JPMorgan, con planes de sucesión: CEO

Jamie Dimon dijo que el banco tiene un proyecto de relevo independientemente del cáncer que padece; de paso, el directivo criticó la política de migración del Gobierno de Barack Obama.
jamie dimon  (Foto: tomada de CNNMoney.com)
NUEVA YORK -

Ni siquiera el cáncer de garganta impidió que Jamie Dimon hablara de dinero... y de la estupidez de Washington.

A pesar de su reciente diagnóstico de cáncer, el CEO y presidente de JPMorgan mostró su característico brío este martes, al presentar los resultados financieros de la firma para el segundo trimestre.

Como jefe del banco más grande de Estados Unidos en términos de activos, a Dimon se le reconoce haber dirigido con éxito el timón a través de la crisis financiera y, más recientemente, a través de un periodo de turbulencia legal. Por tanto, su salud es de gran preocupación para Wall Street.

Dimon habló con franqueza sobre su enfermedad este martes, antes de pasar a discutir los resultados financieros de la empresa. Fue la primera ocasión en que inversores y analistas lo escuchaban desde que la condición de su salud se hizo pública.

“Me siento muy bien. Tengo algunos de los mejores médicos del mundo. Afortunadamente es una enfermedad curable”, dijo Dimon.

Como indicó cuando reveló por primera vez su condición, Dimon confirmó que el cáncer no se ha propagado, y reiteró que su pronóstico es “excelente”.

Dijo que pronto comenzará la radioterapia, y que JPMorgan estará enterada sobre su estatus en unas siete a ocho semanas, una vez que haya finalizado su tratamiento. El directivo afirmó que planea mantenerse “activamente involucrado en el trabajo durante el tratamiento”, pero que se tomará un tiempo para descansar una vez que éste concluya.

“Planeo trabajar, leer, estaré accesible”, dijo a los analistas.

Dimon también hizo todo lo posible para apaciguar las preocupaciones de los inversionistas sobre quién dirigiría el banco si algo le ocurriera. Aseveró que la empresa cuenta con un nutrido conjunto de gerentes talentosos que son plenamente capaces de dirigir la firma.

El CEO agregó que la compañía ya tiene minuciosos planes de sucesión establecidos. “Mi enfermedad no tiene nada que ver con la planificación de la sucesión, podría atropellarme un camión”, dijo en una teleconferencia con periodistas antes de hablar con los analistas.

En esa misma teleconferencia, Dimon mantuvo su bravuconería habitual. Al ser cuestionado por un reportero sobre el reciente aumento de las llamadas “tax inversion” (una práctica para reubicar el domicilio fiscal en el extranjero) en las fusiones y adquisiciones que las utilizan principalmente para evadir impuestos, arremetió contra la política del impuesto de sociedades de Washington.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

También aprovechó la oportunidad para criticar la política de inmigración, que dijo se traduce en una “fuga de cerebros” porque el país envía a los estudiantes talentosos de vuelta a su país de origen. Washington necesita “ser inteligente” sobre estos temas, dijo.

Sin embargo, en medio de su belicosidad, Dimon también mostró un lado más afable el martes. Cuando se le preguntó qué pasó por su mente cuando supo por primera vez de su cáncer, Dimon dio una respuesta franca y sincera. “Yo quería recuperarme. En ese momento en lo único que podía pensar era en mi familia, por mucho que ame a JPMorgan”, dijo.

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×