Google y Facebook apuestan a los drones

Las firmas han hecho compras de firmas de aeronaves no tripuladas para posicionarse en el sector; sin embargo, aún no está claro cuál será la aplicación de la tecnología de drones en el mercado.
drones  (Foto: Cortesía Titan Aerospace/Fortune)
Clay Dillow

Durante algunas semanas del mes pasado, parecía bastante claro: Facebook adquiriría al fabricante de drones impulsados por energía solar de largo alcance Titan Aeroespace y utilizaría su tecnología para ofrecer Internet a las áreas más remotas del mundo. Aparentemente era para cubrirse contra el Proyecto Loon impulsado por globos de Google y contra la posibilidad de que Google, en lugar de Facebook, conecte a “los próximos 1,000 millones de usuarios de Internet”.

Hoy, esa imagen es opaca en el mejor de los casos. Google —no Facebook— comprará Titan Aerospace y Facebook ha adquirido a una stratup de drones de energía solar distinta con sede en Reino Unido llamada Ascenta.

Y, ¿cómo aprovecharán exactamente los dos gigantes de Silicon Valley su nueva tecnología? La respuesta es imprecisa. Lo que está claro es que, aunque el ofrecer conectividad a partes alejadas del globo es ventajoso tanto para Facebook como para Google, la carrera para adquirir tecnología de sistemas aéreos no tripulados (UAS, por sus siglas en inglés) se trata de muchas más cosas.

¿Exactamente cuáles? Bueno, eso es más difícil de discernir.

“Definitivamente, hay que verlo como parte de una estrategia de negocios mucho más amplia”, dice Mark Bünger, director de investigación de Lux Research. “Ambos están apuntando a una superioridad estratégica aquí: Amazon obviamente también está haciendo esto. Creo que tienen muchas ideas sobre para que será importante, pero creo que en este momento a cualquiera le resultaría difícil decir con precisión qué será eso. Dicho de otro modo, no se sabe exactamente para qué servirá, sólo saben que es importante que ellos estén ahí”.

Para Facebook, el incentivo es simple: ponerse al día. Su rival Google ha estado desarrollando medios para proporcionar conectividad de Internet en regiones remotas del mundo desde hace años a través del Proyecto Loon, que utiliza núcleos de Internet suspendidos en globos que vuelan alto para proporcionar banda ancha en zonas de Nueva Zelanda, que están fuera de la red por cable. Facebook no está innovando al introducirse en la tecnología comercializada de drones, dice Bünger, simplemente se pone al día.

“Google ha trabajado en vehículos autónomos, en la adquisición de Nest, y en un montón de otras cosas que son sorprendentes si piensas en ella como en una empresa de motores de búsqueda — lo cual con suerte ya nadie hace”, dice Bünger. Facebook sabe que si quiere permanecer con importante presencia en el emergente Internet de las cosas, tendrá que extenderse más allá del software y hacia el hardware. Los drones son uno de los medios para hacerlo.

Los UAS son también un medio para eludir a los operadores de telefonía móvil, lo cual ha dado algunos problemas a Facebook en algunas partes del mundo en desarrollo, en particular cuando la empresa ha tratado de negociar acuerdos “tasa cero” que permiten a los clientes utilizar algunos de los servicios de Facebook sin que sean contabilizados en sus planes de datos.

Si Facebook sigue adelante con sus ambiciosos planes de conectar a los próximos 1,000 millones de personas a través de drones de Internet de su propiedad, Facebook podría no sólo eludir a las compañías de telefonía móvil que no quieren jugar en equipo, sino además impulsar a esos nuevos usuarios hacia servicios de Facebook como la aplicación de mensajería recientemente adquirida WhatsApp.

Una de las áreas a menudo pasadas por alto donde la tecnología de las UAS realmente podría ser una bendición para Facebook es en los datos que se mueven en la otra dirección. En este momento, Facebook posee montañas de datos sobre sus usuarios, pero relativamente poco sobre las partes del mundo que no están conectadas a Facebook.

Comparativamente, las adquisiciones y acuerdos exclusivos de Google con terceros le proporcionan a esta empresa muchas cosas, desde el rico tesoro de datos geoespaciales que impulsan a Google Maps hasta los hábitos de vida y uso de energía de las personas mediante su tecnología doméstica Nest, lo cual le proporciona un panorama mucho más robusto del mundo y una gama más amplia de servicios que puede proporcionar.

Con una flota de UAS en el cielo, Facebook podría comenzar a reunir sus propios datos registrados geoespaciales, imágenes aéreas, datos de tráfico, datos meteorológicos; información que podría entonces integrar en otros nuevos productos o empresas, así como venderla a las compañías que lo necesitan, al igual que Google y otras compañías amenazan con hacer, por lo menos en lo que respecta a los drones.

“Facebook y Google y esos chicos saben que necesitan un punto de apoyo en este sector”, dice Bünger. “Existen cientos de otras áreas como ésa en las que están teniendo que competir para conseguir un punto de apoyo en la tecnología, y ahora mismo no pueden saber realmente para qué van a usarla. Nadie lo sabe realmente”.

Por 20 millones de dólares, Facebook encontró su entrada hacia el sector de los drones por un tercio de lo que supuestamente iba a pagar por adquirir Titan. Los términos de la compra de Titan por Google aún no han sido divulgados, pero sea cual sea la cifra final, es probable que valga la pena. Las adquisiciones ciertamente han llamado la atención en el resto de la industria de los drones, que ahora consiste en gran parte en empresas pequeñas de propiedad privada que se enfocan en diversas tecnologías rivales en espera de ver cómo las utilizarán los clientes — o tal vez los futuros amos corporativos.

Con el avance de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) y otras autoridades civiles de aviación hacia políticas que permiten la operación de vehículos aéreos no tripulados en el espacio aéreo parece una conclusión inevitable que más adquisiciones de tecnología de drones se produzcan en el futuro, dice Bünger. No son sólo proyectos de adorno, sino piezas necesarias de una cartera tecnológica competitiva.

“Para las empresas, éstas son apuestas estratégicas muy bien colocadas”, dice Bünger acerca de las recientes adquisiciones. “Yo no sé por qué demonios WhatsApp fue valorada como lo fue, no puedo ni siquiera imaginarlo. Pero estas cosas —Oculus Rift; ambas adquisiciones de drones por Facebook y Google; mucha de esta tecnología relacionada tiene que ver con dispositivos utilizables, sistemas robóticos autónomos en tierra, mar y aire; tecnología relacionada con comprimir todos los datos que se obtienen de todas estas cosas-- ésas son las armas que necesitas tener si quieres entrar en las próximas batallas competitivas”.

Ahora ve
“Durante años, él fue mi monstruo”, dice Salma Hayek sobre Harvey Weinstein
No te pierdas
×