¿Quién pagará tu subsidio eléctrico?

El Senado se olvidó de definir de dónde saldrán los recursos para este beneficio a los consumidores; analistas dicen que, por cuestiones políticas, el Congreso se niega a tocar subsidios eléctricos.
Luz  (Foto: Getty)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los senadores de la República decidieron mantener el esquema de subsidios generales en materia eléctrica a los sectores residencial y agrícola con el objetivo de no afectar al “98% de los usuarios domésticos” en el país; sin embargo, se olvidaron de especificar de dónde saldrán estos recursos en los próximos años.

Los apoyos gubernamentales llegan a representar entre 50% y 90% del costo real de la tarifa, dependiendo de la zona y el consumo. En los últimos años este beneficio ha rondado entre 85,000 y 100,000 millones de pesos (mdp).

El actual modelo de subsidios a las tarifas se sostiene en parte por el sobrecosto de entre 5% y hasta 11% por el precio de la electricidad que pagan los usuarios industriales y comerciales, expuso Miguel Toro, analista del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC).

El problema es que la nueva legislación establece que, al terminar con el monopolio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en la distribución eléctrica, se fomentará que los consumidores industriales y comerciales -que además de pagar la luz más cara, no reciben ninguna subvención-, puedan acudir a un nuevo mercado mayorista. Este consistiría en un sistema donde compañías privadas que generen electricidad puedan vender sus excedentes a otras a empresas a través de tarifas fijadas por el mercado.

Al liberar a los clientes industriales y comerciales, el Gobierno se quedaría sin una parte del llamado “subsidio cruzado” que le aportan los clientes industriales y comerciales a CFE.

“Esta es la incógnita, porque al momento de que se salgan las empresas, éstas tendrán tarifas competitivas, y alguien va a tener que absorber lo que no aporten del subsidio cruzado, y quizá tenga que hacerlo Hacienda”, expresó Miguel Toro.

Los pecios de la electricidad que generen los privados podrían ser menores a los que ahora oferta CFE, que arrastra tanto ineficiencias de su infraestructura, altos costos por los combustibles que usa, y el propio subsidio que debe absorber de los usuarios residenciales y agrícolas.

Adicionalmente, la paraestatal tendrá el mandato de ser una empresa productiva del Estado, lo que significa que deberá ser competitiva, frente a las empresas de la iniciativa privada, lo que probablemente la lleve a eliminar los subsidios, para cobrar lo que realmente le cuesta generar la electricidad, tal como lo haría cualquier otra compañía en el mercado.

El Gobierno estima que los costos por las ineficiencias de la CFE en la generación eléctrica y por el robo de electricidad (como los llamados diablitos) llegan al 22% de su operación.

El modelo actual de permite que los usuarios residenciales obtengan subsidios de entre 50% y 90% sobre el costo que tiene producirlo para la CFE.

CNNExpansión encontró que un usuario de la colonia Álamos paga 308 pesos bimestrales, gracias a que recibe un subsidio de Gobierno por el 84% del costo de su factura, puesto que el verdadero costo de producción de CFE es de 707.73 pesos; lo que significa que el apoyo fue de 593.19 pesos en un periodo de 62 días.

Para un usuario de la Narvarte que pagó 266 pesos, el apoyo recibido fue del 83% del costo de la factura, y un usuario de la colonia Casco de Santo Tomas paga 205 pesos, gracias a una subvención de 82%.

Motivos políticos

Toro, analista del CIDAC, señala que la principal motivación para mantener el régimen de subsidios generalizados se basa en evitar el costo político de ir hacia esquemas focalizados de apoyos, pues uno de los temas más relevantes para la ciudadanía es justo el costo de la luz.

“El ejemplo de (Vicente) Fox es muy bueno porque la luz subió poco (debido a un acuerdo para aumentar las tarifas en 2002), y le pegó en algo así como 6 puntos en su popularidad”.

El especialista agrega que el subsidio genera que la población piense más en que la tarifa de luz sea menor, en lugar de pedir porque los costos de generación disminuyan, porque al final la ayuda se mantiene con independencia de las ineficiencias de una plantilla laboral extensa, contratos sindicales onerosos, o el propio uso excesivo de los recursos naturales.

Este fin de semana, la Cámara alta aprobó modificaciones al segundo paquete de leyes en materia energética para quitarle la obligación al Poder Ejecutivo de diseñar una estrategia para sustituir “los subsidios generalizados por apoyos focalizados”.

“Se elimina este párrafo para proteger al 98% de los usuarios domésticos que en este país tiene algún grado de subsidio que reduce el monto de la factura de su suministro”, expresó el senador David Penchyna, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), durante la presentación de la reserva de 15 artículos del segundo dictamen de leyes energéticas aprobadas el fin de semana en la Cámara Alta.

El subsidio permite que los hogares que no forman parte de la tarifa de alto consumo (DAC) se vean protegidas de las ineficiencias de la CFE en la generación eléctrica aunque, al ser generalizado, también llega a personas que pueden no necesitarla, expresó por su parte el presidente de la consultora especializada GMEC, Gonzalo Monroy.

“El punto es que no te pases del límite que mide a la tarifa DAC, donde los recibos de luz comienzan a llegar de 2,000 o 3,000 pesos bimestrales. Pero existen hogares donde puedes conectar un Playstation o un refrigerador de vinos, y mantenerte por debajo de la tarifa DAC, y si tienes esos aparatos conectados, entonces no eres tan pobre como para requerir el subsidio”.

Adicionalmente los legisladores mantuvieron otro de los cambios que venían de las modificaciones impulsadas por el Partido Acción Nacional (PAN) en las comisiones unidas para que la Secretaría de Hacienda, la de Energía y la de Desarrollo Social, para que se evalúe la conveniencia de instrumentar programas de apoyos para grupos marginados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La legislación, incluida en el segundo párrafo del artículo 116 de la ley, permitirá que el Gobierno fije tarifas diferentes a las que promulgue la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para los denominados “grupos de Usuarios del Suministro Básico”, que contemplará a los consumidores en condiciones económicas de vulnerabilidad.

La Cámara de Diputados aún debe discutir y aprobar las leyes que pueden pasar en definitiva en los primeros días del siguiente mes.

Ahora ve
Esto es lo que deja el año 2017 en América Latina
No te pierdas
×