Royal Bank of Scotland, en la mira de GB

El Banco de Inglaterra instó al Gobierno a recuperar el dinero invertido en rescatar al prestamista; indicó que la estructura que permite al banco gestionarse de forma independiente es un disparate.
rbs  (Foto: AP)
Brooke Masters y Patrick Jenkins
Financial Times -

Mervyn King, el gobernador saliente del Banco de Inglaterra, ha instado al Gobierno de su país a desarticular el Royal Bank of Scotland como la mejor manera de recuperar la mayor parte de las 45,000 millones de libras utilizadas para rescatar al banco controlado por el Estado.

En una comparecencia inusualmente franca ante la Comisión de Estándares Bancarios, Mervyn dijo que la estructura actual del RBS, 82% propiedad del Gobierno pero gestionado de forma independiente, es "un disparate" y es inviable.

Los esfuerzos del banco para reducir su tamaño también se han traducido en un lastre para la economía en su conjunto, señaló el funcionario, y agregó que el banco debería ser dividido en un banco "bueno" y uno "malo."

 "En la actualidad RBS es una cartera de actividades diferentes que no se combinan lo suficientemente bien para hacer que el mercado quiera pujar por él," dijo. "Deberíamos simplemente aceptar la realidad de que probablemente valga menos de lo que pensábamos, y encontrar una manera de lograr que RBS pueda ser útil a la economía británica."

Mervyn explicó a la comisión parlamentaria que, si bien la nacionalización parcial puede haber tenido sentido en 2008, cuando RBS fue rescatado, el proceso de recuperación se ha prolongado demasiado tiempo y ahora se necesitan acciones más radicales.

"No creo que sea humanamente imposible reestructurar RBS en un banco bueno que pueda ser vendido de nueva cuenta (al sector privado)... pero significa aceptar nuestras pérdidas," declaró Mervyn.

Dijo que pensaba que una escisión podría completarse en el lapso de un año y que un RBS revitalizado podría impulsar los préstamos, especialmente a las pequeñas y medianas empresas.

Sir Mervyn King, quien deja la gubernatura a finales de junio, se ha mostrado cada vez más contundente y crítico con los bancos del Reino Unido en los últimos meses de su gestión.

Su más reciente pronunciamiento posiblemente cause malestar a George Osborne, ministro británico de Economía, quien ha dicho en repetidas ocasiones que el Reino Unido no puede permitirse inyectar más dinero al sistema bancario.

Por su parte, el banco RBS declinó hacer comentarios, pero una fuente cercana a la institución dijo que no había nada nuevo en la propuesta de Mervyn, que ya ha sido rechazada por el Gobierno.

La propuesta de desarticulación planteada por Mervyn se hace eco de lo que Lord Lawson, el ex ministro de Economía del partido conservador, sugirió en una sesión de la comisión la semana pasada cuando el Parlamento interrogaba al ministro actual.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En esa ocasión, Osborne respondió a Lord Lawson diciendo que los "obstáculos a su enfoque son muy considerables".

Mervyn también aprovechó la audiencia para reiterar su llamado a establecer límites más estrictos sobre los préstamos bancarios, el denominado apalancamiento. Las normas mundiales de "Basilea III" requieren que los bancos mantengan capital de alta calidad equivalente al 3% de sus activos totales, no ponderados por riesgo. Mervyn expuso que él preferiría un mínimo de 4%, según lo propuesto originalmente por Sir John Vickers o incluso un nivel superior.

Ahora ve
La boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle será el 19 de mayo
No te pierdas
×