Mary Barra luchará para salvar a GM

La automotriz enfrenta cuestionamientos por un desperfecto que ha causado al menos 12 muertes en EU; la CEO de la firma debe convencer a prestamistas e inversionistas de que puede evitar otro colapso.
Mary Barra  (Foto: Getty)
Doron Levin

El escándalo de seguridad que envuelve a General Motors Co. y a su recién nombrada presidenta ejecutiva pondrá a prueba las habilidades de liderazgo de Mary Barra, así como la opinión de que la nueva General Motors es una empresa mejor que fue rescatada de la quiebra por Estados Unidos en 2009.

Barra, quien se convirtió en CEO hace menos de 60 días, reafirmó su responsabilidad personal en el manejo de la crisis, que llega en un momento crítico para GM, a medida que lucha por recuperar la credibilidad entre los consumidores, los inversores y reguladores. La firma parece haber sabido desde hace casi una década sobre un interruptor de encendido defectuoso que ha costado vidas de automovilistas, aunque sólo en el último mes retiró los vehículos que podrían estar afectados. La compañía dijo que el problema era conocido desde 2001.

Hasta ahora, no han sido revelados los sistemas (y las personas) que fracasaron en abordar inmediatamente un defecto potencialmente fatal. Tampoco está claro el alcance de la responsabilidad legal de la General Motors que se declaró en quiebra y la de la empresa sucesora, que fue incorporada en 2009.

La semana pasada, en un correo electrónico dirigido a los empleados de GM, Barra prometió que la automotriz cooperaría plenamente con las autoridades y con "otras partes” interesadas en un retiro. GM ha emprendido " una revisión interna”, dijo: “Asumiremos nuestra responsabilidad y mejoraremos nuestros procesos para que nuestros clientes no experimenten esto de nuevo”.

Nota relacionada: GM ocultó falla de Saturn Ion

Ford y Toyota han sido blanco de un masivo escrutinio regulador y de demandas por lesiones personales en los últimos años, tras las acusaciones de que algunos de sus vehículos eran inseguros. En el caso de Ford, Jacques Nasser, quien era entonces presidente ejecutivo, testificó ante el Congreso en 2000; un año más tarde renunció a Ford. Toyota renovó sus filas de gestión tras las acusaciones de aceleración involuntaria que nunca fueron demostradas de manera concluyente.

Barra, por la notoria responsabilidad que lleva a cuestas, se expone a un mayor análisis de su aptitud de liderazgo. Antes de ser mencionada como posible candidata a la presidencia ejecutiva, no era considerada como una aspirante en línea para el puesto. Ingeniera eléctrica de profesión, ha trabajado para GM toda su carrera, al igual que su padre. El 15 de enero, se convirtió en la primera mujer en dirigir una automotriz.

Si se desempeña bien durante esta investigación de seguridad, podría reforzar sus rasgos de liderazgo y autoridad, así como impulsar a las filas de gestión de GM, que enfrentan devastadores desafíos competitivos y organizacionales. La compañía todavía tiene mucho que demostrar a los consumidores que aún recuerdan los modelos de vehículos de calidad inferior en los años anteriores a la quiebra. La empresa también debe convencer a los prestamistas y a los inversionistas escépticos que puede crecer de manera rentable y evitar otro colapso financiero.

El martes, el Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que abrió una investigación criminal contra GM en el Distrito Sur de Nueva York, según informaron agencias de noticias sin identificar la fuente de la revelación. Aunque los cargos criminales no son una conclusión inevitable, elevan los riesgos para la automotriz, que ya enfrenta una amplia investigación gubernamental sobre la forma en que manejó el encendido defectuoso en los modelos de autos pequeños que han causado al menos 13 muertes y 33 accidentes.

El Departamento de Justicia podría estar analizando una posible responsabilidad bajo la ley TREAD (Retiro, Rendición de Cuentas, Mejora y Documentación del Transporte, por sus siglas en inglés). Aprobada en 2000, durante la investigación de Ford/Firestone, fue diseñada para castigar a los fabricantes de automóviles que intencionalmente evitaran reportar defectos que pudieran poner vidas en peligro.

El 13 de febrero, GM dijo que retiraría 780,000 unidades de Chevrolet Cobalt y Pontiac G3 fabricados entre 2005-2007. Dos semanas más tarde, la automotriz retiró 842,000 modelos Saturn Ion, Chevrolet HHR, Pontiac Solstice y Saturn Sky. Ninguno de los vehículos en cuestión son fabricados actualmente. Luego de que las quejas de los consumidores comenzaran en 2004, GM descubrió que el interruptor de encendido, en ciertas condiciones, podía pasar del modo 'Drive' al modo 'Auxiliar' o a 'Apagado', lo cual apaga el motor, bloquea las llantas, y desactiva la bolsa de aire y otros equipos de seguridad.

La luna de miel de Mary Barra con su nuevo puesto ha sido corta y para nada dulce. Su prueba de fuego, por otro lado, podría ser larga.

Ahora ve
En las calles de Tokio puedes jugar Mario Kart, pero en la vida real
No te pierdas
×