Que siempre sí: GMéxico admite que fallas causaron desastre

La minera deja de culpar únicamente a la lluvia y reconoce un defecto de construcción en tuberías; las autoridades la declararon culpable la semana pasada y no aceptan el argumento de la lluvia.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La minera Grupo México admitió este lunes que el derrame de sustancias tóxicas del pasado 6 de agosto en el río Bacanuchi, en Sonora, fue provocado por un defecto de construcción en una tubería, a pesar de que previamente culpara únicamente a las lluvias “atípicas” del desastre natural.

Sin embargo, la compañía no asumió la responsabilidad de la falla, pues ahora aseguró que la obra fue hecha por un contratista.

“Reconocemos que, entre otros factores, una causa relevante de estos hechos fue un defecto de construcción en el sello de una tubería del sistema Tinajas 1, que forma parte de las obras en construcción para una nueva planta de proceso de cobre y que fue contratada y encomendada a una firma contratista especializada de la región, denominada TECOVIFESA”, señaló en un desplegado publicado en diarios.

“La precipitación pluvial fue un factor para el incremento del nivel de solución en el represo”, recalcó en otro comunicado enviado este lunes a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), a pesar de que las autoridades federales han negado que las lluvias provocaran el incidente.

La primera versión

El pasado 12 de agosto, en la primera información que difundió Grupo México sobre el derrame de 40,000 metros cúbicos de solución ácida de sulfato de cobre, no dijo nada sobre errores en la construcción.

“Las lluvias atípicas y persistentes que se presentaron en días pasados en la zona noroeste del estado de Sonora y que abarcaron las zonas de Nogales, Agua Prieta y Cananea, afectaron la región provocando daños en estas ciudades y sus alrededores. En el complejo minero de Buenavista del Cobre, una avenida inusual de agua causó derrame en un represo en construcción”.

La segunda versión

Una semana después, el 20 de agosto, la firma de Germán Larrea mencionó desperfectos en el Sistema de Tinajas 1, pero volvió a insistir en que las lluvias provocaron el desastre ambiental.

“Como consecuencia de las lluvias por arriba de la media, durante el mes de julio y los primeros días de agosto en la Región de Cananea, Sonora, se provocó un incremento notable en el volumen de agua y solución ácida de sulfato de cobre, contenida en un represo del nuevo Sistema Tinajas 1, en proceso de construcción por un contratista tercero, y que unos días antes estaba prácticamente vacío”.

El argumento de las lluvias ha sido rebatido por las autoridades federales, las cuales culparon directamente a la empresa por el derrame.

“La responsabilidad del derrame cae en la empresa (…) Fue por un error en una de las tinajas que tienen”, dijo el 26 de agosto el titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Juan José Guerra Abud.

“La responsabilidad es 100% de la empresa. No hubo lluvias como ellos lo habían comentado”, añadió.

Grupo México asegura que siempre ha dicho la verdad y argumenta que ha ido conociendo las causas del accidente por los diagnósticos y opiniones de expertos. Según la empresa, la explicación de las lluvias fue respaldado por la Profepa.

“Una de las causas que pareció, en un primer momento ser determinante, tanto para la empresa como para la Profepa, fue el incremento del nivel de solución en el represo por exceso de agua pluvial”

“Sobre este aspecto y con independencia de que en este momento la información permite establecer que una causa relevante de estos hechos fue un defecto de construcción en el sello de una tubería del sistema Tinajas 1 (…) la precipitación pluvial fue un factor para el incremento del nivel de solución en el represo”, señaló en la información a la Bolsa.

Afirmó este lunes que “no soslayará su compromiso de reparar las afectaciones ambientales provocadas por el derrame de nuestros materiales”.

Posibles sanciones

La empresa podría afrontar una multa de hasta 40 millones de pesos con base en la Ley de Responsabilidad Ambiental; sin embargo representaría un golpe de 0.1% a sus utilidades consolidadas en un año.

Además afronta una demanda penal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), por la que el fin de semana pasado fueron cateadas instalaciones de la minera en Cananea por la Procuraduría General de la República.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Según la Profepa, las sanciones contra quien resulte responsable pueden ser de una multa de hasta 3,000 días de salario mínimo y nueve años de prisión.

CNNExpansión buscó a Grupo México para ampliar la información, pero remitieron al comunicado enviado a la Bolsa.

Ahora ve
El juez Daniel Urrutia reprueba la Ley de Seguridad Interior
No te pierdas
×