RadioShack, atorada en los ochenta

La cadena de tiendas tiene un problema para atraer a nuevos compradores, dice Paul La Monica; su única opción es enfocarse en el mercado de nostálgicos que amen la vieja tecnología.
radioshack  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El cantante Weird Al Yankovic es más conocido ahora que en la década de 1980. Y se lo debe al fenómeno del siglo 21 conocido como YouTube. Así que tiene sentido que RadioShack, otro ícono de los años ochenta, esté usando a Weird Al en sus anuncios de televisión navideños.

El problema es que la empresa no está disfrutando de la misma clase de renacimiento que vive el rey de las parodias de la música pop.

La compañía tiene un futuro incierto. Sus acciones, muy apropiadamente, cotizan en los ochenta… centavos, no dólares. El minorista de artículos electrónicos tiene una valoración de apenas 85.5 millones de dólares.

Uno podría comprar toda la cadena de tiendas con las ganancias del premio gordo de Powerball y todavía sobraría dinero.

Aun así, RadioShack está haciendo todo lo posible para atraer compradores durante la crucial temporada navideña. La compañía abrirá la mayoría de sus tiendas el jueves Día de Acción de Gracias a las 8 am. También ofrecerá ofertas para los compradores en línea desde la noche del miércoles.

Además, tendrá descuentos en artículos populares como los audífonos Beats (propiedad de Apple) y el teléfono Galaxy S5 de Samsung. Puedes incluso comprar allí un drone o una impresora 3-D.

Pero cuando visité la recién remodelada tienda concepto en West Village de Manhattan, a finales de septiembre, para revisar sus precios navideños, me llamó la atención lo anticuada que parecía mucha de la mercancía.

Mi yo de los ochenta habría estado feliz de encontrar un juguete Lamborghini o un robot Rock 'Em Sock' Em bajo el árbol de Navidad. Personalmente me encantó la década de los ochenta.

Pero no estoy seguro de que eso realmente atraiga a los consumidores en el 2014.

RadioShack se encuentra en una posición difícil. No vende nada especial que no puedas conseguir en un Best Buy, Staples o Walmart. O en Internet en Amazon.

La única forma en que puede superar a la competencia es ofrecer precios mucho más bajos que la competencia, algo que una empresa deficitaria y endeudada no puede permitirse.

Y eso nos lleva de nuevo a Weird Al. RadioShack puede diferenciarse con una campaña de marketing que apele a los de mi generación, a los nacidos en la generación X  como yo que sentimos nostalgia por nuestra juventud.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La publicidad con temática de los 80 es divertida. Pero los comerciales también son tristes. Ellos sólo te recuerdan el hecho de que la empresa era grande hace 30 años y ahora está en peligro de extinción.

Así que a menos que los fans de Weird Al de todas las edades acudan a las tiendas para comprar drones y teléfonos en esta Navidad, RadioShack continuará siendo un trozo de carbón para los inversionistas.

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×