Shell se defiende en Argentina

La empresa afirma que no forzó la devaluación del peso, como acusó el Ministerio de Economía; argumenta que la devaluación afecta la rentabilidad de las petroleras porque incrementa los costos.
argetinacasa  (Foto: CNN)
BUENOS AIRES (Reuters) -

El presidente de la filial argentina de Shell, Juan José Aranguren, contestó a las acusaciones del ministro de Economía, Axel Kicillof, sobre los supuestos ataques especulativos de la petrolera para forzar la devaluación del peso. "Quiero aclarar que le voy a contestar por carta al ministro para demostrarle que se equivoca", afirmó Aranguren, presidente de la petrolera anglo-holandesa Shell en Argentina, en una entrevista publicada este domingo por el diario Perfil.

El viernes, Aranguren fue acusado por el titular de Economía de haber perpetrado una maniobra especulativa con el objetivo de devaluar el peso argentino, que atravesó una semana de bruscas depreciaciones en la que cedió en total 17.47% frente a la divisa estadounidense.

Artículo relacionado: Argentina suspende reducción de impuesto

Kicillof declaró a una radio local que el dólar "estaba en 7.20 y hubo un pedido de compra de dólares por 8.40, y después se determinó que quien había pedido iba a pagar 8.70, que todos sabemos que fue Shell".

El responsable de Shell argentina subrayó que "frente al desequilibrio total que enfrenta el sector energético, siempre dimos nuestro punto de vista y lo seguiremos haciendo. No nos vamos a callar aunque nos asusten".

Aranguren explicó que el jueves Shell realizó exportaciones por 3 millones de dólares, importó productos por 3.5 millones de dólares y liquidó dividendos por valor de 1 millón de dólares, por lo que la compañía tuvo que comprar dólares para cubrir la diferencia.

"La única oferta que tuvimos fue del HSBC, por 8.70 pesos. Hasta ese momento, el BCRA no había intervenido (al igual que en el día anterior). Luego, inyectó divisas y el tipo de cambio cerró más barato", justificó el presidente de la petrolera.

Aranguren aseguró también que todas las operaciones financieras de Shell en la región se realizan desde Río de Janeiro, por lo que rechazó tener alguna capacidad de incidencia desde Buenos Aires.

"Nos gustaría que el ministro nos explique cómo conseguir dólares más baratos, pero lo cierto es que de cuatro días de la semana, en tres terminamos operando por debajo de la media diaria del tipo de cambio", lanzó el ejecutivo.

Aranguren destacó además que en los últimos tiempos el tipo de cambio se ha convertido en el costo más importante para el sector de la refinación.

Artículo relacionado: Argentina se asoma a una crisis

"Como el precio del petróleo se expresa en dólares, la devaluación de la moneda termina afectando la rentabilidad de las empresas porque incrementa los costos. Entonces, ¿qué sentido tendría para nosotros incentivar la desvalorización del tipo de cambio si eso va a redundar en una pérdida de rentabilidad?", concluyó.

El jueves, por segundo día consecutivo, el peso sufrió su mayor depreciación en un día desde 2002 y cerró en 7.75 unidades por dólar, lo que supuso una caída del 8.54%.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Durante la jornada, la moneda argentina había alcanzado un valor máximo de 8.40 pesos por dólar, pero el precio se moderó gracias a una inyección de último momento del Banco Central argentino.

El viernes la cotización se estabilizó en torno a los 8 pesos, después de que el Gobierno saliese a atajar la escalada con el anuncio sorpresa de que volverá a permitir la adquisición de dólares a particulares para ahorro y tenencia, después de dos años de restricción.

Ahora ve
El balotaje entre Piñera y Guillier en Chile es de pronóstico reservado
No te pierdas
×