Calidad de imagen, un reto para Netflix

Los contenidos streaming han topado con la falta de tecnología para atender la alta demanda; ampliar el sistema de servidores será una necesidad mayor a medida que aumenten los usuarios.
tablet netflix  (Foto: Getty)
Peter Suciu

Decenas de miles de espectadores que intentaron sintonizar el final de temporada del exitoso drama criminal de HBO True Detective hace unas semanas podrían haberse quedado sin una conclusión de la compleja trama.

No fue a causa de un corte de cable. Tampoco por un apagón provocado por una disputa entre el servicio de cable con un canal de televisión de paga. Más bien, fue el resultado de tanta gente que trataba de ver el capítulo final en HBO Go; el servicio de streaming del canal.

“Debido al enorme interés en el final de temporada de True Detective, HBO Go fue afectado por una cantidad excesiva de tráfico poco después de las 9 de la noche (hora del este). El problema ya ha sido corregido y el servicio ha vuelto a la normalidad”, dijo HBO en un comunicado.

Se considera que los contenidos de streaming -también llamados Over the Top u OTT por aquellos en la industria- tienen el potencial de irrumpir seriamente en el statu quo del negocio de la televisión por cable. Pero el reciente fracaso de HBO muestra que el drama no está limitado a lo que los espectadores están viendo en la pantalla. Incluso Netflix, que realizó una transición exitosa de un servicio de DVD por correo a ser un proveedor de streaming, ha tenido problemas para asegurar la calidad. Muchos espectadores que esperaban un video tipo Blu-ray, o al menos DVD, reciben una imagen de resolución mucho más baja, especialmente durante las horas pico, donde la demanda es alta.

Nota relacionada: Sony seguirá los pasos de Netflix

“Es un problema inherente al (contenido) OTT”, dijo Greg Ireland, gerente de investigación de mercados de consumo de programas de video de la firma de investigación IDC. “Si esperamos que el mercado OTT se desarrolle y reemplace a la televisión tradicional de paga, entonces la fiabilidad y la calidad se vuelven mucho más importantes”.

Netflix, que está produciendo programación original, como la serie galardonada y aclamada por la crítica House of Cards, recientemente llegó a un acuerdo con Comcast para que sus suscriptores que utilizan el servicio de Comcast reciban una mejor calidad de imagen, en lugar que la imagen de menor calidad resultante del ancho de banda estrangulado. Netflix informó que las velocidades de los clientes de Comcast subieron 11% en febrero respecto al mes anterior, tras cuatro meses consecutivos de descensos.

En otras palabras, Netflix -la compañía de Internet vista como una rival de canales por cable tradicionales, como HBO y Showtime- debe pagar a la compañía de cable para garantizar la calidad de su servicio de streaming. Así, el destino del disruptor y del afectado quedan entrelazados.

“Los fundamentos económicos de esto son complicados”, dijo a Fortune Greg Scoblete, analista de decodificadores y OTT para Digital Tech Consulting. “Netflix ya paga a terceros por el ancho de banda; lo cual es la razón por la que han estado construyendo su propia red de distribución de contenidos para eludir estos cargos. Ellos no necesariamente tienen que pagarle más a un ISP (Proveedor de Servicios de Internet), pero sí tienen que pagar por el ancho de banda en una cierta medida”.

Proveedores de OTT incluido Netflix se han vuelto más adeptos a gestionar el ancho de banda en su extremo, dijo Schoblete. Esto se logra a través de la compresión y del uso de las redes de distribución de contenidos que colocan sus bibliotecas de streaming más cerca de los usuarios finales. “De hecho, con la introducción del nuevo códec de video HEVC, que ofrece casi el doble de la compresión del actual codec AVC utilizado por los proveedores de OTT, serán capaces de exprimir aún más video de las atestadas tuberías”, dijo Schoblete. “Una vez que el hardware HEVC penetre el mercado, el ancho de banda debería ser menos problemático para el contenido de alta definición”.

La pregunta entonces es ¿qué sucederá cuando los televisores 4K o Ultra-HD se vuelvan más populares. Estos equipos pueden mostrar una resolución que es cuatro veces mayor a la actual 1080p (o “Full HD”), pero el origen de ese contenido sigue siendo un obstáculo. El OTT podría ser la solución, pero la cuestión sigue siendo si estas “atestadas tuberías” pueden manejar el aumento de datos que conllevará el contenido de mayor resolución.

Una probable solución podría ser la red de entrega de contenido (CDN, por sus siglas en inglés), que en esencia es un gran sistema distribuido de servidores desplegados en múltiples centros de datos. El objetivo de un CDN es entregar contenido a los usuarios finales en alta velocidad y alta calidad. EdgeCast Networks, que fue recientemente adquirida por Verizon, ofrece este tipo de servicios, y podría ofrecer una solución a la cuestión de la calidad.

Nota relacionada: Netflix será más rápido en Comcast

“Lo que estamos viendo es que el patrón de consumo de contenidos en lo que respecta al OTT ha cambiado de simplemente sentarse delante de una computadora, a un flujo constante de contenido hacia una diversidad de dispositivos”, dijo James Segil, director de mercadotecnia de Verizon Digital Media Services y ex presidente ejecutivo y cofundador de EdgeCast. “Por otra parte, la expectativa de calidad ni siquiera está definida en este punto. Se trata de un objetivo en movimiento, y el contenido que proviene del lado de Internet continúa presionando los límites”.

Segil agregó: “Esto podría proporcionar el almacenamiento en caché y el almacenamiento de contenido que está siendo utilizado y consumido. Éste es el contenido que se almacena localmente en los servidores y es puesto a disposición de los usuarios para que lo descarguen. Esto le permite recorrer una distancia mucho más corta de extremo a extremo. El concepto de almacenamiento en caché también es enorme para hacer que el Internet sea más eficiente”.

Esta estrategia fue utilizada durante la producción de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi, Rusia. Akamai Technologies proporcionó streaming de video en línea de los eventos a NBC Olympics, una división de NBC Sports Group. Akamai transmitirá el contenido 4K en múltiples paneles de televisión en la próxima feria de la National Association of Broadcasters en Las Vegas.

“Tenemos 150,000 servidores desplegados en todo el mundo”, dijo Kurt Michel, director de mercadotecnia de productos para medios digitales de Akamai. “Cabe decir que no estamos haciendo nada especial, así que, entregar video de calidad no es imposible. Ni siquiera es superdifícil proporcionar streaming 4K. Sólo necesitas una arquitectura y una infraestructura instalada. La mayoría de la gente ni siquiera sabe eso, pero nosotros lo vemos como la 'salsa secreta' del negocio-a-negocio tras bambalinas".

En definitiva, debido a que el OTT ahora depende tanto de esa infraestructura —y es probable que dependa más de ella en el futuro— es difícil imaginar cómo podría un servicio de streaming reemplazar al proveedor de televisión por cable tradicional.

“Existe la obsesión por ver que todo ocurre en blanco y negro, y ha habido esta idea de que el OTT dominaría y el cable desaparecería”, dijo Ireland de Fortune a IDC. “En vez de eso, esto en gran medida es una evolución en tonos de grises. El OTT podría ser un reemplazo para una persona, debido a que 10 dólares al mes por Netflix es más barato que 80 dólares por cable. En otros casos, es complementario y podría proporcionar una forma excesiva de ver contenido, así que, se vuelve más complementario; y claramente es así para aquellos que tienen una banda ancha rápida”.

En otras palabras, el futuro del streaming es aumentar, no reemplazar, la televisión por cable convencional.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Netflix ha dicho con frecuencia que no se ven a sí mismos como un reemplazo del cable y que hay una superposición importante entre sus más de 30 millones de suscriptores y los alrededor de 100 millones de hogares con TV paga en Estados Unidos, dijo Scoblete. “Es más preciso ver a Netflix como un HBO o un Showtime que como un reemplazo de raíz de la televisión por cable”.

No es que no existan personas que estén intentando que sea así. “Dicho esto, no hay evidencia de que ‘cortar el cable’ haya comenzado a impactar las suscripciones de cable”, dijo Scoblete. “Así que, hay poco reemplazo ocurriendo entre los expertos en tecnología que pueden sobrevivir sólo con Netflix y YouTube”.

Ahora ve
China y Trump ponen la tensión en la reunión de la OMC en Argentina
No te pierdas
×