Apple sale ilesa del Senado de EU

Los legisladores fueron respetuosos y hasta obsequiosos durante la comparecencia de Tim Cook; el tono fue distinto al del informe en el que se acusó a Apple de evadir impuestos.
apple tim cook  (Foto: CNN)
Philip Elmer-DeWitt

En febrero, Jason Gilbert del Huffington Post analizó el desempeño de las acciones de Apple en los días precisos en que Tim Cook habló en público y llegó a la conclusión que anunciaba el título de su artículo: "Las últimas seis veces que Tim Cook ha hablado, las acciones de Apple han caído".

Así que con el corazón encogido los inversionistas de Apple sintonizaron la cadena C-Span.org el martes por la mañana para ver en vivo la comparecencia de Cook ante el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado, que habían llevado a cabo una investigación detallada de los paraísos fiscales de Apple en el extranjero.

El reporte de la subcomisión investigadora, divulgado el lunes, fue brutal. El titular que el diario The New York Times llevaba en primera plana era corrosivo (Apple evade miles de millones de dólares en impuestos). El comunicado de prensa del presidente de la subcomisión, el demócrata Carl Levin, fue feroz:

"Apple no se contentó con transferir sus ganancias a un paraíso fiscal de impuestos bajos", dijo respecto a las filiales irlandesas de Apple. "Apple procuró el Santo Grial de la evasión fiscal. Ha creado entidades offshore que poseen decenas de miles de millones de dólares, mientras asegura que su residencia fiscal no está en ninguna parte. Tenemos la intención de evidenciar ese truco y otras tácticas de evasión fiscal offshore que Apple practica para que las familias trabajadoras estadounidenses que pagan su parte de los impuestos entiendan cómo las lagunas fiscales extraterritoriales aumentan su carga tributaria, elevan el déficit federal y deben ser eliminadas".

Pero los nerviosos inversionistas de Apple no tuvieron razón para preocuparse. El testimonio de Cook fue sereno y preciso, y cuando terminó, nadie lo había tocado, nadie le rebatió nada.

Los senadores, por su parte, fueron en su mayoría respetuosos, y en ocasiones hasta obsequiosos.

Claire McCaskill (senadora demócrata de Missouri) no se cansaba de decir lo mucho que amaba a Apple. Ron Johnson (republicano de Wisconsin) elogió las estrategias que empleaba la compañía para minimizar el pago de impuestos, en un gesto a favor de los accionistas. Rob Portman (republicano de Ohio) sólo quería hablar de sus propuestas de reforma fiscal. Rand Paul (republicano de Kentucky) creyó que el comité le debía a Apple una disculpa. John McCain (republicano de Arizona), después de un ataque retórico sobre la evasión de impuestos, quería saber por qué su iPhone constantemente actualizaba sus aplicaciones.

Incluso el propio Levin tuvo un momento difícil para poner en orden sus ideas. Habló apoyándose en notas preparadas (y con la ayuda de instrucciones recibidas al oído) sobre documentos que no parecía dominar totalmente, y se quedó, al final, sin más remedio que extender la comparecencia sin ningún resultado.

Levin pasó los últimos minutos de la comparecencia de Apple ante el subcomité repitiendo - una y otra vez - dos temas con los que Tim Cook claramente disintió (que la compañía había "traspasado" sus joyas de la corona a entidades que pagaron "cero impuestos"), pero a los que el CEO de Apple nunca tuvo oportunidad de responder.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Casi podías escuchar a los partidarios de Apple de todo el mundo gritando para que Cook interrumpiera la arenga de Levin.

Pero su paciencia le valió con creces. En las dos horas que Cook estuvo en el estrado, las acciones de Apple subieron -de 438 a 444 dólares- desafiando la maldición de The Huffington Post.

Ahora ve
Esta exhibición de esculturas de Navidad te va a dejar helado
No te pierdas
×