IBM promete gran premio a inversores

La empresa tiene el compromiso de registrar una ganancia de 20 dólares por acción el año próximo; para ello, IBM deberá de hacer compras estratégicas y eliminar miles de puestos.
ibm  (Foto: Getty)
Kevin Kelleher

Durante años, IBM fue un extraño gigante tecnológico: amado por los inversores a pesar de un lento crecimiento de ingresos. Eso se debía a que la empresa era tan decidida como inteligente acerca de incrementar su cifra de ganancias por acción. Pero a dos años del inicio de la gestión de Ginni Rometty como presidenta ejecutiva, la empresa tiene un doble dilema: sus ingresos se están reduciendo a medida que la empresa enfrenta problemas para cumplir sus ambiciosos objetivos de ganancias por acción.

Las acciones de IBM cayeron 13% el año pasado, mientras que el S&P 500 subió 19% en el mismo periodo. Durante los últimos cuatro años, la firma había superado el desempeño del S&P 500, avanzando 126% frente al 97% del índice de referencia.

IBM está obsesionado con un compromiso hecho en forma de un plan de trabajo: generar 20 dólares en ganancias por acción para 2015. Es un objetivo impresionante, especialmente si consideramos que las ganancias por papel de la empresa en 2012 fueron de solo 1.81 dólares por acción. IBM ha establecido antes objetivos similares: una plan de trabajo anterior prometía 10 dólares por acción para 2010 y llegó a esa cifra un año antes.

Pero esta vez algunos -incluida la propia IBM- se preguntan cómo lo logrará la empresa. En el reporte anual, dado a conocer esta semana, Rometty escribió en una carta a los accionistas que “nuestro desempeño no cumplió con nuestras expectativas”, debido a que tanto los ingresos brutos como los ingresos operativos se redujeron en 2013. Sin embargo, la empresa está decidida a llegar a esos 20 dólares de ganancias por acción de cualquier manera posible.

Algunos analistas han sugerido que la empresa tiene tantas palancas que mover para impulsar las ganancias por acción, como las recompras agresivas y los despidos, que el plan de trabajo ha perdido relevancia. Por ejemplo, IBM superó los pronósticos de ganancias del último trimestre de Wall Street, en gran parte debido a menores impuestos. Este año será ayudado por la venta de 2,300 millones de dólares de su negocio de servidores a Lenovo.

Con todas esas palancas, Wall Street espera que IBM alcance los objetivos. Pero todo eso, mientras se pasa por alto otra línea importante del reporte de ganancias: los ingresos. Los ingresos de IBM se han ido reduciendo en los últimos siete trimestres. Los analistas esperan que la empresa registre una disminución de los ingresos de nuevo a lo largo de 2014.

Los ingresos de IBM provienen de una amplia gama de divisiones, desde el software y el hardware hasta la consultoría y los servicios de externalización de tecnologías de la información (TI). En los últimos dos años, el software ha sido la única división que ha registrado un crecimiento consistente. El segmento más grande, los servicios de TI globales, cayó 4.3% el año pasado. La mayor caída provino de hardware para servidores y almacenamiento: una baja de 18% respecto al año pasado después de haber caído 8% en 2012.

La disminución de los ingresos en hardware ha estado mostrando signos de aceleración, al caer 26% en el cuarto trimestre. Gartner estima que las ventas de servidores a nivel mundial bajaron 6.6% en el trimestre. Incluso dentro de ese mercado en contracción, IBM registró una caída en su participación de mercado de 26.5% desde el 34.5% del trimestre del año anterior.

Motivos

Una buena parte de la reducción de ingresos se produjo en las ventas de hardware a China, que ha restringido las compras de las empresas estadounidenses tras el escándalo de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés). Los ingresos de IBM provenientes de China se redujeron 23% en el último trimestre. Según informes, Rometty realizó una visita de tres días a China el mes pasado para restaurar la confianza en una relación comercial que se remonta a tres décadas atrás.

Rometty tampoco perdió el tiempo en limitar la debilidad en el negocio del hardware. A finales de enero, poco después de que IBM dijo que el hardware había sido un lastre para las ventas totales, la empresa anunció la venta de su negocio de servidores de gama baja a Lenovo por 2,300 millones de dólares, un descuento desde el precio de 4,000 millones de dólares citado la primavera pasada.

IBM también recortará hasta 13,000 de sus 431,000 puestos de trabajo como parte de un plan de reestructuración por 1,000 millones de dólares dirigido a ayudar a la empresa a cumplir con su meta de 20 dólares en ganancias por acción para 2015. La semana pasada, surgieron informes de que IBM recortaría hasta una cuarta parte de sus empleos de hardware, además de los 7,500 trabajadores afectados por la venta de su grupo de servidores de gama baja a Lenovo.

Aunque IBM está recortando su división de hardware, Rometty ha estado pregonando iniciativas que podrían llevar a un crecimiento futuro: computación en nube, big data, aplicaciones móviles, y su sistema de inteligencia artificial Watson. La iniciativa Smarter Planet de la empresa, que combina la tecnología de computación en nube y análisis, subió 20% el año pasado. Los ingresos por servicios basados en la nube se elevaron 69%. Y la semana pasada, Rometty alentó a los desarrolladores a crear aplicaciones impulsadas por Watson.

"Canibalizar"

El impulso hacia nuevas áreas de crecimiento es una reminiscencia del impulso que IBM realizó hace casi una década, para alejarse de las PC —al vender esa división a Lenovo en 2005— y para acercarse más al software y a los servicios de TI. La diferencia esta vez es que, aunque algunas de las áreas que Rometty está impulsando, como el análisis, se ajustan a las fortalezas de IBM, otras como la computación en nube corren el riesgo a "canibalizar" sus negocios centrales de TI y de software con modelos de menor costo.

Considerando todas estas piezas en movimiento, sería comprensible si IBM no cumple su objetivo de 20 dólares de ganancias por acción en 2015. Una de las más poderosas palancas que tiene son las recompras, que han reducido sus acciones en circulación a 1,000 millones de dólares desde 2,300 millones de dólares durante los últimos 20 años. Los 15,000 millones de dólares que la compañía añadió a su arsenal de recompra de acciones a finales del año pasado sin duda le ayudará a apuntalar a la cifra de ganancias por acción, al reducir el denominador.

Artículo relacionado: Google lanza pagos móviles en la nube

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con mayor frecuencia, algunos sugieren que lo que se debe observar es el numerador en la cifra de las ganancias por acción, sobre todo si los ingresos siguen disminuyendo. La compañía tiene 11,000 millones de dólares en efectivo a la mano que podrían ser mejor destinados a compras astutas de pequeñas pero prometedoras empresas de big data, computación en nube, y empresas de inteligencia artificial. Un prominente vendedor en corto sugiere que las grandes recompras de IBM podrían ser una señal de debilidad.

Los despidos, las recompras y la venta de divisiones débiles son movimientos necesarios para una empresa que trata de mantenerse a la vanguardia en un ámbito competitivo como las TI empresariales. Pero estas medidas tienen un límite. Si estás en la tecnología y los inversores no están viendo crecimiento, ellos restarán eso al precio de las acciones. Pese a lo importante que son las ganancias por acción para los inversores, no son tan importantes como el simple precio que el mercado está pagando por una acción.

Ahora ve
La Cumbre de la OMC terminó prácticamente sin acuerdos en Buenos Aires
No te pierdas
×