Apple contra Samsung, ¿a quién apostar?

La firma de EU revolucionó y dominó el mercado, pero hoy tiene un duro competidor en la surcoreana; Samsung necesita posicionarse más allá de su destreza tecnológica para fabricar teléfonos Android.
caballos carrera  (Foto: Getty)
Kevin Kelleher

La prensa tecnológica adora una buena narración. Y entre las más queridas se encuentra una buena carrera de caballos. Dos rivales que luchan por superarse el uno al otro con nuevos productos o nuevas características. La rivalidad tecnológica arquetípica entre Microsoft y Apple no sólo se prolongó durante décadas, sino que ayudó a que Silicon Valley sea lo que es hoy.

Durante el auge de los teléfonos inteligentes, la gran carrera de caballos entre los fabricantes de sistemas operativos móviles ha sido narrada con gran detalle. Los líderes tempranos como Nokia y Blackberry cedieron el liderato al iPhone de Apple y a Android de Google. Microsoft, por su parte, tuvo muchas dificultades tan sólo para continuar en la carrera.

A medida que la historia se ha vuelto rancia y un poco confusa -Android tiene la mayor participación de mercado, pero Apple tiene las ganancias más grandes, así que ¿quién está ganando realmente?-, una nueva narrativa está surgiendo en el sector de los teléfonos inteligentes. Y dice así: Apple revolucionó y dominó a los smartphones durante cinco años antes de que iniciara la fatiga por los iPhones. Ahora se enfrenta a un nuevo competidor: Samsung.

Pero esta carrera de caballos no se trata sólo de participación de mercado y ganancias, si no de capturar el amor de los consumidores. Samsung ha ganado mucho terreno en el mercado móvil, pero todavía tiene mucho camino por recorrer antes de que su marca rivalice con Apple. (A diferencia de Android de Google, Samsung es un fabricante establecido con una marca de consumo que apoya fuertemente con inversión).

El ascenso de Samsung como rival de Apple se ha estado gestando desde hace un par de años, a medida que Samsung emergía como el fabricante de teléfonos Android más exitoso. La plataforma móvil de publicidad Millennial Media hace un seguimiento de las impresiones de anuncios móviles de los fabricantes de teléfonos Android y encontró que los dispositivos de Samsung ascendieron a 46% del total de impresiones en el otoño pasado frente al 23% del año anterior. Bajo esa medida, Samsung estaba robando participación de mercado a HTC, Motorola y LG.

Gran parte de la popularidad de Samsung se ha enfocado en la serie Galaxy S, que ha vendido más de 100 millones de unidades desde que el primer Galaxy S fue lanzado en junio de 2010. Los principales teléfonos Android como la línea Galaxy han ido mejorando en velocidad y funciones. Cuando el iPhone 5 fue lanzado el año pasado, muchos críticos consideraron que a pesar de que seguía siendo el mejor smartphone en el mercado, su ventaja competitiva se había erosionado.

Este mes se produjo el lanzamiento del Galaxy S4, que no llegará al mercado sino hasta mayo, pero ya ha recibido críticas previas en su mayoría positivas. Algunos puntos de referencia de velocidad y rendimiento lo clasifican como dos veces más rápido que el Galaxy S3 y también que el iPhone 5. Desde la introducción del S4, gran parte de la discusión entre blogs de tecnología y analistas financieros se ha enfocado en este nuevo caballo de Samsung que está pisándole los talones a Apple. Las búsquedas de Google en el Galaxy S4 ya se han vuelto tan frecuentes como las realizadas desde el iPhone 5.

De repente, muchas personas están mirando más atentamente a Samsung, que por supuesto es realmente Samsung Electronics, la marca insignia de la filial del conglomerado coreano activo en todos los sectores, desde hoteles y seguros de vida hasta construcción de buques. El año pasado, Samsung Electronics obtuvo 181,000 millones de dólares (o 201 billones de wones) en ingresos y 26,000 millones de dólares en ganancias operativas. Apple, en contraste, registró 156,000 millones de dólares en ingresos y 55,000 millones de dólares en ganancias operativas en su último año fiscal.

Un poco menos de la mitad de los ingresos de Samsung Electronics provienen de su división móvil, que aportó 25,000 millones de dólares en ingresos en el último trimestre, un aumento del 58% respecto al año anterior. El sector móvil es el motor del crecimiento global de la compañía. En el último año, la división ha pasado de representar 36% de los ingresos de Samsung Electronics a 49%. La división de móviles, que también incluye tablets y los teléfonos como el Note, representa el 62% de las ganancias operativas de la empresa.

El ascenso de Samsung destaca debido a la humilde imagen que tenía hasta doce años. La compañía luchó contra ex gigantes de la electrónica como Sony, la marca líder en electrónica de consumo en los años 80 y 90. En contraste con Sony, Samsung tenía un espíritu claramente no japonés de agallas combativas: su presidente una vez quemó un inventario completo de teléfonos celulares defectuosos frente a los 2,000 trabajadores de fábrica que los ensamblaron.

Tras comenzar como un fabricante de aparatos de aire acondicionado baratos y televisores de gama baja, Samsung se expandió a la producción de microprocesadores hasta convertirse en el mayor fabricante de chips DRAM, así como de una innovadora serie de chips de memoria flash. Durante la última década, la compañía ha presionado agresivamente en el sector de los televisores de gran tamaño, pantallas planas y teléfonos celulares, convirtiéndose en uno de los principales, si no es que el principal fabricante en cada mercado.

El ADN de Samsung siempre ha estado enraizado en la ingeniería. En un mercado donde hay múltiples compañías que fabrican dispositivos Android, fue una proeza de la ingeniería la que impulsó a sus teléfonos inteligentes a liderar la manada. En la última década, Samsung ha puesto un énfasis igualmente fuerte en el diseño, lo cual la ha convertido en una marca más prominente en Estados Unidos que cualquier otro competidor japonés.

Hoy en día, no son las empresas japonesas sino Apple la marca de electrónica de consumo a superar. En los últimos meses, una serie de cosas han restado algo de brillo a la marca de Apple: Contratiempos como el tropiezo de Apple Maps, la creciente frustración con iCloud, la reorganización de altos ejecutivos que llevaban mucho tiempo en sus puestos, y la erosión de la ventaja competitiva del iPhone. Y además, un enfriamiento en el precio de las acciones, flojos márgenes de ganancias y la molestia de los inversores respecto a los dividendos se han sumado a los problemas de imagen pública de Apple.

Aprovechando la oportunidad, Samsung está interviniendo para convertir el momento de debilidad de Apple en su propia fuerza. Samsung astutamente se ha posicionado como la alternativa a Apple, con los anuncios del Galaxy S3 que se burlan de los fanáticos tipo secta de Apple que han molestado a tanta gente a través de los años. Samsung se mueve ágilmente, anticipando los movimientos de Apple: ¿Apple está trabajando en un reloj inteligente? También Samsung.¿Apple está produciendo teléfonos y tablets de bajo precio? Colócate en la fila, justo detrás de Samsung.

Apple tampoco se está ayudando a sí misma. La compañía solía lanzar exabruptos sarcásticos a los competidores que los atacaban. Pero su respuesta a la nueva rivalidad de Samsung es una página promocionando el atractivo de la marca iPhone, y observaciones inexactas de un alto ejecutivo acerca de las fallas en el Galaxy S4. Ese error instó al ex ejecutivo de Apple Jean-Louis Gassée a declarar: "Apple ha perdido el control de la narrativa, la compañía ha dejado que otros definan su historia".

Samsung todavía tiene sus desafíos al tratar de vencer a Apple en términos de la lealtad de los consumidores. Apple tiene, por ahora, una gran ventaja sobre Samsung: su marca diferenciada, que ha construido durante décadas. A pesar de sus recientes problemas, la marca está mucho más desarrollada que su competidora. Interbrand clasificó a Samsung en el puesto número nueve de marcas en el mundo, frente al sitio 19 de hace tres años, pero Apple aún ocupa el número dos, sólo por detrás de Coca-Cola.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ser el anti Apple no va funcionar para Samsung durante más tiempo. La empresa tiene que ser vista como algo más que el fabricante con mejor ingeniería de teléfonos Android. Cuando las marcas son más poderosas, las personas se adhieren a ellas como una expresión de su propia identidad. A juzgar por el torpe y surrealista evento de prensa (¡Niños bailando tap! ¡Guantes largos! ¡Mini Coopers a los lados!) para introducir el Galaxy S4, Samsung sigue luchando para definir esa imagen.

No sólo somos nosotros en la prensa tecnológica, los consumidores en general también disfrutan de una carrera de caballos, especialmente cuando pueden sentir que han elegido el caballo ganador. Pero, ¿qué define exactamente a este nuevo rival que amenaza con tomar el liderazgo de Apple? Responder a esta pregunta es el próximo reto de Samsung.

Ahora ve
Con esta tecnología, la NASA analiza el impacto de los incendios en California
No te pierdas
×