Apple y DuPont piden defender patentes

Estas y otras cinco empresas se unieron en EU para fortalecer el respeto a la propiedad intelectual; para las autoridades, un programa de computadora es sólo un medio para la innovación.
apple1  (Foto: Getty)
Roger Parloff

En un gesto que es más notable por el hecho de que alguien pensó siquiera que era necesario, un grupo diverso de siete grandes corporaciones se unieron para decir solamente que, básicamente: las patentes son buenas.

El grupo, que se autodenomina Partnership for American Innovation espera frenar lo que consideran una negatividad y hostilidad exagerada hacia el sistema de patentes en los medios de comunicación, el Congreso y los tribunales.

Los miembros fundadores del grupo son Apple, DuPont, Ford, General Electric, IBM, Microsoft y Pfizer, y su “asesor principal” es el exdirector de la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos, Dave Kappos, que ahora es socio de la firma de abogados Cravath, Swaine & Moore. El grupo espera que más miembros se alisten en los próximos días, según un portavoz.

"Debemos ir más allá de la retórica de que 'el sistema está roto y los trolls están llevando a las empresas hacia un paro total'”, dijo Kappos en un comunicado de prensa, “(y avanzar) hacia una discusión de las mejorías calibradas para el que es, ciertamente, el mejor sistema de patentes que tiene nuestro planeta”.

El mensaje del grupo es increíblemente básico, y no está ligado al apoyo o a la oposición de cualquier proyecto de ley particular sobre la reforma de patentes que esté actualmente en trámite en el Congreso o a ninguno ya emitido que esté siendo analizado por la Corte Suprema de Estados Unidos. Los miembros del grupo simplemente respaldan tres grandes principios:

  • “(1) La economía estadounidense se beneficia de un sistema de patentes sólido que protege la innovación de alta calidad en todos los campos de la tecnología;
  • (2) es fundamental para nuestra economía global que la propiedad intelectual sea respetada por todos los participantes del sistema; y
  • (3) la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos debe ser financiada adecuadamente para procesar de manera eficiente y eficaz las solicitudes de patentes y emitir sólo patentes de alta calidad”.

Aunque la formación del grupo no está vinculada a ningún tema de actualidad, se produce reveladoramente solo tres días después de los argumentos orales de Alice Corp. contra CLS Bank International, un caso de la Corte Suprema de Estados Unidos que plantea la cuestión fundamental de si las invenciones implementadas en computadora como el software son patentables.

En una entrevista con Kappos, la información más específica que pude sonsacarle fue que, al parecer, todos los miembros del nuevo grupo están de acuerdo en que el software es sin duda patentable.

Artículo relacionado: Google y Cisco logran pacto por patentes

“¿Cómo es que los coches pueden estacionarse en paralelo por sí solos hoy en día?”, pregunta retóricamente. “¿Son los sensores? ¿Son las cámaras? No. Eso existía antes. Es el software”.

“En opinión de la asociación”, continúa, “las grandes innovaciones deben ser protegidas. Punto. El software, el firmware, aquello relacionado con la biotecnología, las ciencias físicas, los productos farmacéuticos: las grandes innovaciones son las grandes innovaciones, y deben ser fuertemente incentivadas y protegidas”.

Por el contrario, en el caso Alice, una serie de jóvenes empresas de Silicon Valley, que incluyen a LinkedIn, Netflix, Rackspace, Trulia y Twitter, indicaron a la Corte que “las patentes de software no sirven a la finalidad constitucional del sistema de patentes”.

En su escrito, firmado por el experto en propiedad intelectual, la Escuela de Derecho de Stanford, Mark Lemley, las empresas argumentaron: “Creamos software innovador debido a nuestro deseo de complacer a nuestros clientes y, a pesar de, no gracias a, el sistema de patentes... La innovación ocurre a pesar de las patentes de software, no debido a ellas”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La formación actual de la Partnership for American Innovation, entonces, podría reflejar una frustración similar a la expresada en el escrito de amicus curiae de IBM en el caso CLS Bank, el cual comenzaba con esta queja desde el corazón:

“El software no es una nueva tecnología. Ha existido en varias formas desde hace más de medio siglo. Durante ese tiempo, se ha convertido en uno de los pilares fundamentales de la innovación y del avance tecnológico, y una parte crucial de la economía de nuestra nación. El software es el medio para la innovación en todos los campos, desde la fabricación de automóviles hasta la medicina. El hecho de que la Corte está ahora -en 2014- considerando activamente una cuestión tan básica como si las invenciones implementadas en computadora, como el software son siquiera elegibles para ser protegidas por patente es muy preocupante”, afirma. 

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×