Urbi, Geo y Homex, en las ‘tinieblas’

La falta de reglas para la política del sector afecta plan de reestructura financiera de las firmas; las empresas acumulan vencimientos de deuda y diversas demandas por parte de sus acreedores.
Mayores ingresos  La constructora estima ingresos por 29,000 mdp (unos 1,574 millones de dólares).  (Foto: Facebook/Casas Urbi Gómez Palacio)
Jesús Ugarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La decisión de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) de aplazar la publicación de las reglas para la operación de la Política Nacional de Vivienda impedirá a desarrolladoras como Geo, Urbi y Homex definir el plan de negocios que acompañará a su programa de reestructura financiera, aseguraron analistas.

"Más allá del endeudamiento que enfrentan estas compañías, todas tienen claro que deben reconfigurar su modelo de negocio; el problema es que nadie tiene claro hacia qué esquema porque las reglas todavía no se conocen", refirió el subdirector de Análisis Bursátil de Ve por Mas Casa de Bolsa, Rodrigo Heredia.

"Hay un problema estructural e individual: cómo llegar a un acuerdo para pagarle a los acreedores si no saben cómo van a vender", añadió.

El 17 de mayo el director de Relación con Inversionistas de Urbi, Mark David Levy, dijo a CNNExpansión que pese a los avances en la reprogramación de pasivos con acreedores, la empresa esperaba revelar su programa de reestructura financiera junto con su plan de negocios después del 30 de mayo, cuando la Sedatu publicaría las reglas a la política de vivienda.

"Para poder tener finalizado el plan de negocios y la reestructura tenemos que tener las reglas claras, es lógico que lo que primero va a salir son las reglas (de vivienda) y posteriormente saldrán nuestros planes", indicó entonces el ejecutivo de Urbi, la empresa número 120 de 'Las 500' de Expansión.

Tras anunciar el retraso en la publicación de las normas, el subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Sedatu, Alejandro Nieto Enríquez, se comprometió el jueves pasado a realizar consultas regionales para incluir las necesidades de los estados y municipios.

Entre los instrumentos que incluirán las reglas de operación y que aplicarán a partir de 2014 se incluyen cambios al programa de subsidios de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), en los que se considera ampliar los rangos de diferenciación para su aplicación.

"No hay mucha visibilidad sin reglas, hacen falta los detalles sobre las reservas territoriales y el desarrollo urbano. Aunque fuera de eso, las propias compañías no esperan algo que radicalmente distinto a lo que ya se conoce sobre la nueva política de vivienda", indicó uno de los expertos consultados.

El 10 de febrero el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto dio a conocer la nueva regulación del sector, la cual busca, entre otras cosas: consolidar la política de vivienda y que su coordinación quede a cargo de la Sedatu; reorientar los créditos y subsidios a la vivienda al fomento del crecimiento urbano ordenado (inteligente y sustentable); reducir el rezago de vivienda (estimado en nueve millones de hogares), incluyendo más de 500,000 nuevas construcciones, y conceder créditos para la mejora de viviendas.

Desde entonces los temores de los inversionistas parecen haberse centrado en tres riesgos principales: subsidios reducidos y reorientación de fondos a trabajadores no afiliados; énfasis en el desarrollo urbano sustentable, lo cual podría dejar obsoletos los actuales bancos regionales rurales; incertidumbre sobre la Sedatu, un nuevo organismo de supervisión que podría aumentar la burocracia y dificultar la ejecución de las constructoras.

Geo, Homex, Sare y Urbi, empresas desarrolladoras de vivienda que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), mostraron un deterioro preocupante en sus niveles de liquidez luego de reportar resultados negativos y peores a lo esperado en el primer trimestre de 2013, además de elevados niveles de deuda.

Al primer trimestre de 2013 Homex, Urbi y Geo reportaron pasivos totales (incluyendo obligaciones con proveedores) de 37,422 millones de pesos (mdp), 32,566 mdp y 29,473 mdp, respectivamente. Su deuda bancaria y bursátil sumó 22,415 mdp, 21,711 mdp y 14,386 mdp, en el mismo orden.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La posición de efectivo del sector vivienda (incluyendo Ara y Sare) disminuyó 74% comparado con los primeros tres meses de 2012 al registrar apenas 2,244 mdp, insuficiente para cumplir siquiera con los vencimientos del segundo trimestre de 2013 por más de 6,000 mdp. Los problemas de liquidez se han traducido incumplimientos de pago con acreedores, y en conjunto las tres enfrentan más de 10 demandas en diversos tribunales.

Este miércoles Urbi reveló que Banco Inbursa, Banco Monex y Morgan Stanley (France) han demandado legalmente el pago de 200, 60 y 7.4 mdp, respectivamente.

Ahora ve
Te decimos qué es la neutralidad en la red y por qué debe importarte
No te pierdas
×