El contrabando de cigarros alarma a EU

La aprobación de impuestos estatales al consumo de tabaco provocan el aumento del tráfico ilegal; grupos antitabaco dicen que el descenso en las muertes por el cigarro justifica el contrabando.
cigarrillos  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Steve Hargreaves

¿Quieres ganar rápidamente 1,944 millones de dólares? Compra un camión cargado de cigarrillos en Virginia y véndelos en Nueva York.

Sí, es ilegal. Pero una cifra así puede obtenerse al vender el valor de un tráiler (es decir 800 empaques, cada uno con 600 cajetillas) de cigarrillos de bajos impuestos de Virginia en Nueva York, que tiene altos impuestos, según estimaciones de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés). Y eso es exactamente lo que los criminales están haciendo.

En 2011, más del 60% de todos los cigarrillos vendidos en Nueva York fueron contrabandeados desde otro estado, según el Mackinac Center for Public Policy, un centro de estudios del libre mercado. Eso representa un aumento desde alrededor del 36% en 2006.

Y no está sucediendo sólo en Nueva York. Mackinac indica que 15 estados tienen tasas de contrabando que superan el 20%. Si añadimos los cigarros falsificados procedentes del extranjero, la ATF estima que el ingreso público perdido se ubica en más de 5,000 millones de dólares al año.

Mackinac y otros culpan a los crecientes impuestos estatales, y dicen que las cosas podrían empeorar aún más si se aprueba la propuesta del presidente Barack Obama de un alza de 94 centavos por cajetilla. Los grupos antitabaco dicen que las cifras de contrabando están infladas, y que los beneficios de salud pública de tener menos fumadores -los que serán disuadidos por las cajetillas caras- superan con creces cualquier pérdida de ingresos u otros efectos del contrabando.

La red de contrabando: El corredor de Virginia y Nueva York es quizás el más popular, debido a que la gran diferencia en impuestos y la proximidad de los estados lo convierten en una ruta atractiva para los delincuentes. En Virginia, los impuestos estatales son de 30 centavos de dólar. En Nueva York, son de 4.35 dólares. La ciudad de New York agrega un extra de 1.50 dólares, elevando la factura de impuestos de 5.85 dólares por paquete, la tasa más alta de Estados Unidos.

"Hemos visto a personas comerciando kilos de cocaína a cambio de cigarrillos con nuestros agentes encubiertos", dice Mike Campbell, portavoz de la ATF. "Eso muestra cuán lucrativo es".

Aunque Virginia y Nueva York obtienen la mayor parte de la atención, Campbell dice que las redes de tráfico de cigarrillos operan desde muchos estados de bajo costo a la mayoría de los de alto costo. Virginia a California y Carolina del Norte a Michigan son otras rutas populares.

Los perpetradores abarcan un rango desde operadores de negocios familiares hasta terroristas internacionales, según Campbell. Propietarios de tiendas de conveniencia cruzan las fronteras estatales para llenar la cajuela de sus automóviles, mientras que los mafiosos de Asia y Rusia realizan el contrabando mediante camiones. En 2002, Mohamad Youssef Hammoud fue declarado culpable de canalizar las ganancias de una red de contrabando de Carolina del Norte hacia la organización terrorista libanesa Hezbollah.

Se han registrado secuestros a mano armada de camiones de cigarrillos, dice Campbell, y han sido ordenados asesinatos por encargo.

La cantidad de cigarrillos falsificados que entran al país desde el extranjero, sobre todo desde China, también está aumentando. Las imitaciones son particularmente molestas para las empresas tabacaleras, y podrían suponer un peligro aún mayor para los consumidores que los cigarrillos regulares.

"No tenemos idea de lo que hay en el producto", dice David Sutton, vocero de Altria, que fabrica las marcas Marlboro y otros cigarrillos.

Excrementos de rata, de conejo y tierra han sido encontrados en cigarrillos falsificados, dice Sutton, quien señala que la fabricación a menudo se realiza en viejas fábricas, cuevas o bajo tierra.

Cigarros legítimos procedentes de México y otros mercados también son introducidos como contrabando en Estados Unidos.

"Veremos una mayor cantidad de estos ingresando al país si el impuesto sube", dice Michael LaFaive, director de políticas fiscales en Mackinac, que obtiene gran parte de su financiación por parte de empresas, incluyendo a Altria.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los defensores de la salud pública dicen que no hay razón para oponerse al impuesto. Los mayores precios de los cigarrillos animarán a la gente a dejar de fumar: Las tasas de tabaquismo cayeron 10% después de un aumento de impuestos federales de 62 centavos por cajetilla en 2009. Y el tabaquismo cuesta a la sociedad mucho dinero: casi 200,000 millones de dólares al año en gastos médicos y pérdida de productividad, de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades estadounidenses (CDC, por sus siglas en inglés). Por no hablar de casi un millón y medio de vidas perdidas cada año.

"El contrabando existe, pero ¿vamos a renunciar a un impuesto realmente grande por el hecho de que algunos pocos se abrirán paso entre las grietas?", pregunta Patrick Reynolds, el nieto del magnate del tabaco R.J. Reynolds, quien se convirtió en un crítico del tabaco después de que su padre murió de enfisema. "No será perfecto, pero será mejor de lo que es ahora, y evitará que muchos niños comiencen a fumar".

Ahora ve
“Los países nos dan a las peores personas”, dice Donald Trump sobre migrantes
No te pierdas
×