La casa de Shrek, ¿en busca de nuevo dueño?

Los rumores de la venta de DreamWorks Animation coinciden con los malos resultados de la productora; la creadora de ‘Cómo entrenar a tu dragón’ podría ser adquirida por la compañía japonesa SoftBank.
dreamworks  (Foto: Getty)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Los próximos estrenos de DreamWorks podrían ser '¿Cómo entrenar a tu banquero?' o 'Los pingüinos de Madagascar, rumbo a Tokio'.

Las acciones de DreamWorks Animation subieron casi un 20% este lunes después de que la prensa diera a conocer que la compañía japonesa SoftBank estaría interesada en comprar al estudio, responsable de las populares películas ‘Shrek’, ‘Madagsacar’, ‘Kung Fu Panda’ y ‘Cómo entrenar a tu dragón’. La noticia fue publicada por primera vez por The Hollywood Reporter este fin de semana.

Representantes de DreamWorks Animation y SoftBank no estuvieron inmediatamente disponibles para hacer comentarios sobre dicha información.

DreamWorks Animation, fundada por Jeffrey Katzenberg, Steven Spielberg y David Geffen, ha sido una pesadilla bursátil este año. Antes del alza del lunes, las acciones habían caído casi 40%.

La compañía ha perdido dinero en sus dos últimos trimestres debido a algunos recientes fiascos en taquilla y flojas ventas de DVD. La cinta ‘Las aventuras de Peabody y Sherman’ fue un fracaso importante esta primavera. En tanto que a ‘Turbo’, una película sobre un caracol ultra veloz, tampoco le fue bien en el verano de 2013.

Aun cuando ‘Cómo entrenar a tu dragón 2’ fue un gran éxito de crítica y ha tenido buena recepción en el extranjero, algunos inversionistas están decepcionados por el hecho de que lo recaudado por la cinta en Estados Unidos fue inferior a lo que ingresó la primera película en 2010.

DreamWorks Animation, que opera de forma independiente al estudio DreamWorks, ha tenido problemas para impresionar a los inversionistas desde que salió a Bolsa hace casi 10 años. A principios de 2010 alcanzó un máximo histórico cercano a 45 dólares, pero ahora cotiza ligeramente por debajo de su precio de oferta pública inicial de 28 dólares. A pesar de la escalada del lunes, la acción ha caído un 26% en 2014.

La industria cinematográfica es un negocio sumamente reñido. Disney, que adquirió a Pixar en 2006, ha tenido a la larga mucho más éxito en taquilla que DreamWorks Animation. Y otras grandes empresas de medios se han ocupado en construir también sus propios estudios de animación.

La cinta ‘La gran aventura Lego’, producida por Warner. Bros., es la tercera película más taquillera de este año. Mientras que los estudios Universal, propiedad de Comcast, se anotaron uno de los mayores éxitos de 2013 con ‘Mi villano favorito 2’.

Por todo ello, tiene sentido que DreamWorks Animation esté expuesta a una oferta de adquisición. Ya no tiene el mismo músculo financiero que la respalde.

Y aquí es donde aparece SoftBank. El conglomerado de tecnología pretende convertirse en un jugador importante en los medios, las telecomunicaciones e Internet en todo el mundo. SoftBank posee una participación de más del 30% en Alibaba, el gigante chino del comercio electrónico que debutó en Bolsa a principios de este mes, y es también el inversor que controla a la compañía estadounidense Sprint, proveedora de servicios inalámbricos.

Pero ¿por qué DreamWorks Animation sería una buena adquisición para SoftBank? La compra de un negocio cinematográfico inevitablemente despertaría comparaciones, y no buenas, como la forma en que Sony ha tenido dificultades con su estudio de cine en fechas recientes.

El acuerdo, sin embargo, le convendría a DreamWorks. La empresa ya no tendría que enfrentar la ira de los accionistas cada trimestre y el estudio no sentiría tanta presión para que cada película sea un gran éxito. ¿Pero qué dirá Jeffrey Katzenberg, CEO de DreamWorks Animation? Acaso prefiera que la compañía permanezca en su situación actual de semi-independencia en lugar de convertirse en una pequeña parte de un enorme imperio mediático.

Y nos guste o no, la concreción de este acuerdo dependen de Katzenberg, pues él posee el 100% de las acciones clase B de DreamWorks Animation, que tienen la mayoría del poder de voto en la empresa.

Así que en última instancia todo dependerá del precio. Disney compró a Pixar por 7,400 millones de dólares. No hay manera de que DreamWorks, que actualmente tiene un valor de mercado de 1,900 millones de dólares, alcance ese monto.

De acuerdo con el artículo de The Hollywood Reporter, SoftBank busca pagar 3,400 millones de dólares. ¿Esperará Katzenberg por algo más cercano a los 4,000 millones de dólares? Ese es el precio que Disney pagó por Marvel, y desembolsó lo mismo por Lucasfilm.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Aún así, 3,400 millones de dólares es mucho más que lo que DreamWorks Animation valía el viernes antes de que SoftBank entrara en la escena... y es posible que no merezca una prima mucho más alta dado su inconsistente historial.

Seamos honestos. Shrek y Burro son graciosísimos, pero no son Iron Man o Luke Skywalker.

Ahora ve
Te decimos qué es la neutralidad en la red y por qué debe importarte
No te pierdas
×