Cerveza artesanal enfrenta mercado negro en Estados Unidos

La elevada demanda de estas bebidas ha generado ventas por parte de distribuidores no autorizados; las ventas ilegales de cerveza artesanal afectan a los productores y cuestan más a los compradores.
cerveza jarra  (Foto: Getty)
Kathryn Vasel
NUEVA YORK -

Tu próxima cerveza especial podría costarte mucho más.
La elevada demanda de cervezas artesanales está creando un mercado negro para algunas marcas de pequeños lotes, y algunos distribuidores no autorizados están vendiendo la bebida de manera clandestina (o en línea) por precios inflados hasta 20 veces por encima del minorista.
“Ya sea que se trate de una cerveza de primera categoría o una con ingredientes nuevos o de temporada, todo el mundo quiere tener en sus manos los lotes exclusivos. La demanda ciertamente existe, y la gente está interviniendo para satisfacer esa necesidad en formas desagradables”, dijo la guía turística cervecera Anne Becerra.
Es común que los cerveceros artesanales liberen lotes pequeños o de edición limitada. La mayor parte del tiempo, es por necesidad.
“Para nosotros, es una cuestión de espacio”, dijo la copropietaria de Russian River Brewing Company, Natalie Cilurzo. “Estamos físicamente limitados a producir una cantidad finita debido a la propiedad, al edificio y, en definitiva, al espacio de los tanques. En algún momento simplemente no hay lugar para poner un tanque más”. Otras veces, son los ingredientes particulares, los costos de producción y procesos prolongados de fermentación los que generan lotes más pequeños.
Pero la escasez crea una demanda que también genera interés, el cual algunos vendedores aprovechan.
Cuando la oferta es limitada y la demanda es fuerte, la especulación de precios es común. Y los fabricantes de cerveza están teniendo dificultades para combatir el mercado negro. “Constantemente estoy descubriendo que nuestra cerveza se vende en lugares en que no debería, a precios increíblemente altos”, dijo Cilurzo. “Ellos se están saliendo con la suya”.
Muchas de estas marcas difíciles de conseguir están siendo vendidas en línea, en las tiendas e incluso en restaurantes a entre 5 y 20 veces el precio inicial. Russian River lanzó una popular cerveza agria estacional que se vende por alrededor de 5 dólares, pero Cilurzo dijo que la ha visto a la venta en línea por 100 dólares o más.
Bill Sysak, embajador de la cerveza artesanal en Stone Brewing Co., dijo que ha visto una edición limitada de su fábrica a la venta en línea por más de 1,000 dólares por botella. Fue vendida originalmente en 2002 por 7.99 dólares, y probablemente no vale el precio inflado. Después de todo, el 95% de todas estas bebidas artesanales están destinadas a ser consumidas de inmediato.
El control de calidad es un gran problema para los fabricantes. La manera y el lugar en que se almacena la bebida puede tener efectos negativos sobre la calidad en sólo cuestión de días. “Es un producto alimenticio y no se necesita mucho para que se eche a perder”, dijo Cilurzo.
Tomme Arthur, cofundador y maestro cervecero de Lost Abbey, introdujo una versión de cereza de su popular cerveza Cable Car en 2012 y la vendió por 45 dólares por botella de 750 mililitros. Se hicieron tan sólo 80 envases, y dijo que ahora estaban siendo comercializados por 800 dólares en el mercado negro.
El mercado negro también significa que alguien más se está beneficiando del dinero y del arduo trabajo de una cervecería, y podría dañar la reputación de una marca. “Las cervecerías que producen estas cervezas especiales tienen costos que incluyen el alcohol y las licencias comerciales, el pago de impuestos sobre la venta y la propiedad, y costos de producción, sin registrar ningún ingreso adicional de estas ventas del mercado negro”, dijo Sysak.
La especulación de precios ha dejado un mal sabor de boca entre la comunidad cervecera, pero también hay implicaciones legales. Cada estado tiene sus propias regulaciones de alcohol, al igual que las compañías de transporte marítimo. Los cerveceros necesitan las licencias y los permisos necesarios para vender y distribuir sus productos. “Cuestan dinero y pagamos mucho en impuestos. No hay reglas acerca de cómo proceder sobre la venta en un garaje”, dijo Arthur.
Pero los vendedores sin escrúpulos se vuelven creativos. Al publicar una oferta en línea, sólo describen la botella y la etiqueta y no mencionan el alcohol que contiene. eBay ha tomado medidas enérgicas contra estas ventas, pero como dijo Becerra, “donde hay voluntad, hay un camino. Ellos encuentran otros sitios. Se está volviendo ridículo”.
Los precios inflados también han sido encontrados en los estantes minoristas y en los restaurantes. “No es una buena manera de construir tu marca”, dijo Cilurzo. “Nuestro precio recomendado de venta puede ser de 5 dólares, y sin embargo, lo vemos en una tienda de licores que lo contrabandeó, y lo coloca en la estantería por 25 dólares. El consumidor no entiende que no tenemos nada que ver con eso”.

Ahora ve
Los jugadores extranjeros son mayoría en la final del futbol mexicano
No te pierdas
×