Ley energética abre negocio a mineras

Las empresas podrán participar en concesiones donde existen yacimientos de gas grisú y ‘shale’; sin embargo el esquema las hará competir con compañías especializadas en el sector de hidrocarburos.
mina carbón  (Foto: Getty)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Mineras que operan en yacimientos donde existen reservas de gas no convencional -como el grisú y de lutitas, también conocido como shale gas-, deberán enfrentarse al dilema de incursionar en la explotación del energético o decidir si permiten que otras compañías participen en su extracción, según se desprende de la reforma energética recientemente aprobada.

La nueva norma incluye un artículo transitorio que pondría en desventaja a las empresas mineras, pues contempla que las actividades de exploración y extracción de hidrocarburos tendrán preferencia sobre cualquier otra que implique el aprovechamiento de la superficie o del subsuelo.

"En caso de encontrarse hidrocarburos, los concesionarios deberán permitir la realización de estas actividades (...) La ley preverá, cuando ello fuere técnicamente posible, mecanismos para facilitar la coexistencia de las actividades (mineras) mencionadas en el presente transitorio con otras que realicen el Estado o particulares", estipula el octavo transitorio de la reforma que fue aprobada tanto en el Congreso federal como en la mayoría de los estatales.

"Sí existe un interés de las mineras que sólo esperan  ver las reglas de juego", explicó Mauricio Candiani, CEO de Candiani Mining, consultora especializada en proyectos mineros.

El especialista apuntó que el interés vendrá de las compañías que ahora lidian con en gas grisú en minas carboníferas en Coahuila, que serían las primeras en alzar la mano.

"Quizá el interés no venga de las mineras como tal, pero sí de los inversionistas", dijo en referencia a mineras que cotizan en las bolsas de Vancouver y Toronto en Canadá.

Por su parte, Roberto Charvel, fundador del fondo especializado en industrias extractivas Vander Capital, explicó que el interés de las mineras por explotar el gas grisú dependerá de qué tan atractiva sea la legislación secundaria.

"El gas grisú, que viene del carbón, estuvo en un paraíso regulatorio, y lo pudieron haber explotado, pero no lo hicieron porque los yacimientos no son de gran calidad y se requieren procesos muy sofisticados para su extracción".

En cuanto al shale gas, apuntó que se requiere de grandes inversiones para su extracción, además de ser un negocio de bajos márgenes de rentabilidad derivado de los bajos precios a los que se comercializa (cerca de 3.5 dólares por millón de BTU en EU), por lo que serán únicamente los grandes corporativos con filiales en infraestructura los que pudieran estar interesados.

"Además las mineras se encuentran en una de los peores momentos en su historia por los bajos precios de los metales, por lo que no los veo invirtiendo en este neocio", advirtió el experto.

Nota relacionada: Alfa va con todo por el shale gas

Representantes de la Cámara Minera de México (Camimex) declinaron comentar sobre el tema.

Los siguientes mapas muestran que existen algunas zonas donde ya hay concesiones que se encuentran cerca o encima de zonas que están identificadas como posibles yacimientos de shale gas. Las regiones en Coahuila y Tamaulipas pueden colindar con algunas concesiones de grandes minas:

 http://www.cnnexpansion.com/media/2013/12/17/concesiones-mineras.jpg

El mapa muestra la ubicación de las hectáreas otorgadas en concesiones a las mineras a 2012. Fuente: Secretaría de Economía

  http://www.cnnexpansion.com/media/2013/12/17/shale-gas-mexico.jpg

Fuente: Imagen tomada del reporte World Shale Gas Resourses del Departamento publicado en 2011 de Energía de Estados Unidos que muestra la localización de los principales yacimientos del energético.

La reforma energética abrirá al sector privado la explotación de estos yacimientos de shale gas y gas grisú, que servirán para potenciar el uso del energético en la industria mexicana que ha sufrido por el desabasto en los últimos años.

"En el caso del gas natural, la producción aumentaría de 5,700 millones de pies cúbicos diarios que se producen actualmente, a 8,000 millones en 2018, así como a 10,400 millones en 2025", según explica el dictamen aprobado por el Senado.

Nota relacionada: Gas no convencional, el tesoro de México

México tiene un potencial cercano a 683 billones de pies cúbicos de gas no convencional que se encuentra en rocas, de los cuales 681 billones son yacimientos de shale gas (11 veces mayor que las reservas remanentes de gas natural del país), y otros dos billones en gas grisú, un tipo de hidrocarburo asociado con las minas de carbón, que en el pasado han causado explosiones como la ocurrida en Pasta de Conchos en 2006.

Los legisladores y el Gobierno esperan que con la explotación a gran escala del shale gas, México pueda convertirse en un país autosuficiente en energía, como sucede ahora con EU.

La producción de shale gas pasó de 2% del gas seco que se usa en EU en 2000, a más de 35% en la actualidad, según datos de la Secretaría de Energía (Sener).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero la propia autoridad ha reconocido que aún se carece de un marco regulatorio apropiado para realizar las extracciones del shale gas, que requiere de importantes cantidades de agua para fracturar la roca que contiene el hidrocarburo.

"Debe hacerse explícita la regulación en materia de medio ambiente con respecto a su extracción: uso de agua, administración  y eliminación de desechos, emisiones de gases contaminantes, inyección subterránea, consecuencias en la fauna silvestre, disturbios en superficie y salud y seguridad de los trabajadores", recomendó el ex comisionado de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), Javier Estrada, en una presentación realizada en Houston en 2011.

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×