Las amenazas para la acción de Facebook

Los títulos de la red social subieron 115% en el último año, una tendencia muy difícil de mantener; un crecimiento moderado en publicidad móvil y el desaire de los jóvenes podrían afectar a la firma.
face_nasdaq  (Foto: Getty)
Kevin Kelleher

Hace un año, pocos inversores eran alcistas sobre Facebook. Algunos periodistas argumentaban que, en 23 dólares por acción, el papel aún estaba sobrevaluado. Otros pensaban que Yahoo, bajo la dirección de Marissa Mayer, tenía una mejor oportunidad de protagonizar un repunte. Aunque algunos bajistas comenzaron a moderar su pesimismo. La opinión general era que la red social de Mark Zuckerberg era costosa y especulativa.

En el último año, las acciones de Facebook han subido 115%, frente a un aumento del 37% del Nasdaq Composite Index. De los 40 analistas de títulos seguidos por Thomson/First Call, 32 tienen actualmente una recomendación de compra o de fuerte de compra, ocho tienen una recomendación de mantener y ninguno sugiere vender. A pesar de la racha alcista, el interés en corto del papel es de un tercio de lo que era hace un año.

¿Qué ha cambiado? La razón principal de este cambio de tendencia en las acciones del sitio es el crecimiento repentino de los anuncios móviles. Antes, cuando el título languidecía en el rango de 20 dólares, Facebook se comprometió a capitalizar el cambio de su audiencia desde las computadoras de escritorio a los dispositivos móviles. Este enfoque en lo móvil funcionó. Hace un año, los ingresos crecían 32%. En el último trimestre terminado en septiembre, sus ingresos treparon 60%.

Sin embargo, en las últimas semanas ha habido algunos indicios de que el impresionante rally de la página se está quedando sin vapor. La semana pasada, el papel se cotizó a un nivel tan bajo como 45.73 dólares, o 17% por debajo de su máximo histórico de 54.82 dólares de hace un mes. La acción se cotizaba alrededor de 47 dólares por acción el lunes. ¿Es este descenso un signo temprano de una caída o solo una baja momentánea? De cara al futuro, vale la pena considerar los factores que podrían descarrilar la racha alcista de la empresa de Mark Zuckerberg.

El repunte está reflejado en el precio de sus acciones. La recuperación de la compañía fue tan impresionante que, paradójicamente, fijó las expectativas en un nivel más alto incluso que cuando la red social se hizo pública en mayo del año pasado. Eso ha dejado muy caro el papel, con un precio que refleja un crecimiento que no sucederá hasta en un par de años: Facebook se cotiza a 125 veces sus ganancias de los últimos 12 meses, y en 44 veces sus ganancias estimadas en 2014.

Todavía hay varios factores que impulsarán el crecimiento de la marca: la empresa está dirigiendo mejor sus anuncios para producir fuertes rendimientos para los anunciantes; comenzará a vender más anuncios en Instagram y en los videos de la propia plataforma; puede construir una sólida red publicitaria de terceros; y la demanda de anunciantes por los anuncios de Facebook no muestra signos de desaceleración en estos momentos. Eso es un pronóstico optimista, pero es bien conocido. No justifica un avance de la acción más arriba de este nivel.

Registrará un nuevo descenso de sus tasas de crecimiento. Los analistas prevén un crecimiento del 50% en los ingresos de Facebook para 2013 y de 36% para 2014. Eso es con todas las iniciativas de crecimiento mencionadas anteriormente. Pero todo esto depende de una importante pregunta con una respuesta muy incierta: ¿Cuántos más anuncios puede cargar el sitio en sus medios móviles sin ahuyentar a los usuarios?

En el último reporte de ganancias, el director financiero David Ebersman dijo que la compañía incrementó "significativamente" la publicidad en las páginas de escritorio, pero aumentó "modestamente" la de los sitios móviles. La firma planea mantener los anuncios en cerca del 5% del contenido de las fuentes móviles, apoyándose en el uso creciente y en el aumento de la demanda para mantener el crecimiento.

Debido a que los usuarios de la plataforma están entrando al sitio en sus dispositivos móviles, esto podría limitar el crecimiento futuro. El aumento de los ingresos móviles de Facebook en el último año ha sido muy fuerte en parte porque, hace un año, esta fuente de ingresos era muy nueva e insignificante. En los próximos años, la comparación no será tan dramática. En resumen, después de un año sorprendentemente fuerte, las tasas de crecimiento de la firma podrían volver a aplanarse.

Podría tener problemas para comprar un nuevo crecimiento. Cuando el crecimiento orgánico de una gran compañía se estanca, es común que ésta compre empresas de rápido crecimiento. Mark Zuckerberg lo sabe, razón por la cual compró Instagram cuando buscaba convertirse en un líder del intercambio móvil de imágenes. En retrospectiva, esa operación funcionó mucho mejor para Facebook que para Instagram.

La semana pasada, Snapchat rechazó una oferta aún más generosa de Facebook. El episodio subrayó cómo los emprendimientos novedosos actuales no sueñan con ser comprados por la red social: estos quieren suplantar a Facebook, lo cual significa mantenerse independientes. Se reportó que los fundadores de Snapchat eran reacios a trabajar para Zuckerberg, mientras que sus inversionistas de capital de riesgo tampoco estaban interesados en el acuerdo.

Hay miles de startups a las que les encantaría ser compradas por Facebook a un precio generoso. Pero Snapchat -la rara bestia que ha encontrado eco entre una audiencia cada vez mayor- no está entre ellas. Para sus fundadores, Mark Zuckerberg es "El Hombre". Y si eres es realmente bueno, no te vendes al "Hombre" a ningún precio.

Sigue teniendo un problema de adolescente. En el reciente reporte de ganancias, Ebersman trató de darle un giro positivo a esto. Aunque la compañía está "cerca de la penetración completa entre los adolescentes", dijo Ebersman, "sí vimos una disminución de usuarios diarios específicamente entre los más jóvenes". Los comentarios fueron contraproducentes, reavivando la atención sobre el tema.

Por un lado, los anunciantes están más interesados en los grupos demográficos de más edad que gastan más dinero. Por otro lado, esto podría ser un problema a largo plazo si los adolescentes crecen y no migran a Facebook. Se suponía que Snapchat ayudaría a resolver este problema, pero el acuerdo logrado solo contribuyó a la imagen de que la red social está luchando para llegar a una nueva generación de usuarios.

Hay otra novedad final que no necesariamente es una señal bajista, pero que vale la pena considerar. La semana pasada, Ebersman vendió acciones por un valor de 43 millones de dólares, o el 9% de su participación en Facebook, en torno a los 47 dólares por acción. Aunque la venta fue parte de un plan de transacción preestablecido, también es la mayor venta de acciones de un director financiero en la última década.

Dichos planes de transacciones preestablecidos fueron creados para permitir ventas sin crear la apariencia de una operación de venta con información privilegiada, lo cual dudo que fuera la intención del empresario. Sin embargo, hay algo a destacar acerca del momento de esta venta. Puede decirse que nadie tiene una mejor perspectiva del panorama financiero de Facebook. No se trata de información privilegiada si tu instinto te dice que es un buen momento para vender. Sin embargo, puede ser un buen instinto que otros inversores de la red social podrían querer considerar.

Ahora ve
Estos fueron los autos más vendidos en México durante 2017
No te pierdas
×