JPMorgan, en la encrucijada del cambio

Accionistas buscan dividir los cargos de presidente y director ejecutivo, que tiene Jamie Dimon; si el famoso banquero se va, los posibles sustitutos están en el área más problemática de la firma.
JPMORGAN  (Foto: Getty)
Stephen Gandel
FORTUNE -

Quienes piden un cambio en JPMorgan Chase podrían no obtener lo que quieren, incluso si tienen éxito. Esto es, se les daría más de lo mismo.

Varios accionistas están abogando para que el banco divida los cargos de presidente (chairman) y director ejecutivo (chief executive officer), ambos en poder del banquero Jamie Dimon.

El martes, Glass Lewis, una firma que asesora a grandes instituciones sobre cómo votar en las reuniones anuales, secundó un llamado a los inversionistas a votar por la separación de roles. La firma rival ISS hizo la misma recomendación el lunes. Algunos especulan que Dimon, un líder poderoso, abandonaría el banco si lo obligan a renunciar a una de las dos funciones.

La llamada al cambio en JPMorgan se produce tras la pérdida por 6,000 millones de dólares registrada el año pasado a causa de operaciones arriesgadas, caso conocido como la ‘Ballena de Londres'.

Pero los que esperan que el limitar el poder de Dimon, o incluso su remoción, devuelva al banco a sus raíces posiblemente se vean decepcionados. Pues casi todos los principales candidatos a CEO de JPMorgan provienen de áreas del banco que infunden nerviosismo entre inversores y reguladores.

En fechas recientes, los reflectores de la sucesión han recaído sobre Matt Zames. El  ejecutivo de 42 años asumió el cargo de director de operaciones del banco a fines de abril tras la salida de Frank Bisignano.

Pero Zames proviene del área que acaba de meter en problemas a JPMorgan: la negociación de créditos (credit trading). El primer trabajo de Zames fue en el Long-term Capital Management, el fondo de cobertura de riesgo crediticio que casi provocó una crisis financiera cuando colapsó a finales de los noventa.

En JPMorgan, Zames ha codirigido la suscripción de deuda y las operaciones de negociación o trading, y en mayo pasado asumió la titularidad de la oficina principal de inversión, luego de que se revelara la pérdida por 6,000 mdd producida en esa división.

Por supuesto se podría argumentar que su experiencia en el área que ha causado más problemas a JPMorgan es un punto a su favor. Pero convertirlo en CEO también sugiere que la institución no tiene planes para retirarse de esa conflictiva área.

Zames está lejos de tener asegurado el puesto más alto en JPMorgan. ¿Por qué lo decimos? Porque Zames no estaba entre los ejecutivos elegidos para hacer presentaciones en el día de los inversionistas, celebrado hace poco por el banco; estos eventos son habitualmente un escaparate para los mejores talentos del banco. Bisignano hizo una presentación cuando ocupaba el cargo hace un año.

Si Zames no recibe el visto bueno, el puesto podría ser para Michael Cavanagh. A diferencia de Zames, Cavanagh inició su carrera en la banca tradicional en Bank One, como un agente de préstamos para empresas de tamaño medio.

Pero ha pasado tiempo desde que Cavanagh trabajó en esa parte del negocio. Hoy Cavanagh codirige la banca de inversión de JPMorgan. Y ejerció algún tiempo como director financiero del banco. Pero la estrella de Cavanagh se ha apagado un poco desde que testificó ante una comisión del Senado sobre el caso de la ‘Ballena de Londres'.

Cavanagh quedó atrapado en un tira y afloja con el senador Carl Levin que lo cuestionaba sobre cómo el banco podía tener modelos "trucados" para maquillar las operaciones de la ‘Ballena de Londres' a fin de que lucieran mejor de lo que eran. Al final del interrogatorio, Cavanagh en particular y JPMorgan en general salieron bastante mal parados.

Esto podría dejar el cargo máximo para Daniel Pinto, quien dirige la mayor parte de los negocios internacionales de JPMorgan y a menudo aparece en la breve lista de los posibles sucesores. Pero el problema con Pinto es que él también ha pasado la mayor parte de su carrera en el área del trading. Él se hizo cargo de la suscripción de deuda del banco y los negocios de trading al dejar Zames ese puesto.

La única mujer mencionada como seria candidata a CEO es Mary Callahan Erdoes. Erdoes ocupó el sitio 24 en la lista Fortune de las Mujeres Más Poderosas el año pasado, y al igual que Cavanagh y Pinto, hizo una presentación el día de los inversionistas. En la actualidad dirige la unidad de gestión de activos del banco. ¿Quieres adivinar qué hizo antes de eso? Estuvo en la banca de inversión, especializándose en deuda.

Desde luego, estos candidatos obedecen a una lógica. En los últimos cinco años, JPMorgan ha tenido gran éxito en su banca de inversión, presumiblemente desplazando a Goldman Sachs como el rey de Wall Street.

La unidad de banca corporativa y de inversión es hoy la más grande en términos de ingresos. Así que no extraña que los mejores candidatos a CEO provengan de esa unidad. Es más, ni siquiera un banquero tradicional querría renunciar a todo el dinero que JPMorgan gana ahora en sus negocios de Wall Street.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con todo, reguladores, académicos y otros actores han estado presionando para que los grandes bancos reduzcan sus negocios más riesgosos, o acopien más capital para protegerse contra posibles pérdidas en esas áreas. El fin de semana pasado, en la reunión anual de Berkshire Hathaway, Charlie Munger dijo que los grandes bancos debían ser obligados a abandonar sus negocios con derivados, un área que JPMorgan domina.

 

Ahora ve
Con su música, estas monjas rockeras quieren inspirar al mundo
No te pierdas
×