"Esto quiere decir, por ejemplo, en el caso de Tijuana, donde quizá exista una penetración del 50% de televisión de paga, que de los 450,000 hogares de la ciudad, 250,000 serán los que contarán para la penetración del 90%", explicó Navarrete.

El especialista recordó que el caso de los subsidios que prevé dar este programa, se cuentan a las personas que no tengan televisión de paga, y sólo se les dará un convertidor por hogar.

Pero el Gobierno congeló estos subsidios durante este año debido a las campañas presidenciales, y aún queda claro si se impondrá un candado similar para Tijuana, considerando que Baja California tendrá elecciones estatales en 2013.

El comisionado presidente de la Cofetel, Mony de Swaan, ha subrayado la necesidad de liberar este presupuesto, pues de lo contrario no se podrá garantizar la penetración del 90% para que se autorice el apagón analógico.

"Sin duda la cuestión del presupuesto es importantísima para avanzar en el apagón analógico, como sucedió en Estados Unidos", expresó Irene Levy, presidenta del centro de estudios Observatel.

La analista apunta que junto a esta ayuda, el gobierno estadounidense ofreció información al público como mesas en los centros comerciales para que los consumidores compraran los televisores correctos.

"Vamos a ver cómo lo apoya o no la siguiente administración con (Enrique) Peña Nieto. En todos los países hubo ciertos apoyos", dijo Clara Luz Álvarez.

Pero los comisionados de la Cofetel se han mostrado en contra de las declaraciones de Mony de Swaan.

José Luis Peralta se manifestó en medios nacionales en contra de los argumentos que ha señalado el titular de la Cofetel, lo que evidencia las tensiones que se viven al interior del órgano regulador, y que no aclaran la posición ni el ánimo del ente para avanzar en el proceso.

CNNExpansión no pudo contactar con el comisionado Peralta para comentar sobre el tema.

La penetración de la televisión digital promedio a nivel nacional se ubica en menos de 20%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Ahora ve
¿Qué pasaría si detectáramos las señales de alerta temprana sobre un tiroteo?
No te pierdas
×