3 cosas que Wall Street no quiere que sepas

Hay algunas verdades sobre el mercado que los operadores jamás confesarán a los inversores; pese a los dichos, a veces los títulos no son confiables y la diversificación suele no ser lo mejor.
wall street  (Foto: CNN)
Jeremy Bowman*

Los inversores individuales pueden vérselas difíciles al tratar de competir contra Wall Street, y ciertamente no hay escasez de noticias para hacerte escéptico acerca de las inversiones.
A principios de este año, el famoso autor Michael Lewis afirmó que los operadores de alta frecuencia están superando a los inversionistas regulares en las operaciones, y esencialmente están tomando ventaja de arbitrajes en cuestión de milisegundos.
Los bancos de Wall Street han sido multados muchas veces por defraudar a sus clientes, y gran parte de la crisis financiera puede atribuirse a los grandes bancos que apostaron en contra de sus clientes, y al reempaquetamiento de bonos hipotecarios defectuosos como deuda calificada como 'AAA'. Con esto en mente, echemos un vistazo a tres cosas que Wall Street no te dirá acerca de las inversiones.

1. 'Mantener' a menudo significa 'vender'

Citigroup fue recientemente multada con 15 millones de dólares -esencialmente el equivalente a una multa de 50 dólares por estacionarse mal para el gigante de la banca- por etiquetar algunas acciones como “mantener”, mientras dijo a un grupo aparte de clientes que eran una “posición corta”. El analista en cuestión había identificado al menos seis acciones como posiciones cortas para clientes adinerados en las “cenas de ideas” en Citibank a pesar de investigaciones publicadas que llamaban a mantenerlas.
Según la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), los analistas de investigación a menudo tienen que certificar que sus recomendaciones sobre acciones provienen de sus propias creencias honestas y personales. Sin embargo, esto puede crear problemas para los bancos, que a menudo tienen que “crear mercados”; es decir, encontrar compradores y vendedores para ciertos valores. Por otra parte, la necesidad de complacer a clientes importantes con acceso a distinta información también crea esta discrepancia.
Parte del problema es que los grandes bancos no quieren ofender a las mismas empresas que a menudo son sus clientes o posibles clientes en la división de banca de inversión. Mantener no siempre significa vender, pero examinar si un banco ha hecho alguna suscripción para una empresa podría indicar que una recomendación de mantener es realmente más cercana a vender.

2. Mucho de lo que estamos diciendo es sólo ruido

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Al igual que el significado disfrazado de 'mantener', a Wall Street también le gusta lanzar jergas y otros conceptos que hacen que la inversión parezca más difícil de lo que debería ser. Gran parte de esta terminología esotérica se refiere al análisis técnico, una herramienta que se utiliza para la inversión, que divorcia el valor de una acción de cualquier hecho acerca de la empresa, y en vez de ello, observa estrictamente la gráfica de la acción.
Un artículo reciente en Investors Business Daily, por ejemplo, describe a Chipotle como con una base de doble fondo, y Dunkin 'Brands como alcanzando un agarre, explicando que un agarre implica un “ligero descenso en una base. Debe ejecutarse al menos durante cinco sesiones, y lo ideal es que tenga un volumen suave”. Los promedios móviles también son un tema popular entre los analistas técnicos.
El problema con el análisis técnico, además de que su lenguaje suena ridículo, es que no hay una definición real del mismo, y hay pocas pruebas de que en realidad funcione de manera consistente. Finalmente, nubla los juicios del análisis fundamental, que se basa en resultados financieros reales y en un análisis más racional.
Del mismo modo, conceptos como la diversificación también luce sobrevalorada en un examen más detenido. La táctica de diversificar las inversiones a través de diferentes clases de activos ha demostrado reducir el riesgo; pero también limita las recompensas. Warren Buffett, por ejemplo, el inversor más exitoso del mundo, rechaza esa estrategia, e invierte la mayor parte del dinero de Berkshire Hathaway en acciones financieras y bienes de consumo.
El empresario multimillonario Mark Cuban, dijo también que la diversificación es “para idiotas”, y aconsejó a los inversores “hacer su tarea y lanzar sus mejores apuestas”. La declaración subraya un problema importante con la diversificación para los inversores individuales, que es que los aleja de su base de conocimientos.

3. La mitad de nosotros (y también tú) debemos estar equivocados

Cada operación tiene un ganador y un perdedor. Aunque las ventanas de jubilación, los perfiles de riesgo y otras diferencias pueden volver beneficiosas las operaciones para ambas partes de la transacción, en términos generales, una acción o bien tendrá un desempeño superior al del mercado o inferior al del mercado. Esa es la naturaleza de los mercados, después de todo. Se ajustan a la percepción. Si todos los inversores piensan que una determinada acción debe ser comprada, entonces el precio debe subir hasta el punto en que llega al equilibrio, y hay un debate balanceado sobre su futura dirección.
La Regla Volcker, que entrará en vigor el próximo año, está diseñada para restringir operaciones por cuenta propia de los bancos y, por lo tanto, apostar en contra de los clientes; pero el sencillo consejo de inversión sigue siendo el más fuerte para aquellos que desean escapar de las comisiones de Wall Street.
La adopción de una estrategia de inversión de mantener y comprar utilizando fondos indizados y reinvertir los dividendos es una de las mejores maneras de asegurar la acumulación de riqueza a largo plazo. Buffett mismo incluso pidió a sus herederos que coloquen el 90% de su dinero en efectivo en un fondo indizado de bajo costo que sigue al S&P 500. Más adelante, explicó:
“Creo que los resultados a largo plazo de esta política en el fideicomiso serán superiores a los alcanzados por la mayoría de los inversores -ya sean fondos de pensiones, instituciones o individuos-, que emplean a administradores que cobran altos honorarios. Tanto los individuos como las instituciones serán constantemente instados a ser activos por aquellos que se benefician de dar consejos o efectuar transacciones. Los costos friccionales resultantes podrían ser enormes y, para los inversores en su conjunto, carentes de beneficio. Así que, ignora las habladurías, mantén tus costos mínimos, e invierte en acciones como lo harías en una granja”.
No podría estar más de acuerdo.

Ahora ve
Ante amenaza de invasión de Trump, Maduro ordena ejercicios militares
No te pierdas
×