El desafío mundial del Ford Mustang

La automotriz busca posicionar al Mustang 2015 como un modelo que puede ganar carteras mundiales; vender su modelo fuera de Estados Unidos resulta más importante que superar a GM y a Chrysler.
mustang  (Foto: Getty)
Doron Levin

Cada automotriz tiene modelos que constituyen su sustento, vehículos que vende por volumen y a precios lo bastante altos como para generar dinero suficiente para operar toda la empresa. Para Ford Motor Co., ese pan diario es la camioneta F150.

Pero el cuerpo y alma de Ford es el Mustang. El deportivo de dos puertas debutó en 1964, ganó notoriedad en la Feria Mundial de Nueva York e hizo la carrera de Lee A. Iacocca (que no obstante fue despedido de Ford en 1978).

El Mustang llegará a su sexta generación el próximo año con su modelo 2015. El jueves, Ford comenzará lo que promete ser una larga campaña publicitaria con una conferencia de prensa para revelar el aspecto del nuevo vehículo, una clase de auto conocida como pony car. La automotriz confía en que su modelo supere en ventas al pony car de GM, el Chevrolet Camaro y al Dodge Challenger de Chrysler.

Pero un objetivo mucho más importante que vencer a GM y a Chrysler será posicionar al Mustang como un modelo que puede conquistar para Ford el reconocimiento mundial en Shanghái, Munich, y la capital saudita Riad. En esas ciudades, los adolescentes (y un buen número de chicas) son más proclives a soñar con autos Audi A5, BMW Serie 4, y Subaru WRX. El Mustang puede fortalecer a Ford, una marca que sigue siendo más fuerte en su país de origen que en el extranjero.

Macho alfa

El exterior del Mustang seguramente llevará un estilo de macho musculoso, presentándose como una máquina de carreras para los potenciales jóvenes compradores. Ford ya ha confirmado que el avance técnico más interesante del nuevo vehículo será una suspensión trasera independiente. El nuevo sistema, ya convencional en la mayoría de los coches, reemplaza al eje fijo en los Mustangs anteriores. Al dividir el eje trasero, la vibración se aísla y se reduce al mínimo cuando una rueda pasa por un bache o un camino accidentado.

"Este es el primer gran cambio en el Mustang desde la década de 1990", señala un analista de Kbb.com, Karl Brauer. "El coche se ha mantenido fiel a su formato original, y se ha producido durante 50 años. Es un récord bastante impresionante".

La versión actual pesa alrededor de 3,300 libras (unos 1,500 kilos), bastante pesada en comparación con los modelos extranjeros a los que se enfrenta. Por lo tanto, muchos analistas especulan que el nuevo modelo puede pesar unas 3,000 libras, un gran cambio.

Más información: Auto de Ford usa tecnología de Coca-Cola.

Por un breve momento en la década de los noventa, Ford consideró modificar el modelo a una unidad de dos asientos con tracción delantera, más acorde con las tendencias de la época. Pero los puristas, aficionados y admiradores pusieron el grito en el cielo, pidiendo a los ejecutivos de Ford que mantuvieran el formato original de cuatro asientos y tracción trasera. Los ejecutivos cedieron, el coche que iban a llamar Mustang fue rebautizado como Probe.

Claro, los pony cars pueden ser vistos como una reliquia de una época pasada. Pero el Mustang juega un papel tan importante en el último medio siglo de Ford que sería un error no modernizar el vehículo y mantenerlo en el mercado. Seguramente surgirán muchas variantes una vez que el modelo aparezca en los concesionarios este verano, como Cobra, GT350 y otras.

Y no nos extrañemos si el modelo más liviano de 2016 gana popularidad en improbables lugares del extranjero. La prosperidad de la década de 1960 que hizo que el Mustang estuviera al alcance del consumidor medio estadounidense se ha extendido allende los mares.

Ahora ve
Millones de cangrejos hacen suyo Google Street View
No te pierdas
×