Garantías para vivienda, un paliativo

El plan de apoyo para las empresas desarrolladoras no resuelve los problemas del sector: analistas; las empresas medianas con finanzas sanas serán las más favorecidas por el esquema de fondeo, dicen.
casas infonavit  (Foto: tomada de obrasweb.mx)
Jesús Ugarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Programa de Garantías a la Construcción de Vivienda, anunciado el pasado 6 de marzo por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), representa apenas un paliativo para los grandes problemas que enfrenta el sector, consideraron analistas en el Mexican Housing Day, celebrado la semana pasada en Nueva York.

"Fue la mayor sorpresa (durante el evento en NY), pero nos queda la duda de si las garantías realmente van a ayudar a detonar un mayor flujo de financiamiento o sólo van a permitir que los bancos, de manera muy selectiva, decidan qué fondeo de los que ya están dados quieren inscribir en este programa", dijo el subdirector de Análisis de Banorte-Ixe Casa de Bolsa.

Bajo dicho programa se ofrecerá financiamiento para la construcción de vivienda a través de la banca comercial e intermediarios financieros regulados. "La SHF cubrirá a la banca comercial e intermediarios financieros regulados hasta el 30% de las primeras pérdidas de portafolios de créditos para la construcción de vivienda, impulsando el financiamiento en el sector", dijo la Secretaría de Hacienda la semana pasada al dar a conocer el plan.

Estas garantías ascienden hasta 15,000 millones de pesos (mdp) de financiamiento, lo que implica que con el programa habrá garantías disponibles equivalentes a 40% o hasta 50% del saldo total de créditos a la construcción observado a 2012, explicó la dependencia.

Para el analista Rogelio Urrutia de Casa de Bolsa Santander aunque la implementación del plan es relevante para la industria de la vivienda, no resuelve sus problemas más importantes como: La ubicación poco atractiva de la reserva de terrenos de los constructores de vivienda, la expansión permanente del ciclo de capital de trabajo relacionada con los temas de sustentabilidad (principalmente los relacionados con la migración a construcción unidades verticales y los crecientes niveles de deuda y la falta de generación de flujo de efectivo libre de los grupos.

"La fuerte reacción que vimos en el precio de las acciones de la vivienderas el pasado 6 de marzo fue como el rally de la esperanza, es un tema que no soluciona nada. Si bien le pueda dar más financiamiento al constructor de vivienda, también es cierto que puede presionar su balance", indicó Hermosillo, especialista de la industria de la construcción.

Rogelio Urrutia destaca en un reporte que uno de los anuncio importante del Mexican Housing Day fue que la política de vivienda para 2014 se dará a conocer a mediados de 2013, seis meses antes de su implementación, lo que dará tiempo a las vivienderas como Ara, Urbi, Geo, Homex (la empresa número 94 de 'Las 500' de Expansión), Sare y Javer, para ajustarse a las nuevas reglas del juego.

"La SEDATU está creando un registro nacional de banco de terrenos, el cual permitirá determinar las áreas en las que pueden ser desarrollados proyectos de vivienda sustentables. El proyecto inicial considera el mapeo de las 60 ciudades más grandes de México y los exponentes mencionaron que el registro deberá estar listo en cuatro meses", añade.

Empresas sin deuda se beneficiarán

Bajo el Programa de Garantías a la Construcción de Vivienda, se financiará a las empresas que tengan un balance financiero sólido, lo cual está sujeto a criterio de los bancos.

"Los bancos no van a soltar el dinero de manera indiscriminada a empresas como Urbi, que trae todo un ruido sobre sus problemas financieros", mencionó un analista que solicitó no ser citado.

Para Hermosillo El Programa de Garantías a la Construcción de Vivienda no necesariamente apoyará a las grandes constructoras de casas y departamentos listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), sino a las firmas medianas que hayan utilizado poca deuda bancaria y no estén apalancadas.

"Si un banco no te ha querido financiar, contando con un programa como este bien podría destrabar esos procesos. Pero en esos supuestos no se encuentran la mayoría de las compañías grandes, no sólo las que son públicas", añadió.

Otro experto del sector construcción consideró que la nueva política de vivienda y los planes sectoriales (expuestos la semana pasada en el Mexican Housing Day) son positivos para la industria en el largo plazo.

Sin embargo, dejó en claro que en el corto y mediano plazo permanecerá la incertidumbre sobre el impacto que los próximos cambios estructurales tendrán en el ciclo financiero y la viabilidad de las reservas territoriales de las constructoras de vivienda.

"En este sentido, creemos que el recién anunciado esquema de garantías para créditos puente podría aliviar la escasez de créditos para la construcción, pero no corrige el deterioro operativo y el creciente apalancamiento de las compañías", añadió.

Ahora ve
Te decimos qué es la neutralidad en la red y por qué debe importarte
No te pierdas
×