Las lecciones económicas de ‘Breaking Bad’

La historia de Walter White revela los aciertos y errores que se cometen al conducir un negocio; la producción ganó por segundo año consecutivo el Emmy a la mejor serie dramática.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La exitosa serie de televisión protagonizada por el antihéroe Walter White se llevó por segundo año consecutivo el Emmy a la mejor serie dramática.

La serie de cinco temporadas relata la vida de White, un profesor de preparatoria con cáncer, y su incursión en el mundo de las metanfetaminas.

Te mostramos tres aspectos económicos sobre la historia creada por Vince Gilligan y lo que significó la producción para Albuquerque, Nuevo México, sede de las locaciones

Las habilidades de Walter White

La primera lección de “Breaking Bad” es que las empresas de alto crecimiento surgen de lugares inesperados, dice el economista Joseph Shumpeter en un artículo publicado en The Economist en septiembre del año pasado.

Walter White usó sus habilidades como químico para revolucionar la descuidada industria de la metanfetamina.

Tres aspectos ayudan a este padre de familia a traducir una idea en un negocio floreciente:

1) Una enorme ambición. White dice que no está en el "negocio de la metanfetamina" o el "negocio de dinero", sino en el “imperio empresarial”.

2) La obsesión por la calidad. El químico se fija estándares muy altos, al grado que prefiere destruir un lote completo de calidad inferior antes que éste ingrese al mercado y se comercializarse bajo su marca: el cristal azul.

3) Asociaciones y alianzas. White forma un equipo con “Jesse Pinkman”, un antiguo alumno suyo que se volvió distribuidor de drogas. ¿Qué le vio? Talento. Además, White cede la distribución del producto a organizaciones locales para concentrarse en la parte de su empresa que da más plusvalía: la fabricación y el control de calidad.

Los vicios

Un eterno problema en los negocios son las rupturas de las relaciones entre socios debido al ego, la avaricia y la paranoia, señala el colaborador de The Economist.

A lo largo de la serie, White y Pinkman tiene enfrentamientos por diferentes causas, y una de ellas es por los distribuidores. Las tensas relaciones entre las compañías y los distribuidores son comunes, dice el experto del medio.

Shumpeter afirma que el mayor fracaso de White es muy común en los negocios: la arrogancia. ¿Por qué? Porque cuanto más éxito tiene, menos vulnerable se siente, cuanto más reglas rompe, más honrado se siente y cuanta más riqueza acumula, más quiere.

El objetivo original por el que entra al negocio es desvirtuado por su ego: “Lo hice por mí. Me gustó. Era bueno en ello. Me sentía vivo”, admite White.

Ganancias de “Walter White”, ¿descabelladas?

Las utilidades por 80 millones de dólares (mdd) que obtuvo “Heisenberg” -el apelativo que White usaba en el mercado de la droga- en menos de un año es un monto muy realista para un capo de la droga de la vida real, según expertos.

"El programa tiene mucho de realidad. Claramente emplean a consultores que saben mucho acerca del negocio", dice Ralph Weisheit, profesor de justicia penal en la universidad estatal de Illinois y autor del libro "Methamphetamine: Its History, Pharmacology and Treatment".

La fortuna de Heisenberg se basa en la premisa de que vende su metanfetamina azul al módico precio de 60 dólares por gramo.

“[60 dólares el gramo] no es en absoluto descabellado, especialmente para la metanfetamina de muy alta calidad. El precio de la metanfetamina varía enormemente de una zona del país a otra, y de un mes a otro, dependiendo de los suministros. Puede pasar de 50 dólares por gramo hasta 150 por gramo. Hace que los precios del petróleo parezcan estables", indica el académico, citado por CNNMoney en una nota de 2013.

La derrama turística

Breaking Bad empezó a filmarse en 2007 en Albuquerque, una ciudad largamente eclipsada por Santa Fe, su vecino más pequeño hacia el norte.

Sin embargo, el éxito de la producción hizo que durante los siguientes años Albuquerque se convirtiera en una estrella y centro de atracción turística, de acuerdo con un reporte de The New York Times.

La producción de la serie dio empleo directo a unas 200 personas, según el director de Operaciones de Albuquerque Studios, Wayne Rauschenberger.

Residentes fueron contratados como extras, y propietarios de viviendas y negocios recibieron pagos de la producción por prestar sus inmuebles.

Uno de los sitios más visitados por los fans es la casa de Walter White, inmueble ubicado en el 3828 de Piermont Drive, y habitado en la vida real por un matrimonio jubilado. De acuerdo con The New York Times, el matrimonio se negó a revelar cuánto dinero recibieron por prestar su casa.

En 2012, la empresa ABQ Trolley empezó a ofrecer un tour en autobús por los principales escenarios que aparecen en la serie. Antes de cada parada, la empresa proyecta escenas filmadas en los espacios a punto de visitar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Algunos empresarios locales temieron que tras el fin de la serie el turismo desaparecería, pero Albuquerque mantiene el interés de los fans gracias a la filmación de “Better Call Saul”, la precuela de Breaking Bad.

Como Breaking Bad, “Better Call Saul” también se filma en Albuquerque Studios, y se prevé su estreno para febrero de 2015.

Ahora ve
En 2018, los smartphones serán 10% más caros en México y te decimos por qué
No te pierdas
×