La deuda de Pemex, arma para competir

La petrolera mexicana tiene menores costos para financiarse que Petrobras, Ecopetrol, YPF o PDVSA; en el corto plazo puede beneficiarse de mantener el respaldo tácito del Gobierno.
pemex 74 aniversario petroleo 3  (Foto: Cortesía Pemex)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El bajo costo del financiamiento vía emisión de deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex), en comparación con otras petroleras en América Latina, jugará a favor de la paraestatal con la apertura del sector energético a la inversión privada, y permitirá asociaciones con compañías que le ofrezcan mejores oportunidades para capitalizarse a costos competitivos, coincidieron expertos.

La siguiente tabla muestra que Pemex paga el menor rendimiento sobre la deuda con vencimiento a 2020, con 2.4% anual, lo que significa que por cada 1,000 millones de dólares (mdd) que toma en el mercado, paga en intereses 24 millones al año. En comparación un bono de Petrobras, con el mismo vencimiento, paga el 3% anual, es decir, 30 mdd:

Compañía

Rendimiento (%)

Interés anual (mdd)

Exxon

1.6

16

Pemex

2.4

24

Petrobras

3

30

Ecopetrol

4.4

44

YPF

8.8

88

PDVSA

12.75

127.75

Fuente: Comparación de las tasas de rentabilidad de bonos con vencimiento a 20 años con datos del Gerente de Desarrollo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Claudio Zuchovicki.

“Las calificaciones muestran, más que la estabilidad de las empresas, la de los países latinoamericanos. La tasa de una empresa estadounidense como Exxon es menor porque los inversionistas saben que existe una estabilidad para los siguientes 50 años, mientras que en países latinoamericanos las cosas pueden cambiar cada 20 o 10 años”, explicó el gerente de Desarrollo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Claudio Zuchovicki.

El analista considera que la baja tasa de Pemex jugará a favor en la apertura del sector mexicano tanto para conseguir proyectos en México, como invitar a empresas extranjeras a invertir en el país.

“A Pemex habrá que verla en dos vías: cuando vaya solo, donde tendrá la ventaja de que en la Ronda Cero seguro se quedará con campos rentables para invertir; y cuando vaya en asociación, donde tendrá la posibilidad de elegir con quién quiere explotar un proyecto”, explicó el presidente de la consultora especializada en el sector GMEC, Gonzalo Monroy.

La propuesta de leyes secundarias, que se discute en el Senado, prevé que Pemex apruebe o rechace las asociaciones que proponga la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) dentro de los contratos de utilidad o producción compartida.

El analista espera que el rendimiento de los bonos que emita Pemex luego de la apertura se mantenga en niveles similares en el corto plazo, pues la dependencia fiscal con las finanzas del Gobierno se mantendrá en los primeros años, además de que con las asignaciones de la Ronda Cero, la petrolera tendrá a su cargo mantener la producción de crudo de México.

Pemex aporta cerca de 30% del presupuesto del Gobierno al año, y la propuesta de leyes secundarias, si bien pretende que su carga fiscal se reduzca del 79% al 65% en un plazo de 10 años, se espera que los impuestos que generen las compañías privadas en el sector compensen esta disminución, explicó el economista en jefe de Barclays en México, Marco Oviedo.

“La tendencia será a que sea más volátil su costo de financiarse en los mercados, porque ahora su calificación es una cuestión casi ‘cuasisoberana’, pues está ligada a la calificación soberana de México. Pero en el futuro va a depender de su rentabilidad como empresa, por lo que tiene la posibilidad de tener una nota incluso mejor que la del país”.

La iniciativa de legislación secundaria en materia energética del Ejecutivo propone obligar a la paraestatal a responsabilizarse del cumplimiento de sus pasivos sin contar con la garantía del Gobierno.

Pero las emisiones de deuda de Pemex nunca han estado garantizadas de manera explícita por el Gobierno, aunque la paraestatal lo asume como un hecho, así como las calificadoras internacionales, dijo Gonzalo Monroy.

Oviedo advierte que la paraestatal va a requerir de una reforma a su régimen de pensiones para liberar parte de los pasivos que tiene en estos momentos, por lo que quizá requiera del apoyo del Gobierno para lograr la transición a niveles manejables y un sistema de jubilaciones sostenible.

Los pasivos de la petrolera totalizaron 2.2 billones de pesos al cierre del primer trimestre del año, frente a activos de 2.0 billones de pesos. Sólo la partida de “beneficios a empleados” que incluye las pensiones de los trabajadores implican un pasivo de 1.1 billones de pesos.

Ahora ve
“Durante años, él fue mi monstruo”, dice Salma Hayek sobre Harvey Weinstein
No te pierdas
×