Coca-Cola vive división de accionistas

La compañía asegura que un 83% de sus tenedores aprobó el plan para compensar a sus ejecutivos; sin embargo, contando las abstenciones, menos de la mitad de accionistas aprobaron la medida.
coca cola  (Foto: CNN)
Paul Hodgson

Aunque el polémico esquema de compensación en forma de acciones que Coca-Cola estableció para sus ejecutivos fue aparentemente aprobado por una mayoría de accionistas en la junta anual de la compañía celebrada en Atlanta la semana pasada, al parecer fue una aprobación a medias.

Bajo el plan, los directivos de Coca-Cola serán retribuidos generosamente con acciones de la empresa si logran objetivos específicos de desempeño. Los críticos han dicho que el plan podría diluir las participaciones de los accionistas existentes, pero aun así fue aceptado en la reunión anual del gigante de las bebidas.

El conglomerado de Warren Buffett, Berkshire Hathaway, es uno de los mayores tenedores de acciones de Coca-Cola, con una participación accionaria de poco más del 9%. Y el propio Buffett creyó también que el plan de compensación era excesivo, pero en vez de votar en contra del mismo, se abstuvo (una decisión más bien ineficaz).

Otros accionistas con más agallas votaron en contra del plan, entre ellos el inversor institucional Florida State Board of Administration, la firma Wintergreen Advisers (que se ha opuesto al plan retributivo desde que fue propuesto por primera vez el 7 de marzo) y el fondo de pensiones Ontario Teachers' Pension Plan. Otro fondo de pensiones, el California State Teachers Retirement System (CalSTRS), cambió su voto y aprobó el plan unos días antes de la reunión anual.

Nota relacionada: El futuro se acaba para Coca y Pepsi

Los resultados preliminares de la votación, divulgados poco después de la reunión, indican que el esquema compensatorio “Coca-Cola Company 2014 Equity Plan,” como se le llama oficialmente, fue aprobado por el 83% de los “votos emitidos.” Dado que los “votos emitidos” excluyeron los votos de Buffett junto con el resto de las abstenciones, esta cifra parece cuestionable, pues sobrestima significativamente el nivel de aprobación.

De hecho, el conteo oficial de los votos presentado ante la SEC reveló que menos de la mitad de las acciones en circulación votaron a favor del plan (49.77%, para ser exactos), mientras que el resto se opuso, se abstuvo, o simplemente no votó. Coca-Cola tiene 4,400 millones de acciones en circulación, de acuerdo con documentos de la SEC.

En un comunicado, David Winters, CEO de Wintergreen Advisers, LLC, apuntó:

El plan de Coca-Cola no logró ganarse el apoyo de una mayoría de los accionistas, incluyendo su mayor accionista, Berkshire Hathaway. Wintergreen cree que ninguna empresa debería implementar un plan participación de acciones sin el apoyo de una mayoría de sus accionistas, y menos aún una gran empresa como Coca-Cola. Para nosotros queda claro que Coca-Cola no obtuvo el mandato de los accionistas para aplicar íntegramente el plan de participación accionaria de 2014 y exhortamos a la Junta Directiva de Coca-Cola a retirar o reducir el plan. De acuerdo con los documentos de la SEC, al día 20 de febrero Coca-Cola tenía más de 66 millones de acciones disponibles para emisión bajo los planes vigentes de compensación accionaria, planes que creemos le permitirían continuar emitiendo compensaciones accionarias al tiempo que desarrolla un plan más amigable para los accionistas.

Una respuesta razonable a esto sin duda allanaría un camino más ‘amigable’ para los accionistas, sobre todo porque el mayor accionista individual de la compañía desaprobó el plan compensatorio.

¿Qué tiene de malo el citado plan?

Winters había denunciado anteriormente que el plan transfería el valor de los accionistas a la gerencia. Básicamente, con el fin de recompensar a los ejecutivos y a otros empleados de alto rango con acciones (opciones sobre acciones, acciones ligadas a resultados o acciones restringidas) las compañías deben reservar un cierto número de acciones para usarlas como incentivos, y necesitan obtener la aprobación de los accionistas para poder hacerlo. En el caso de Coca-Cola, los accionistas que votaron en contra del plan sentían que la compañía reservaría demasiadas acciones para entregárselas a sus ejecutivos y que, como resultado, los accionistas perderían… un proceso conocido como “dilución.”

El nuevo plan estipula una reserva de 500 millones de acciones, pero ya existían cientos de millones de títulos comprometidos, por lo que el nivel de dilución tendría que incluir también dichas acciones. De hecho, Coca-Cola presentó en la votación una útil fórmula para calcular la dilución (incluyó la fórmula, pero no la respuesta). Se han barajado tantas cifras de dilución que me di a la tarea de usar la fórmula de Coca-Cola para realizar mi propio cálculo y obtuve una cifra de 15.9%. En otras palabras, más de una sexta parte de las acciones de la empresa se reservarán para premiar a sus altos mandos.

Muchos accionistas de Coca-Cola sintieron que el plan de compensación de la compañía era una transferencia de propiedad o titularidad, y votaron en contra suya, o se abstuvieron. Ninguna de las dos principales firmas de asesoría de voto - ISS y Glass Lewis (que es en parte propiedad de Ontario Teachers) - aconsejaron a sus clientes votar en contra del plan, pero muchos lo hicieron de todos modos.

Coca-Cola ofreció una gran cantidad de razones rebuscadas para atenuar esta cifra, pero como quiera que se mire, el 16% de las acciones de la compañía podrían ser usadas para recompensar a los ejecutivos y para nada más.

Coca-Cola no había respondido a una solicitud de comentario cuando se publicó esta nota.

Ahora ve
Emmanuel Macron pone en marcha su plan “Make our planet great again”
No te pierdas
×