Venta de refrescos pierde gas en México

El impuesto a las bebidas azucaradas y las campañas contra la obesidad han afectado el consumo; los fabricantes están apostando a la comercialización de jugos, tés, lácteos y bebidas energéticas.
Refresco  (Foto: Getty)
Sara Cantera
Ciudad de México (CNNExpansión) -

La venta de refrescos comenzó a entrar en etapa de “deshidratación” en México al ceder terreno a la comercialización de bebidas energéticas, agua embotellada y jugos.

Entre 2007 y 2013, la participación de venta de los refrescos perdió 2 puntos porcentuales, al pasar de 74% a 72%, según datos de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Mientras que el consumo de bebidas energéticas, agua embotellada sin gasificar y jugos ganó participación al pasar de 26% a 28%, en el volumen total de consumo de bebidas en el país durante el periodo referido.

Aunque 7.2 de cada 10 bebidas que se venden en México aún son refrescos, la categoría ha comenzado a mostrar signos de desaceleración en su crecimiento, lo que podría acrecentarse con la entrada de nuevos gravámenes.

Este año entró en vigor un nuevo impuesto de un peso por litro para las bebidas azucaradas, entre las que se encuentran los refrescos.

El consumo de estas bebidas ha disminuido por diversas razones: la situación económica que deja con menos dinero en efectivo a los consumidores; campañas donde se pone en evidencia el contenido de azúcar y sus efectos en la salud; así como el impuesto, explicó el analista de Grupo Financiero Ve por Más José María Flores.

“Se juntó todo. La gente ha migrado a otros productos. Y la mala imagen que se ha creado para los refrescos por el alto contenido de azúcar, ha provocado una intención hacia un consumo más saludable”.

De acuerdo con el INEGI, en 2007 se vendieron 16,342 millones de litros de refrescos contra 5,763 millones de bebidas energéticas, agua embotellada sin gasificar y jugos.

Pero el año pasado se vendieron 20,413 millones de litros de gaseosas, contra 8,086 millones de litros de bebidas con menores calorías.

Comerciantes resienten caída

El presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, Cuauhtémoc Rivera, indicó que en lo que va del año, la venta de refrescos en las tiendas independientes o de barrio ha caído entre 15% y 16%, debido al estancamiento de la economía y al incremento de precio de las bebidas.

“El debate fiscal del año pasado fue muy intenso. Las autoridades no atendieron a la cadena de valor de los azucareros, los cañeros, los embotelladores y los comerciantes de que (el nuevo impuesto) iba afectar más que a ayudar al proceso económico del país”, dijo Rivera.

En las tienditas, los consumidores están optando por versiones más económicas, incluso en el consumo de agua embotellada se ha notado un mayor consumo de marcas genéricas, las cuales son hasta 50% más baratas que las de marca.

“Ha habido un reacomodo del consumo en general. Lo cierto es que las ventas están muy golpeadas”, agregó Rivera.

En México, el consumo de Coca-Cola alcanza 8,313 millones de dólares al año, siendo la marca con 53% de participación en el mercado de bebidas carbonatadas y azucaradas, según la consultora Euromonitor Internacional

En segundo lugar está Pepsi con ventas por 1,804 millones de dólares en 2013; y en tercer lugar Diet Coke con 919 millones de dólares.

Entérate: Coca va por bebidas frías encapsuladas

Los principales fabricantes de refrescos como Coca-Cola FEMSA y Arca Continental han apostado a la comercialización, y compra de empresas, de jugos, tés, bebidas energéticas y vitaminadas, así como productos lácteos.

En 2011, Coca-Cola FEMSA adquirió Grupo Industrias Lácteas en Panamá, un fabricante de productos lácteos, jugos y bebidas refrescantes. Lo que le permitió a la compañía ingresar a la categoría de leche y productos lácteos de valor agregado, uno de los segmentos de mayor crecimiento en Latinoamerica.

El año pasado, Arca Contal obtuvo la participación accionaria mayoritaria de Holding Tonicorp, un fabricante de lácteos en Ecuador que le permitirá expandir sus operaciones en Sudamérica, donde ya comercializa bebidas en Ecuador y Argentina, así como en el de snacks en Ecuador.

La compra de Santa Clara por parte de Jugos del Valle, propiedad de Coca-Cola, también es una operación que busca incrementar la participación de la empresa en el segmento de lácteos donde pueden ampliar la oferta de tamaños y sabores.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Entérate: Santa Clara, el nuevo competidor

“Coca-Cola tiene la capacidad de crear e impulsar sus propias marcas como lo hicieron con el Fuze Te, no tienen que comprar ninguna marca de renombre en esa categoría. Estarían reforzando la parte de jugos y té. La leche tiene más oportunidades incrementar su volumen y buscarán mayor presencia en Jugos del Valle donde todavía los líderes son Jumex, pero están cerca de quitarles el primer lugar”, agregó Flores.

Ahora ve
Los 10 escándalos de empresas en México durante el 2017
No te pierdas
×