Noruega explota su riqueza petrolera

Cada ciudadano de ese país tiene 150,000 dólares guardados gracias a su industria energética; a diferencia de México, en Noruega más de 40 firmas operan en el sector junto a la nacional Statoil.
statoil  (Foto: Cortesía Statoil)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La riqueza energética de Noruega es tangible para su población, pues a cada ciudadano le corresponden 150,000 dólares por la explotación de sus recursos naturales desde la década de los 90.

La principal preocupación de este país del norte de Europa no es la abundancia sino la administración de las ganancias.

"No vendemos la patria, nunca lo hemos hecho. Sólo buscamos lo que nos asegure los máximos beneficios. Y no es importante si es una empresa noruega o no, sino que el dinero se quede aquí", aseguró en entrevista el embajador de Noruega en México, Arne Aasheim.

CNNExpansión realizó un ejercicio con diplomáticos de distintos países para conocer cómo fue el proceso de transformación de su sector energético.

El embajador destacó el modelo de su país para repartir la llamada "renta petrolera", es decir, los beneficios que recibe por la explotación de un bien que es propiedad de la nación.

Desde los años 90, Noruega cuenta con un fondo que se alimenta de las ventas del petróleo que extraen de su espacio marítimo, que actualmente asciende a 725,000 millones de dólares (mdd).

Pero lejos de gastar ese dinero en su totalidad, el Estado sólo invierte alrededor de 4% de esos beneficios en proyectos fuera de Noruega, con la intención de evitar un efecto inflacionario al caer en la tentación de "inyectar" ese dinero en el país.

"No queríamos sobrecalentar nuestra economía con estos recursos. Y no siempre es fácil, porque existe la tentación de hacer un hospital o carretera nueva. Pero el consenso político es que era mejor evitar el riesgo de generar inflación", expresó el diplomático.

La ineficiencia del monopolio

A pesar de que el éxito noruego se basa en la flexibilidad y en la eliminación de vicios con el único fin de tener un sector moderno y competitivo, el embajador Arne Aasheim considera que el modelo de su país no necesariamente se debe aplicar en México.

El Gobierno de Enrique Peña Nieto pretende presentar este segundo semestre su iniciativa de reforma energética. El mandatario ha adelantado que la intención de la propuesta será "acabar con los monopolios".

En México, Pemex tiene el monopolio de la venta de crudo, mientras en Noruega operan cerca de 40 compañías del sector además de la empresa nacional Statoil.

"Estas compañías pueden hacer muchas cosas, más que una compañía de monopolio", destacó Aasheim al considerar las diferencias entre el sector petrolero noruego y el modelo mexicano.

El embajador aseguró que este clima de competencia que se genera en Noruega, obliga a Statoil a mantenerse innovando para ganar los contratos de explotación que otorga el Gobierno, pues de no llenar las expectativas, simplemente se les otorgan a otras empresas.

"Statoil tiene que ser una empresa competitiva. Si no pasamos los contratos a otros", recalcó.

El gas, su nueva apuesta

No todo es miel sobre hojuelas, Noruega alcanzó su pico de producción de petróleo a mediados de la década pasada con 3.4 millones de barriles diarios en promedio, sin embargo su producción comenzó a declinar hasta 1.8 millones.

Para revertir esta caída, la petrolera enfocó sus energías en explotar el gas natural, con lo cual ahora son los terceros mayores exportadores del hidrocarburo.

 

Mañana martes publicaremos: Ecopetrol, un caso de éxito colombiano

Ahora ve
El relevo de Norberto Rivera es bien recibido por feligreses católicos mexicanos
No te pierdas
×