El reto de Bezos para levantar al ‘Post’

El CEO de Amazon aplicaría en el diario su visión de sacrificar beneficios por un fin a largo plazo; el desafío para Bezos será hallar un mercado para las noticias duras sin reducir costos ni calidad.
bezos1  (Foto: Getty)
Dan Mitchell
FORTUNE -

Cualquier persona preocupada por la función que cumple el periodismo como servicio público debería reaccionar con optimismo a la sorprendente noticia de que el fundador de Amazon, Jeff Bezos, comprará el diario estadounidense The Washington Post.

Es evidente que la familia Graham, que ha dirigido el medio por 80 años, tenía cada vez mayores dificultades para guiar a su emblemático rotativo a través del caos de la masiva y desgarradora transformación que atraviesa la industria periodística.

Esto es aún más cierto para muchas cadenas de periódicos que no están controlados por una familia y dependen más de inversionistas y tenedores de deuda. Para ellos, cumplir las metas financieras de corto plazo a fin de complacer a los accionistas o pagar deudas (incluso cuando los ingresos se desploman) es una prioridad mucho mayor que invertir en el futuro, que es lo que la industria necesita hacer si ha de seguir siendo no solo rentable, sino socialmente importante.

Bezos, que adquirirá al periódico como una propiedad independiente de Amazon, ha demostrado ser un pensador a largo plazo, renunciando a beneficios hoy (para consternación de muchos en Wall Street) con el fin de mejorar continuamente el servicio, ganar cuota de mercado y asegurarse la lealtad de los clientes. (Slate.com, Foreign Policy y TheRoot.com no son parte del acuerdo, aunque sí incluye algunos periódicos regionales).

Es imposible saber lo que Bezos puede hacer con la compañía, pero seguramente invertirá en ella en lugar de exprimirle simplemente las ganancias en el corto plazo mediante la reducción de costos (y calidad), como han hecho otras empresas informativas como Tribune y Advance, a menudo bajo el pretexto de avanzar en la nueva era de la prensa.

Jeff Bezos es ‘incómodo' en Wall Street, exótico y un devorador de periódicos. Checa su perfil.

El empresario parece reconocer que nadie tiene idea del aspecto que podría tener esa nueva era de la prensa dentro de cinco o diez años. Averiguarlo depende de personas como él, que expresó lo siguiente en un comunicado: "Internet está transformando casi todos los elementos del negocio periodístico: acortando los ciclos de noticias, erosionando las fuentes de ingresos más fiables y posibilitando nuevas formas de competencia, algunas de las cuales conllevan mínimos o nulos costos en la obtención de noticias. No hay ningún mapa, y trazar un camino a seguir no será fácil. Tendremos que inventar, lo que significa que tendremos que experimentar".

Experimentar significará gastar dinero y aceptar márgenes de beneficio mucho más bajos a los que la mayoría de los editores de periódicos se habían acostumbrado en la última parte del siglo XX y albores del XXI. Bezos seguramente lo sabe, ¿si no por qué se metería en esto?

El ingeniero eléctrico por la Universidad de Princeton dijo el año pasado a Fortune: "Las tres grandes ideas en Amazon son la visión a largo plazo, la obsesión por el cliente y la voluntad de inventar". Sustituyamos "cliente" por "lector" y esas son precisamente las ideas centrales que la industria periodística necesita suscribir conforme el muy incierto futuro se desdobla.

Bezos dice que la actual gerencia se quedará y no habrá despidos. Eso significa que Katharine Weymouth -nieta de la fenecida Katharine Graham, quien dirigió el rotativo durante su período más glorioso, incluyendo la era Watergate- permanecerá como editora. Otra buena señal para una industria aprensiva por tantos años de recortes y desconcierto gerencial, situaciones que tienen un impacto negativo en la calidad del trabajo producido por una sala de redacción.

El Post fue uno de los primeros y más perspicaces participantes en incursionar en las noticias en línea, incluso antes de la Web y ha mantenido una fuerte presencia en Internet, con iniciativas populares como Wonkblog de Ezra Klein.

Al mismo tiempo todavía muestra algunas de las tendencias de los "medios antiguos" que alejan a los lectores más jóvenes; como presentar con frecuencia la noticia de forma aburrida y en clave binaria del tipo "él dijo/ella dijo", así como mantener una página editorial que a veces parece más interesada en probar que el Post es políticamente "equilibrado" y no tanto en ayudar al lector a comprender las problemáticas del día.

El diario también desaprovechó la oportunidad de crear Politico, sin duda uno de los medios más exitosos de reciente aparición.

La caída de lo impreso

Indudablemente el periódico -que ha visto sus ingresos caer casi un 50% en los últimos seis años- está a merced de las mismas fuerzas del mercado que afectan al resto de la industria. La edición impresa y los ingresos por publicidad han continuado su inexorable declive, y en los últimos años se hizo evidente que los actuales propietarios no tenían la determinación para transformar a fondo el negocio.

La propia Katharine Weymouth se lo dijo al periodista Paul Farhi, quien cubre las noticias de los medios para el diario: "Si el periodismo es la misión, dadas las presiones para reducir costos y obtener beneficios, tal vez (una empresa que cotiza en bolsa) no es el mejor lugar para el Post".

Todo lo anterior no quiere decir que el éxito de Bezos está garantizado. Los problemas de la industria son de carácter estructural y no está claro que el periodismo que reporta profesionalmente los asuntos públicos, tal como lo hemos llegado a conocer a través de los periódicos en papel, pueda exigir un precio de mercado lo suficientemente alto para mantener su producción.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Internet ha separado este tipo de periodismo de las otras partes que componen los rotativos (como los cupones, las columnas de consejos y los horóscopos) que motivaban gran parte de la demanda de los periódicos. Las llamadas noticias "duras" ahora tienen que encontrar su propio mercado.

Ni siquiera Bezos puede hacer imperiosamente ese trabajo ni su paciencia durará para siempre. "Creemos en el largo plazo", dijo a Fortune el año pasado, "pero el largo plazo también tiene que llegar".

Ahora ve
Cómo evitar que tu hijo sufra un accidente relacionado con sus juguetes
No te pierdas
×