La privacidad, ‘foco rojo’ en Bloomberg

El escándalo de espionaje podría tener un efecto en el uso de terminales de esa compañía: expertos; aún se desconoce si los afectados podrían demandar a la firma porque sus datos fueron revelados.
BLOOMBERG  (Foto: CNN)
Stephen Gandel
NUEVA YORK -

Hay un nuevo nombre para Bloomberg en Wall Street: Big Brother. El presidente ejecutivo de la agencia, Dan Doctoroff, y el editor en jefe, Matt Winkler, apresuraron su respuesta durante el fin de semana y el lunes por la mañana al escándalo de espionaje en el imperio mediático.

Pero después de un fin de semana y un día de indagaciones de la prensa sobre en qué medida era tolerado el espionaje a clientes por parte de periodistas de Bloomberg, todavía hay una serie de preguntas sin respuesta. Éste es un recuento de algunas de las preguntas obvias y acuciantes que muestran que todavía no hemos llegado al fondo del enredo con los clientes de Bloomberg:

¿Replanetará Bloomberg sus políticas de privacidad?

Si trabajas en Wall Street y eres un fanático de la privacidad -y tú sabes que lo eres porque, ya sabes, trabajas en Wall Street-, resulta que hay mucha más información personal en el equipo de Bloomberg de la que a ti te gustaría. Por ejemplo, a las 2 de la tarde del lunes por la tarde, el legendario gestor de fondos de cobertura Stanley Druckenmiller estaba en su terminal de Bloomberg. Su correo electrónico es desplegado a la vista de todos los demás usuarios, y, de acuerdo con Bloomberg, él usa el seudónimo de Stan.

Michael Corbat, el presidente ejecutivo de Citigroup, no estaba en su terminal Bloomberg. Pero el presidente ejecutivo de Bank of America, Brian Moynihan, sí, a pesar de que no había tocado una tecla durante los últimos 15 minutos. El presidente ejecutivo de Jefferies, Richard Handler estaba en Bloomberg y estaba tecleando.

Entre los gestores de fondos de cobertura, David Einhorn estaba conectado, pero Dan Loeb estaba desconectado, al menos en lo que se refiere a sus terminales. Bill Ackman estaba en su despacho, al parecer, pero se había apartado de su terminal Bloomberg. Cuando comencé a buscar, Leon Cooperman estaba conectado, pero no estaba usando su máquina. Alrededor de las 2 y media, estaba navegando su terminal Bloomberg de nuevo.

Tim Wildenberg, que es el jefe de comercio electrónico de Citigroup en Europa, Medio Oriente y África, no estaba conectado a su terminal, pero estaba usando una aplicación móvil de Bloomberg en ese momento, probablemente debido a que en Londres, donde trabaja, el horario laboral había terminado.

Y es posible buscar por empresa o tipo de personas. En la firma de capital privado Blackstone, el conocido estratega Byron Wein y el financiero Bennett Goodman estaban conectados. Jonathan Gray, quien dirige la división de bienes raíces de la empresa y quien muchos piensan que algún día dirigirá la empresa, estaba desconectado. También pude ver quién estaba usando o no sus terminales de Bloomberg entre los directores ejecutivos de Goldman Sachs y aquellos con un MBA de Harvard.

Y ésa información está disponible de manera inmediata a todo el mundo y aún lo sigue estando. No necesitas ser un reportero de Bloomberg o conocer alguna función oscura para averiguarla. La información está desplegada en puntos de colores -verde es conectado y rojo desconectado- junto al correo electrónico de un usuario en las páginas personales de biografía.

Es parte de la función de mensajería de Bloomberg, que es ampliamente utilizada en Wall Street, y es el tipo de información de seguimiento que es común en estos días. Facebook y otras redes sociales te pueden decir quién está en línea. Pero ninguna de esas redes está tan estrechamente vinculada a la compra y venta de acciones y bonos, y al movimiento de dinero como Bloomberg. Y Facebook también ha tenido que replantear y pedir disculpas por sus políticas de privacidad en numerosas ocasiones.

¿Los 'puntos grises' por fin se volverán socialmente aceptables?

Hay una forma de optar permanecer excluido. Los usuarios de Bloomberg pueden optar por mantener su estatus privado, lo cual colocaría un punto gris en su página de biografía de Bloomberg. Los ejecutivos de PIMCO, al parecer, prefieren mantener la información sobre su uso de Bloomberg para sí mismos. Bill Gross y Mohamed El-Erian tienen puntos grises junto a sus correos electrónicos. El presidente ejecutivo de Blackrock, Larry Fink, también es un llamado punto gris. Pero la mayoría de las personas no lo hacen, en parte porque no es socialmente aceptable en Wall Street. "Nos burlamos de los puntos grises", dice un gerente de fondos de cobertura. "Ellos piensan que son peces gordos. ¿A quién le importa si estás conectado o desconectado?"

Pero es posible imaginar casos en los que podría importar. Los operadores de bonos, por ejemplo, podrían ser capaces de deducir una información ventajosa si saben que Simon Potter, quien dirige la compra y venta de la Reserva Federal (Fed), está en su oficina y en su terminal.

Por desgracia, Bloomberg no tiene ninguna información sobre el estado de Potter, porque él no tiene su propia máquina o porque alguien pensó que era mejor no proveer esa información a todo el mundo. Pero yo pude ver que el presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley, estaba desconectado. Y Richard Fisher de Dallas estaba conectado, pero no estaba usando su terminal. Dennis Lockhart, de Atlanta, y uno de principales ejecutivos más ricos de la Fed, es, sin embargo, un punto gris.

Anda, puedes burlarte, ejecutivo de Wall Street, pero ahora que sabes cómo utiliza Bloomberg tu información de estado y que varios periodistas y ahora cada novato de Bloomberg lo sabe, podrías decidir convertirte en un punto gris también.

¿A cuánta más información tenían acceso los periodistas de Bloomberg frente al resto de nosotros?

Pero, sólo porque pongas el punto gris no significa que los reporteros de Bloomberg no sean capaces de rastrear tu uso. Un portavoz de Bloomberg no quiso hacer comentarios al respecto. Doctoroff y Winkler han tratado de explicarlo, pero no está claro a cuánta información tuvieron acceso los periodistas de Bloomberg. Dicen que el acceso especial fue cortado el mes pasado.

Bloomberg ha confirmado que sus periodistas tuvieron acceso a un historial de inicio de sesión. Más allá de eso no hay nada claro. Winkler dijo que los reporteros sólo podían ver datos agregados del usuario, "similar a ser capaz de ver la cantidad de veces que alguien utiliza Microsoft Word frente a Excel".

Pero otros ex reporteros de Bloomberg han dicho que podían buscar una persona específica y ver los tipos de cosas que esta persona estaba observando. Así que eso no suena a datos agregados. ¿Y qué es exactamente el equivalente a la terminal Bloomberg de Word y Excel? Algunos reportes han dicho que los periodistas de Bloomberg podían saber quién leía sus artículos. Eso parece un espionaje detallado.

¿Demandarán los bancos a Bloomberg?

La revelación de que los periodistas de Bloomberg estaban espiando a los clientes salieron a la luz después de quejas de Goldman. Pero ahora parece que, según el último reporte del New York Times, que casi todos los grandes bancos han tenido sus quejas contra Bloomberg. De repente, esa filtración inexplicable tiene sentido. ¿Recuerdas haber quedado perplejo al preguntarte quién sería la "fuente con conocimiento de las actividades del banco"? Bueno esa fuente era tu terminal Bloomberg.

Y aunque eso suena perjudicial, no está claro si bancos tendrían un verdadero caso en contra de Bloomberg. Fortune tiene una terminal de Bloomberg. Y parece que el contrato que firmamos con Bloomberg, que parece ser el contrato genérico utilizado por la empresa, da a sus empleados el derecho a espiarnos en dos puntos. En un punto, el contrato establece, "el Arrendatario (Fortune) reconoce y entiende que el Arrendador (Bloomberg) puede monitorear, exclusivamente por razones operacionales, el uso general del arrendatario del servicio".

Se podría interpretar eso como que Bloomberg puede utilizar la información solamente para asegurarse de que la unidad esté funcionando correctamente. Pero Bloomberg podría argumentar que la declaración se refiere a cualquier cosa que mejore la experiencia "operacional" de sus usuarios. Y si una historia particularmente embarazosa sobre ti mejora la experiencia para otros usuarios ese día, entonces Bloomberg parece estar cubierto.

El contrato de Fortune fue firmado en 2003. Al parecer algunos bancos dijeron que sus contratos parecían proteger la confidencialidad de los usuarios. Pero eso no está en nuestro contrato. Así que, o Bloomberg ha actualizado su contrato o sus abogados son mejores que nuestros abogados.

¿Huirán los clientes de Bloomberg?

El sentido común dicta que Bloomberg no perderá muchos de sus 315,000 clientes debido a este escándalo de espionaje. Pero eso parece asumir que todo el mundo en Wall Street hace el mismo trabajo.

Los operadores, por ejemplo, probablemente no podrían vivir sin Bloomberg, y sin su acceso inmediato a las noticias y a los precios del mercado de acciones y bonos. Sin embargo, para los banqueros de fusiones y adquisiciones, tener una terminal Bloomberg en su escritorio es más una cuestión de estatus que algo que realmente necesiten. Los banqueros pueden obtener información de Bloomberg, pero la mayoría de los análisis que realizan sobre las ofertas ocurren en hojas de cálculo de Excel.

Los chicos de fusiones y adquisiciones probablemente son también los más paranoicos sobre ser rastreados. Un banquero prominente en una industria en particular podría no querer que los demás sepan que está en la oficina el domingo o, especialmente, en un lunes de un fin de semana largo. (Estar en la oficina en un fin de semana festivo es un signo revelador de un acuerdo).

Y recuerda que esto se produce en un momento en que Wall Street está buscando reducir costos. Las terminales de Bloomberg cuestan alrededor de 20,000 dólares cada una. Así que, aunque ningún gran banco va a deshacerse por completo de Bloomberg a causa de esta o cualquier otra violación de los datos por parte de la prensa, eso no significa que no haya terminales de Bloomberg que vayan a ser apagadas.

¿Los periodistas de Bloomberg espiaron a otros periodistas?

Así que, está es la pregunta más importante de todo el asunto: ¿Los reporteros de Bloomberg utilizaron su función de espionaje para espiarme a mí, o a otros periodistas? Tal vez. Es posible. El New York Times tiene siete máquinas. Pero un portavoz dijo que ninguna de las máquinas está registrada a un periodista en particular. Son compartidas por la redacción. Las terminales Bloomberg son más escasas en Dow Jones. Los periodistas del Wall Street Journal no tienen acceso a máquinas de Bloomberg. Pero Barron's tiene una. El Financial Times tiene un montón de terminales Bloomberg, pero un portavoz de FT no respondió a la solicitud de contacto para decir cuántas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Hace unos años, un archivador de Fortune, en un momento de paranoia, preguntó a una persona del servicio a clientes de Bloomberg si los periodistas podían tener acceso a las consultas que ella estaba haciendo. La respuesta que recibió era vaga y la dejó con la duda de ahí en adelante. Pero nadie en Fortune recuerda alguna ocasión en que una consulta en la terminal provocara que Bloomberg nos ganara una historia. Bloomberg sí le ganó al WSJ la historia de la Ballena de Londres de JPMorgan, a pesar de que la mayoría de la gente parecía acreditar la primicia al WSJ. Aunque, debido a que el Wall Street Journal no tiene terminales Bloomberg, es difícil relacionar eso al escándalo de espionaje actual.

Además, Bloomberg tiene una política de no revelar las terminales de Bloomberg a los medios de comunicación que considera competidores directos. Así que si el uso de terminales de Bloomberg para ganar primicias a otros periodistas fuera una estrategia, no sería un esfuerzo coordinado.

Ahora ve
Cómo evitar que tu hijo sufra un accidente relacionado con sus juguetes
No te pierdas
×