Ex jefa en JPMorgan acusa a subordinados

Ina Drew, quien fue titular de inversiones, dijo que operadores a su cargo le ocultaron información; la ex ejecutiva compareció ante el Senado de EU por las pérdidas de 6,200 mdd en JPMorgan.
ina drew  (Foto: Cortesía Fortune)
Stephen Gandel

El viernes pasado, Ina Drew, ex jefa de inversiones de JPMorgan Chase y la última jefa de "la Ballena de Londres", le dijo a un subcomité del Senado estadounidense que había sido desinformada. Pese a la pérdida de 6,200 millones de dólares, una de las más grandes en la historia de Wall Street, Drew cree que hizo un trabajo razonable y diligente aún cuando las pérdidas estaban aumentando.

Drew, quien hizo base en Nueva York, acusó de las pérdidas a los operadores de la firma en Londres. Dijo que, sin su consentimiento, le reportaron los valores de sus posiciones "inflados" y que no estaban calculando sus pérdidas en "buena fe".

Un reporte del Senado encontró que los operadores de JPMorgan cambiaron la forma en la que hacían el portafolio a fines de 2011 o inicios de 2012. En una ocasión, de acuerdo con el reporte, se registraron pérdidas diarias de 12 millones de dólares. La merma era de hecho de 600 millones de dólares.

"No cometí, y no creo haber cometido alguna falta de conducta", dijo Drew a los senadores.

La audiencia vino un día después de que el Senado difundiera un reporte de 300 páginas sobre las pérdidas de JPMorgan en 2012. Drew, en su primera aparición pública desde que el caso se reveló en mayo pasado, estaba entre los ejecutivos de JPMorgan que fueron cuestionados el viernes. Por más de tres horas, el senador demócrata Carl Levin, jefe del subcomité que coordina la indagatoria, cuestionó a los ejecutivos sobre por qué las pérdidas no fueron reportadas y por qué los controles de riesgo de JPMorgan no fueron suficientes para limitarlas, entre otros temas.

En lugar de salir airoso, Levin dijo que JPMorgan desinformó al público y a los reguladores en su primera respuesta a los reportes sobre las pérdidas potenciales de la Ballena de Londres.

"JPMorgan apostó al riesgo, escondió pérdidas, ignoró límites al riesgo, manipuló modelos y desinformó al público", dijo Levin.

El ex jefe financiero, Doug Braunstein, quien es ahora vicepresidente del banco, dijo que el CEO de JPMorgan, Jamie Dimon, ordenó a los empleados ocultar información a los reguladores sobre las operaciones del banco. Braunstein dijo que Dimon lo hizo porque el banco estaba preocupado de que la información relacionada a los reguladores no estaba siendo confidencial. El banco reportó los resultados a los reguladores luego de dos semanas.

Uno de los puntos clave de la indagatoria de Levin fue sobre el modelo de riesgo que fue cambiado en el banco, que efectivamente le permitió a las posiciones de la Ballena de Londres crecer, aún cuando ejecutivos al interior del banco indicaron que querían reducir los riesgos de las posiciones para atender las nuevas regulaciones.

Peter Weiland, jefe de riesgo de la Oficina de Inversión de JPMorgan, se dijo arrepentido de llamar "basura" a un reporte que advertía que el banco podía perder 6,300 millones de dólares en enero de 2012 en su portafolio de crédito. Weiland dijo que era menos que una coincidencia que la pérdida final fuera apenas 100 millones de dólares menor que las estimaciones originales.

"Tuvimos nuevos números, y parecían basura desde lo que yo podía ver", dijo Weiland.

Por su parte, Drew dijo que supo de los problemas en el portafolio a fines de marzo, una semana antes de que reportes en los medios comenzaran a hablar sobre las sorprendentes largas apuestas que el banco hizo en derivados de crédito. Incluso después de que supo de los problemas potenciales, Drew dijo que los operadores en Londres continuaron escondiéndole información sobre las operaciones de crédito.

Drew parece tener haber tenido poco contacto con Bruno Iskil, el jefe de operaciones que fue nombrado "la Ballena de Londres". En su lugar, parece haberse confiado en los jefes del operador, Achilles Macris y Javier Martin-Artajo, y en los modelos de riesgo que ahora parecen haber tenido fallas. A inicios de abril, Drew dijo que Macris y Martin-Artajo le dijeron que lo más que el portafolio de crédito del banco podía perder en el segundo trimestre de 2012 eran 250 millones de dólares. También dijeron que había una posibilidad de que produjera una ganancia de 350 millones de dólares. En su lugar, perdió más de 4,000 millones de dólares.

Drew dijo que no tuvo rol alguno al revisar el modelo de riesgo que, en parte, llevó a la pérdida enorme de JPMorgan. Sin embargo, admite saber que el portafolio tenía fallas regulares sobre los límites del riesgo del banco, 71 días seguidos, de acuerdo con el reporte del Senado, a inicios de 2012. También dijo que las cabezas de JPMorgan detuvieron un movimiento que hubiera impedido que el portafolio creciera significativamente a inicios de 2012.

Levin hizo énfasis de que los problemas reales estaban en la gerencia de JPMorgan y no en los modelos de riesgo. "No era que los límites de riesgo fueran erróneos", dijo Levin. "Era que los gerentes del riesgo no manejaron los riesgos que sabían que tenían".

El testimonio de Drew también arrojó luz sobre lo grande y rentable que se ha vuelto la Oficina de Inversiones del banco. De 2007 a 2011, Drew dijo que su división contribuyó con 23,000 millones de dólares al banco, cerca de un tercio de las ganancias totales de JPMorgan durante el periodo. Durante las pérdidas de crédito, Drew dijo que su división era responsable por la cobertura de 700,000 millones de dólares en pérdidas potenciales de préstamos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Algunos han llamado a la investigación del Senado sobre JPMorgan "una cacería de brujas", considerando que el banco fue más que capaz para manejar pérdidas sin ayuda del Gobierno. Las acciones de JPMorgan están más arriba de lo que estaban antes del anuncio de las pérdidas de la Ballena de Londres. Pero Levin dijo que la investigación es clave para develar los riesgos de los bancos y cómo JPMorgan y otros usan dinero de depósitos que está asegurado por el Gobierno.

"Aparentemente, JPMorgan está muy ocupado apostando en derivados que haciendo préstamos que podrían acelerar la recuperación de Estados Unidos", indicó.

Ahora ve
Emmanuel Macron pone en marcha su plan “Make our planet great again”
No te pierdas
×