ICA, ¿sus medidas más contraproducentes que benéficas?

La constructora ha tenido que vender activos para financiar sus operaciones o pagar algunas deudas; el problema es que puede reducir adeudos, pero afecta sus posibilidades de cubrir bonos en dólares.
ica constructora  (Foto: Tomada de ica.com.mx)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

En las últimas semanas la mayor constructora del país, Empresas ICA, ha tenido que vender, ya sea voluntaria o forzosamente, algunos de sus múltiples activos para financiar sus operaciones o para pagar algunas de sus múltiples deudas.

La compañía, por ejemplo, vendió por 1,240 millones de pesos (72.1 millones de dólares) el interés de 49% que tenía en la empresa de manejo de desechos ambientales Proactiva Medio Ambiente México a finales de diciembre a su socio en esa compañía, la empresa administradora de fondos de inversión, Promecap.

También, dos de sus bancos, Santander (México) y Deutsche Securities, vendieron en el último mes un interés cercano a 16% en la empresa administradora de terminales aérea, Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA), que era propiedad de ICA al ejecutar las garantías que les ofreció la compañía constructora en varios instrumentos derivados.

Los bancos obtuvieron cerca de 270 millones de dólares con esa venta forzosa, que les permitió cancelar adeudos que tenía ICA. Con esas transacciones, la constructora, con sede en la Ciudad de México, ha dado algunos indicios de lo que podrá constituir la estrategia de reestructuración de sus deudas que presentará en breve a sus acreedores luego que a finales de diciembre anunció que no pagará sus obligaciones financieras --al menos en los términos originalmente pactados-- a fin de mantener sus operaciones a flote.

Para algunos es obvio que ICA, como ya hizo en el pasado, podría seguir vendiendo algunos de sus diversos activos, como son las participaciones que tiene en múltiples autopistas, en empresas de tratamiento de agua, en constructoras foráneas o incluso la participación restante y de control que mantiene en OMA de 17.2%, para reducir sus adeudos.

El problema con esta estrategia es que si bien la constructora podría así obtener recursos para bajar el monto de sus obligaciones, la medida podría resultar, al final del día, más contraproducente que benéfica.

Con la venta de algunos activos, ICA dejaría de contar con los flujos de efectivo que esos proyectos generan y que la empresa requiere para hacer frente a sus deudas, principalmente los tres bonos denominados en dólares que tiene y que representan un monto total de 1,350 millones de dólares, o de cerca de 25,000 millones de pesos.

De hecho, esas tres obligaciones, que vencen en 2017, 2021 y 2024 y que representan cerca de 40% de las obligaciones totales de la empresa, son quizás las deudas que ICA buscará reestructurar con sus tenedores.

El resto de los adeudos están, casi en su mayoría, vinculados a la evolución de los proyectos específicos que esos préstamos ayudaron a financiar. Así, el pago de esas deudas está casi garantizado.

A medida que las obras entren en operación o maduren, los créditos serán cubiertos por los flujos que generen los proyectos mismos. "Realmente donde está el problema es con estos tenedores de deuda, quienes son con los que tendría ICA que sentarse a negociar", dijo Marco Medina, analista de ICA con el banco Ve por Más (BX+), en una entrevista telefónica. Con las otras deudas, "los flujos van pagando esos créditos".

ICA así enfrenta un dilema, ya que si bien podría reducir el monto de sus adeudos con ventas de activos, estaría al mismo tiempo lastimando sus posibilidades de cubrir sus bonos denominados en dólares.

Incluso, la venta forzada de parte del interés que la empresa tenía en OMA fue vista por algunos como un descalabro para la constructora porque con ello, a pesar de haber cancelado adeudos, perdió casi la mitad de los flujos que la administradora de terminales aéreas le generaba.

La venta perjudicó "mucho a la empresa, ya que OMA es el negocio que más le genera valor a la emisora, sin embargo, no les quedó otra opción", escribió Intercam Banco en un reporte cuando Deutsche Securities ejecutó la garantía a inicios de este mes.

Deudas de corto plazo

ICA, por otra parte, también enfrenta cerca de 5,000 millones de pesos en deudas de corto plazo que la compañía asumió para financiar sus operaciones ante el retraso en los pagos que le adeuda el gobierno y diversas de sus dependencia.

Esta falta de pago, combinado con la caída en los montos de los proyectos por ejecutar de ICA, explica en buena medida la razón por la que la constructora enfrenta la peor crisis financiera de su historia.

Como otras constructoras, ICA tiene hoy menos obras por ejecutar luego que la caída de los precios del petróleo forzaron al gobierno a cancelar diversos proyectos de infraestructura en los que la constructora tenía planeado participar, como fue el caso del tren de alta velocidad entre las ciudades de México y Querétaro, o el tren trans-peninsular, que recorrería la parte norte de la Península de Yucatán.

La devaluación del peso de cerca de 30% en los últimos 18 meses también vino a complicar la situación financiera de ICA, al incrementar el peso de sus adeudos en dólares.

La constructora al parecer no cubrió de forma anticipada las posibles pérdidas cambiarias que podría tener en esos endeudamientos si el peso perdía valor contra el dólar, como ha finalmente ocurrido desde finales de 2014.

Finalmente, algunos analistas atribuyen los problemas de ICA a una administración de crecimiento apalancada y agresiva, que hoy la ha dejado en una posición vulnerable.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Claro que la empresa, con los múltiples activos que tiene buscará en breve sentarse a negociar con sus acreedores a fin de ver si es posible convencerlos de extender las fechas de vencimiento de sus adeudos, principalmente de sus bonos en dólares, o de reducir las tasas de interés que paga sobre esas obligaciones. La empresa incluso muy probablemente también buscará ver si sus acreedores aceptan convertir parte de esas deudas en acciones de la compañía.

Para ello, ICA muy probablemente resalte en sus negociaciones la lista de activos que tiene y que podrán dar cierta seguridad a sus acreedores que pagará sus obligaciones si los vencimientos de estos se extienden en el tiempo, si se reducen las tasas de interés que paga sobre ellos e incluso si se baja el monto de esas obligaciones.

Ahora ve
Organización capta el trato cruel que reciben las vacas en una granja de Florida
No te pierdas
×