El toque de Harp Helú en los Padres

La inversión en el equipo de béisbol de San Diego será a largo plazo, dice el accionista mexicano; aclara que su sola presencia no garantiza que un mexicano pueda llegar a las Grandes Ligas.
alfredo harp  (Foto: Rodrigo Terreros)

El béisbol y la filantropía son las pasiones más importantes en la vida de Alfredo Harp Helú. Su incursión al mundo de este deporte data de hace muchos años y en su memoria está el primer campeonato de los Diablos Rojos del México en la Liga Mexicana en 1956.

Su afición de toda la vida al béisbol lo llevó incluso a titular su libro autobiográfico ‘Vivir y morir jugando beisbol'.

Harp Helú jugó y sigue jugando como amateur, ocupando la tercera base, la segunda o en los jardines, siempre bateando de zurdo.

En 1994 adquirió a los Diablos Rojos (el mismo año en que lo secuestraron) y actualmente es dueño también de los Guerreros de Oaxaca.

El 29 de agosto se difundió la noticia de que el empresario se había sumado al grupo de inversionistas que compraron a los Padres de San Diego.

El grupo que adquirió al equipo por 800 millones de dólares está encabezado por las familias Seidler, O'Malley y  Ron Fowler, según el sitio oficial de la Liga Mayor de Béisbol (MLB por sus siglas en inglés).

Ron Fowler es la cara pública de los dueños, acompañado por los hijos de Peter O'Malley, Kevin y Brian.

El empresario Alfredo Harp Helú, quien ocupa el puesto 34 en el ranking de Los 100 Empresarios más Importantes de México de la revista Expansión, participó con un porcentaje minoritario con la familia O'Malley.

"Fue la familia O'Malley la que me invitó a participar en su grupo para esta adquisición. La familia O'Malley siempre ha estado en el béisbol y también está ligada a la filantropía", precisa a la agencia Notimex.

En la última década, Alfredo Harp ha dedicado gran parte de su tiempo a labores filantrópicas y a la administración de dos equipos en la Liga Mexicana, pero sin descuidar el resto de sus negocios.

El empresario, quien es primo de Carlos Slim, continúa como presidente del Consejo de Administración del Grupo Financiero Banamex, el segundo más grande del país, así como socio mayoritario y director de Grupo Martí.

Respecto a su participación en las Grandes Ligas precisa:

"Comulgamos en lo mismo y enamorados del béisbol, entonces a partir de esto todavía no tenemos ni siquiera la primera reunión para poder hablar de las sinergias que se pudieran hacer".

"Yo tengo dos equipos en México y una academia de Alto Rendimiento de Béisbol y seguramente ya invitaré a todos los directivos a que vengan a conocer la academia", dice.

Harp Helú es claro cuando dice que su sola presencia no es garantía para que algún mexicano llegue al máximo circuito del béisbol estadounidense.

"No por estar yo ahí van a llegar a jugar al equipo grande. Los mexicanos van a tener que llegar a competir contra los mejores prospectos, y yo espero que cada vez más peloteros mexicanos participen en Grandes Ligas, pero principalmente en Padres de San Diego", manifiesta.

Este año ha sido particularmente malo para los peloteros mexicanos en Grandes Ligas, pues únicamente nueve de ellos iniciaron la temporada y aunque Edgar González se incorporará a los Astros de Houston tarde en la temporada, los prospectos de ver a más connacionales en la MLB lucen escasos.

Alfredo Harp resalta la posición geográfica de San Diego, la ciudad con un equipo de Grandes Ligas más cercana a México. Por ello, agrega, procurará que Padres sea uno de los equipos favoritos de los mexicanos.

Harp ubica la inversión, tanto en términos monetarios como deportivos, a largo plazo.

"Para poder ver una inversión de este tipo tienen que pasar muchísimos años. Todas las franquicias primero tienes que hacerlas ganadoras, que estén cerca del público, que tengan incrementos en la taquilla y luego adquirir peloteros para que puedan competir", indica.

Los Padres de San Diego terminaron la temporada 2012 en el penúltimo puesto de su división, con 19 partidos perdidos, más que el campeón de la misma, los Gigantes de San Francisco.

Viendo a gran escala, más allá de los campeonatos que pueda o no ganar con sus equipos (Guerreros, Diablos y ahora los Padres), Alfredo Harp se ha involucrado en el deporte a otro nivel.

"Ahora estoy consolidando Grupo Martí a través Deportes Martí, los Sport City y demás gimnasios, y bueno mi fundación del deporte vamos a seguir", subraya.

Para el filántropo, el deporte masivo es importante dado su papel como factor de cambio social y para prevenir adicciones y enfermedades.

"Es donde a mí me gusta participar, hay muchas formas de prevenir las adicciones y la obesidad; a mí me gusta con el deporte, por eso estoy ligado a ello (...), con la fundación, relata, se aportan gimnasios públicos en los jardines y en las colonias más alejadas, gimnasios gratuitos que tienen un mecánica y un reglamento de uso y yo espero de aquí a dos o tres años tener ya instalados más de 300", añade.

Señala que Grupo Martí ha registrado un crecimiento del 50% desde que él llegó, tanto en tiendas como en gimnasios.

Entrevistado en una subasta de bats intervenidos por artistas para una causa benéfica, Alfredo Harp declara no tener ninguna colección u objeto que atesore, una tarjeta, pelotas autografiadas o bats.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Yo no soy coleccionista de nada, pero tengo un hijo de 12 años que es todo lo que yo no soy", manifiesta.

Con información de Notimex

Ahora ve
La boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle será el 19 de mayo
No te pierdas
×