Oceanografía, entre la vida y la quiebra

La compañía tenía activos por 24,000 mdp para junio de 2013, además de contratos vigentes con Pemex; los acreedores determinarán si deciden llegar a un acuerdo con la firma o llevarla a la quiebra.
oceanografia  (Foto: Getty)
Karla Rodríguez y Edgar Sigler
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Oceanografía, la prestadora de servicios navieros de Pemex que cayó en desgracia a inicios de este año, presumía de tener activos superiores a 24,000 millones de pesos, de los cuales el 65% corresponden al valor de sus embarcaciones, posesiones que pudieran ayudar a pagar las deudas que contrajo en el caso extremo de ir a la quiebra.

La Procuraduría General de la República (PGR) solicitó a un juez su intervención para declarar el Concurso Mercantil sobre Oceanografía, que previamente había sido intervenida por el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) desde marzo, cuando se dio a conocer un posible fraude por 400 millones de dólares (mdd) contra el banco Banamex y su casa matriz en Estados Unidos, Citigroup.

“Primero, el juez tiene que ver si admite o no a trámite la petición del concurso mercantil, para luego notificarnos y en su caso, iniciar el procedimiento”, explicó la directora del Instituto Federal de Especialistas en Concursos Mercantiles (Ifecom), Gricelda Nieblas.

El juzgado tercero de distrito en materia civil del DF, presidido por el juez Felipe Consuelo Soto -quien llevó de inicio el concurso de Mexicana de Aviación hsta que fue removido en 2012- decidirá si admite a trámite o no la demanda de la PGR.

Nieblas explicó que en el juzgado se determinará si acepta el caso luego de verificar que al menos un tercio de las deudas de Oceanografía ya vencieron (un mes antes de la solicitud del concurso), además de ver si cuenta con los activos en los próximos tres meses para pagar cuando menos el 80% de sus pasivos.

Luego se iniciará un proceso en el cual la firma intentará llegar a un acuerdo con sus acreedores –los primeros en la lista de preferencia de cobro serán los trabajadores de nómina de la empresa– para acordar cómo saldrán del concurso, aunque de no lograrlo, se puede proceder a la venta de activos de la compañía.

Nota relacionada: Oceanografía enciende alarma de bancos

Oceanografía tenía una flota de 76 embarcaciones, según datos del bono que emitió a mediados del año pasado, y la mayor parte de ellos los reportaba como de su propiedad, aunque algunos aún estaban en construcción y se iban a entregar en 2014, como las naves encargadas al astillero holandés De Hoop.

La empresa valuaba su flota en 15,601 millones de pesos (mdp) en junio de 2013, según datos de la compañía que se incluyeron en la presentación del bono que colocaron los intermediarios Pareto Securities y el fondo noruego Norsk Tillitsman.

Los activos de la compañía durante 2010 y 2012, que se encuentran auditados, muestran que su capital aumentó de 14,580 mdp a 22,049 mdp.

El fondo noruego Norks Tillitsman tomó de manera preventiva una de las mayores embarcaciones, el OSA Goliath, como garantía del bono por 160 millones de dólares (mdd) emitido en 2013.

El documento valuaba entonces a la embarcación por sí sola en 245 mdd, cerca de 3,185 millones de pesos, según las estimaciones de Kennedy Marr Limited and Offshore Shipbrokers Ltd.

El Gobierno ha expresado su intención de mantener en operaciones a Oceanografía, que aún tiene 19 contratos vigentes con Pemex por cerca de 8,000 mdp, y algunos vencen hasta 2022.

“(La quiebra) es lo último que se buscaría. Sólo se trata de manejar las cosas de una manera ordenada”, dijo la directora del Ifecom.

Pero la intervención del Gobierno dentro de la compañía sin la mediación del concurso mercantil ahora puede jugar en contra de sus intereses de mantener la compañía a flote, pues el control de parte del SAE no se ha apegado a derecho, explicó un abogado especialista en concursos mercantiles, que habló bajo condición de anonimato.

“Como no se va al concurso mercantil con la voluntad de los administradores de la empresa, sino por una demanda de la PGR, veo difícil que se logre un convenio entre la compañía y sus acreedores. Y más por lo que se ve de que los administradores ya no tienen control sobre la empresa”, explicó la fuente.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El concurso mercantil es una herramienta utilizada por empresas y acreedores, para llegar a un convenio de pago de las deudas, a fin de preservar hasta donde se pueda a la compañ+ia y los empleos que genera.

La PGR tiene bajo arraigo al propietario mayoritario de Oceanografía, Amado Yañez, y ha iniciado investigaciones contra otros directivos de la compañía.

Ahora ve
Oficialismo se queda con más de 300 de los 335 municipios venezolanos en disputa
No te pierdas
×