¿La magia de Xbox puede salvar a Zynga?

La firma espera que Don Mattrick, exjefe de entretenimiento en Microsoft, salve su alicaído negocio; el nuevo directivo tendrá que lidiar con un panorama muy cambiante en el mercado de juegos...
Don Mattrick  (Foto: Cortesía Fortune)
JP Mangalindan

Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas. En el caso de la agitada empresa de juegos casuales Zynga, eso significó designar un nuevo presidente ejecutivo.

A principios de esta semana, la compañía anunció que el fundador y CEO Mark Pincus renunciaría, dando paso a Don Mattrick, ex presidente de la unidad Interactive Entertainment de Microsoft, que incluye a la consola de videojuegos Xbox.

"Zynga es un gran negocio que todavía tiene que desarrollar todo su potencial", dijo Mattrick en una carta a los empleados de Zynga. Tal vez. Aunque Zynga alcanzó el éxito con lanzamientos como ‘Farmville', muchos nuevos proyectos no han tenido un buen desempeño, lo que ha resultado en ingresos decepcionantes y despidos.

El mes pasado, la empresa despidió a 18% de su fuerza laboral, incluyendo a la mayor parte del equipo del fabricante de ‘Draw Something', OMGPOP, por el cual la empresa habría pagado 200 millones de dólares a principios del año pasado, según los informes.

En Mattrick, Zynga tiene un nuevo líder con un historial probado para revitalizar propiedades en dificultades. La Xbox 360 se ha mantenido como la consola más vendida en Estados Unidos durante 29 meses consecutivos.

Pero cuando Mattrick se unió a Microsoft en 2007, proveniente del editor de juegos Electronic Arts, el negocio de Xbox no era rentable. Ése fue también el año en que los defectos de hardware causaron que hasta 24% de todas las consolas fallaran, dando lugar a 1,150 millones de dólares pasados a pérdidas para ampliar las garantías y reembolsar a los propietarios descontentos.

Mattrick planeó y ejecutó con éxito un plan de tres años para relanzar el negocio, que incluía la contratación de nuevos talentos y la inversión en tecnologías como Microsoft Kinect, el control de cuerpo completo sensible al movimiento al que se le atribuye haber impulsado las ventas de las consolas.

Ciertamente, al menos un ejecutivo de Microsoft ha dicho que sin Mattrick, Kinect no existiría. Mattrick conformó el equipo de Kinect, reclutando talento externo como el director, convertido en vicepresidente corporativo, Kudo Tsunoda, y estableció objetivos como la reducción de los costos para llegar a ese asequible precio al consumidor.

"Mantengo al equipo conectado, para encontrar una visión de lo que vamos a crear, asegurarnos de que tenemos una cultura y una identidad fuerte, y para divertirnos mezclando nuestra forma de arte con los signos de la creación de tecnología", dijo un humilde Mattrick a Fortune en 2011.

Dennis Durkin, ex director operativo y director financiero de Interactive Entertainment Business de Microsoft, reconoce a Mattrick como una fuerza estabilizadora en medio de los cambios de departamento. Pero más importante, fue un visionario relativamente ignorado. "Mucha gente puede ver las tendencias, pero Don también formó un equipo que podía ejecutar en una visión", dijo Durkin a Fortune en aquel entonces. "Ahí es donde realmente ha cambiado la trayectoria de nuestro negocio".

El resto es historia en lo que se refiere a Kinect. Las ventas superaron 24 millones en febrero, y los desarrolladores han programado un sinnúmero de aplicaciones para ella, desde garabatos en 3D hasta control de robots.

Algo aún más revelador acerca de la contribución de Mattrick: una versión más avanzada de Kinect vendrá incluida con cada nueva consola Xbox One cuando llegue a finales de este año. Se cree que el dispositivo será una parte central de la nueva experiencia de Xbox.

A pesar del éxito, la salida de Mattrick de Microsoft puede no ser una sorpresa. "Creo que Microsoft probablemente era un ambiente un poco frustrante para él, porque, seamos sinceros, el negocio de Xbox es visto como una especie de negocio secundario", dice Van Baker, vicepresidente de Movilidad de Gartner Research.

Debido a que el negocio principal del gigante de la tecnología sigue siendo software como Windows y Office, Baker afirma Zynga ofrece a Mattrick la oportunidad de dirigir su propio show en una empresa en la que sus acciones serán siempre la prioridad central. Y sin mencionar que el lanzamiento de nuevo hardware de consolas probablemente conducirá a una serie de rudas batallas contra el rival Sony, fabricante de la Playstation 4.

Pero Mattrick tiene tareas igualmente difíciles ante sí en Zynga, que ha visto su acción caer casi 40% a tasa anual general. Zynga llegó al éxito con proyectos como ‘Farmville', que fueron ampliamente jugados dentro del marco de otra compañía, es decir, Facebook.

"Ésa no es una fórmula para el éxito en el futuro, porque vas a querer expandirte fuera del entorno de la red social, pero también expandirte fuera de esos títulos iniciales, que es donde creo que están teniendo dificultades", dice Baker.

El problema es que el panorama para los juegos ha cambiado dramáticamente, incluso desde la fundación de Zinga hace siete años. Los dispositivos móviles, en lugar de las redes sociales, están ahora impulsando la innovación en nuevos títulos. Los costos de producir juegos y servicios muy pulidos seguirán aumentando en los juegos casuales, tanto como lo ha hecho en los títulos líderes en ventas demoninados triple-A como ‘Call of Duty'. Y la competencia se ha incrementado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Considera esto: Supercell, el fabricante finlandés de títulos como ‘Clash of Clans', obtuvo 104 millones de dólares en ganancias sobre ingresos por 179 millones de dólares en el primer trimestre. Tiene cerca de 100 empleados. Zynga, en contraste, tiene alrededor de 2,400 trabajadores y obtuvo 4 millones de dólares en ganancias sobre ingresos de 264 millones de dólares en los primeros tres meses de este año.

¿Podrá Mattrick, un veterano de la industria del juego con un historial probado en el hardware y software de videojuegos tradicionales, hacer lo mismo por Zynga, un tipo completamente diferente de industria del juego? E igualmente importante: ¿Renunciará Pincus, un accionista mayoritario, al suficiente control como para que Mattrick pueda hacer lo que se necesita? Ésas son preguntas que pronto quedarán respondidas para todos, incluyendo a la gente de Zynga.

Ahora ve
En las calles de Tokio puedes jugar Mario Kart, pero en la vida real
No te pierdas
×