Eike Batista, el fin del gran magnate

El empresario brasileño no ha parado de vender activos y su fortuna se está extinguiendo; el jefe de la energética OGX es acusado de utilizar información privilegiada para beneficiarse.
batista  (Foto: Cortesía de CNNMoney)
Alanna Petroff

El dicho "llueve sobre mojado" definitivamente le queda a Eike Batista (caso contrario con su paisano Carlos Brito).

Batista está luchando contra accionistas de todos los bandos y ha sido acusado de mentir y hacer uso indebido de información privilegiada, mientras que su grupo OGX, especializado en la exploración y producción de petróleo y gas, ha visto desplomarse su cotización en un 98% en los últimos tres años.

Considerado en otro tiempo el hombre más rico de Brasil, con un patrimonio neto estimado de más de 30,000 millones de dólares (mdd), Batista ha caído en tiempos difíciles. Forbes recientemente estableció su riqueza en menos de 900 mdd.

OGX, que era el corazón del conglomerado empresarial EBX propiedad del inversor, se enfrenta ahora a un "default inminente", según la agencia de calificación crediticia Fitch.

Los analistas de esa firma escribieron esta semana que "OGX posiblemente incumpla el pago de su deuda en un futuro cercano" a menos que la empresa obtenga una gran inyección de capital. Pero ese dinero no se ve por ningún lado.

La empresa le pidió el 23 de agosto 1,000 mdd en el marco de un acuerdo de inversión que se remonta a 2012. Los papeles de la petrolera subieron mientras los inversionistas esperaban que el empresario otorgara el dinero.

Pero volvieron a caer el lunes siguiente, cuando se reveló que Batista había escrito a la compañía, desafiando la demanda de efectivo. El millonario cuestionó "las circunstancias, la forma, el contenido, la validez y otros aspectos legales" de la petición y dijo que llevaría el asunto a un tribunal de arbitraje en Brasil.

A detalle: Brasil sale a defender su moneda. 

El señor, que llegó a jactarse de su ambición de convertirse en el hombre más rico del mundo, no ha parado de deshacerse de activos este año.

En julio cedió el control de la compañía eléctrica MPX a la empresa alemana EON y vendió la firma de logística LLX a la estadounidense EIG Global Energy Partners por 560 mdd.

Hace unos días MPX dijo que Batista buscaba vender sus acciones restantes en la compañía. El magnate también se ha desprendido de la minera MMX.

Decenas de pequeños accionistas de OGX se han unido y están planeando tomar acciones legales en contra de ambos, el brasileño y la compañía, arguyendo que mintió a los mercados sobre las reservas de petróleo.

La firma anunció en julio que suspendía el desarrollo en tres campos petrolíferos en Brasil y advirtió que su único yacimiento actualmente en producción podría dejar de bombear el año próximo.

Aunque las operaciones de desarrollo en el quinto yacimiento todavía continúan y se espera que el crudo empiece a fluir a fines de 2013, la empresa no será capaz de cumplir sus objetivos de producción previamente anunciados.

El accionista minoritario Aurélio Valporto dijo a CNNMoney que este es un simple caso de fraude, toda vez que OGX aseguró a los mercados que tenía petróleo cuando los pozos en realidad se habían secado. La petrolera, EBX Group y Eike Batista declinaron comentar la situación actual.

Batista sacó a Bolsa a OGX en junio de 2008 y recaudó 4,100 millones de dólares para financiar su ambicioso plan para extraer petróleo en la costa brasileña. Fue, en ese entonces, la mayor oferta pública inicial en la historia de Brasil.

Ahora ve
Estos fueron los autos más vendidos en México durante 2017
No te pierdas
×