Promesa energética de Peña, a media luz

Analistas cuestionan la previsión de que los precios de la electricidad bajarán con la reforma; los generadores privados de electricidad señalan que la reducción de tarifas es factible.
Electricidad  (Foto: Notimex)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La iniciativa de reforma energética que presentó el presidente Enrique Peña Nieto la semana pasada promete bajar los precios de la electricidad, sin embargo se desconoce cuál sería el destino de los subsidios en el sector y cómo se garantizará el abasto de gas natural a precios competitivos para generar luz, coincidieron analistas.

Los bajos costos de la generación eléctrica se reducirán sólo si se aumenta significativamente la producción de gas natural (insumo indispensable para generar luz) y si se desarrolla la infraestructura de transporte del energético, dice en un estudio la consultora internacional energética Wood Mackenzie.

Los efectos sobre los precios siguen siendo inciertos, pues la propuesta del Gobierno "no contempla la reducción de subsidios para productos refinados o electricidad", indicó.

El subsidio a la luz en México es tan importante, que para algunos consumidores residenciales llega a representar hasta 78% de la tarifa eléctrica.

Por ejemplo, la señora Guadalupe Rodríguez, que vive en Ecatepec de Morelos, Estado de México, pagará solamente 349 pesos para el bimestre que finalizó en julio de este año, por un consumo promedio de 4.81 kilowats hora, pese a que en su recibo se específica que el costo de producción de la electricidad es de 1,249.87 pesos.

Lo anterior se debe a que el Gobierno aporta 973.21 pesos como parte del subsidio, con lo que esta usuaria paga sólo el 22% del costo real.

Analistas y centros de investigación coincidieron en que la iniciativa federal no detalla cómo impactarán estos modelos en tarifas más competitivas para la industria y en menores costos para la sociedad.

"No se abre el mercado de la distribución (a través de la parte final de la comercialización) a los privados. El consumidor pequeño siempre estará dependiendo de la CFE que será el encargado de todas las redes de distribución (que tampoco se concesionarán regionalmente). En materia de transmisión, no es claro que la expansión de la red de transmisión se pueda hacer en conjunto con privados", señaló el Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC).

La iniciativa abriría la generación de electricidad a la inversión privada, con lo cual existirán empresas que inviertan en proyectos conjuntos con CFE y generen electricidad para vendarla al sector industrial, o incluso al hogar.

Con el esquema propuesto por el Gobierno, la CFE mantendrá el control de la transmisión y distribución, pero podrá contratar los servicios de compañías privadas de generación.

El CIDAC advirtió que la incapacidad del Gobierno para incrementar la generación de energía en el país es tal, que cuando la generación de luz pasó de 28 a los 40.81 giga watts (GW) entre 1996 y 2012, el 78% de esa nueva generación la aportó el sector privado, que pasó de los 1.2 GW a los 23.1 GW.

 http://www.cnnexpansion.com/media/2013/08/16/grafica-cidac-cogeneracion.jpg

Fuente: Estudio Luz a la competitividad nacional: propuesta de reforma al sector eléctrico mexicano del CIDAC

Otro factor de duda sobre la efectividad que tendrá la reforma sobre las tarifas de electricidad tiene que ver con la competencia que realmente se dará en el mercado, teniendo en cuenta el tamaño y poder que mantendrá la Comisión luego de implementarse la reforma.

"En relación al sector eléctrico, si bien la CFE competirá con otros productores en el segmento de generación, la reforma no contempla una partición de la misma en varias compañías para fomentar la competencia en el sector. En consecuencia, será necesaria una regulación efectiva sobre dicha compañía para que se pueda cumplir con el objetivo de alcanzar tarifas competitivas en el servicio eléctrico", explicaron analistas de BBVA Bancomer en un reporte para inversionistas.

Gobierno e industria defienden la baja

A contrapelo de la visión de los analistas, algunas empresas y representantes del Gobierno consideran que la competencia en la generación de electricidad y un incremento en la producción de gas natural sí ayudará a disminuir las tarifas de luz.

"Los precios bajarán debido a que se generará más gas natural por la apertura a la inversión privada en los campos de gas shale, además porque los precios tienden a ser más bajos en un mercado en competencia frente a uno donde opera un monopolio, como es nuestro caso", expresó un funcionario del sector energético que pidió no ser identificado.

Cintia Angulo, directora general en México de la francesa Alstom -especializada en la generación privada de electricidad- explicó que aunque la apertura del sector, que ahora controla CFE, podría ir acompañada de la eliminación de subsidios, en el largo plazo las familias y el sector empresarial sí se verán beneficiadas con menores tarifas, porque la competencia superará el retiro de las subvenciones.

"Con mayores inversiones para mejorar las plantas y ampliar el sistema eléctrico, y con gas natural más económico, los beneficios excederán cualquier pérdida ante un aumento de la tarifa por la desaparición del subsidio", comentó.

"El país requiere de entre 2,000 y 3,000 millones de dólares al año para al menos mantener el ritmo de crecimiento de la demanda anual. Así que sería mucho mejor que sea la iniciativa privada quien cubra parte de esa inversión", añadió Cintia Angulo.

La CFE estima que en los próximos 15 años habrá 56 millones de familias usuarias del servicio eléctrico, lo que hará necesario incrementar la capacidad de generación en 72%.

Actualmente la paraestatal eléctrica genera aproximadamente 40% de la demanda de luz en el país y el restante lo compra a los generadores independientes de energía y a pequeños productores, acorde con datos de CFE.

La reforma del Gobierno, que impulsará el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Congreso, pretende abrir la participación de la iniciativa privada a través de contratos de utilidad compartida en el área de hidrocarburos, con lo cual la producción de gas podría pasar de 5,700 millones de pies cúbicos actuales a los 8,000 millones en 2018 y 10,000 o más en 2025, según proyecciones del Ejecutivo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En cuanto a la generación de energía eléctrica para la industria, el contar con precios del gas natural más económicos debido a una mayor producción de este hidrocarburo como consecuencia de la apertura de ese sector, permitirá que los costos de la generación de electricidad a través de las plantas de ciclo combinado (que generan cerca del 60% de la electricidad en México) caigan en el futuro hasta equiparase con los precios en Estados Unidos, comentó Marco Oviedo, analista en jefe de Barclays en México.

"Hoy las tarifas industriales en México son casi 57% mayores que las de sus pares en Estados Unidos, pero con una mayor producción de gas, además de mejores vías para importarlo, los precios tenderán a equipararse entre ambos países", dijo.

Ahora ve
La compra de Fox y otras predicciones acertadas de ‘Los Simpson’
No te pierdas
×