Carmina Abad Sánchez

Vicepresidenta de Operación y Negocios de MetLife México, 47 años.
Carmina Abad Sánchez  (Foto: Gilberto Contreras)

Carmina Abad, quien ocupa el lugar 14 del ranking Las mujeres más poderosas de México , tiene un mes en su nuevo cargo, desde donde controla todo el negocio de seguros a gobierno y privados, llegando al 100% de las primas emitidas por MetLife (29,800 MDP).

Ésta es su tercera promoción, luego de ser  la primera vicepresidenta fuera de EU.

Hoy reporta la mayor utilidad neta del sistema, los menores costos y crecimiento en primas de 11% anual.

En el ranking, Abad Sánchez está después de Katia Calderón Brown, presidenta y directora general de GMAC mexicana.

En el 15 está Ana María Olabuenaga, presidenta y directora general de Olabuenaga Chemistri.


PASIÓN POR LOS RIESGOS


Adicta a la adrenalina, Carmina Abad asume con gusto cualquier riesgo. Bucea donde muchos no se atreven, adora los deportes extremos y tiene todo listo para, en plena crisis global, comenzar la diversificación hacia el sector privado de los negocios de MetLife. En los últimos cinco años la empresa de seguros consolidó su liderazgo en la industria gracias a sus operaciones justo en el otro lado de la moneda: el sector público.

El reto no es menor. Desde la vicepresidencia de Operación y Negocios de MetLife, cargo que asumió en marzo, Abad está al frente de la gestión de todo el negocio de esta empresa estadounidense en México; es responsable de 100% de las utilidades y 75% del personal. Desde esa posición, Abad tiene que generar en 2009 utilidades por arriba de 3,000 millones de pesos (mdp) en el sector público, y 163 mdp en el privado. Pero no sólo eso. Tiene como meta lograr que, en 2012, las ventas al sector privado representen entre 25 y 30% de los ingresos de la compañía. Nadará en aguas que no domina la empresa, y donde se mueven con agilidad las gigantes GNP, AXA y BBVA-Bancomer.

quote-carmina.gif

Carmina Abad ya tiene un plan. Mientras en el sector público trabajará para fortalecer la presencia regional de MetLife, en el negocio privado se abocará a la asesoría y el soporte a empresas.

Ella tiene 18 años en el sector de los seguros, casi todos en la misma compañía (aunque con fusiones y adquisiciones de por medio), y logró tres ascensos en los últimos cuatro años. “Es una mujer con carisma, inteligente, audaz y muy responsable”, dice Dolores Armenta, directora de Seguros de Personas, en la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros.

Tan sólo en 2007, las áreas bajo su liderazgo generaron 24,000 mdp, 90% de los ingresos totales de MetLife, además de consolidarse como el mayor proveedor de coberturas institucionales e individuales de los servidores públicos en todos los órdenes de gobierno, con 3.5 millones de asegurados en el sector.

Desde diversas trincheras dentro de MetLife, Carmina Abad también ha sido responsable de la conformación de un área de licitaciones que logró adjudicaciones por más de 2,800 mdp, y de crecer el negocio en el sector público, con la generación de primas por más de 13,000 mdp.

Una de sus fortalezas como líder es “su capacidad para entender la parte humana (de los negocios) y no perderla de vista”, describe un ex colaborador suyo, Roberto Varela. Se conocieron cuando ella lideraba el proceso de integración de la Aseguradora Hidalgo a MetLife, entre 2002 y 2005. Varela, quien actualmente es subdirector de Proyectos del área de Relaciones Industria y Gobierno, recuerda que en 2003 ella decidió hacer retroactivos algunos seguros por incapacidad permanente que significaron un alto costo para la empresa. Su idea fue proteger a aquellas personas con lesiones graves, que pierden el seguro antes de recuperarse por completo. Esa modificación amparó “más de 300 pólizas”, dice Varela. “Costó mucho dinero, pero esa decisión de Carmina dejó claro que a la compañía le importa la gente, y mucho”.

Carmina Abad se describe como una persona inquieta, justa y muy directa, “algo que, como todo, puede ser virtud o defecto”. Advierte que hablar de logros personales es complicado. “No creo en llaneros solitarios; todo logro implica siempre un buen trabajo de equipo”. El suyo tiene 900 integrantes.

Cuando estuvo en la vicepresidencia de Negocios con Gobierno, Institucional y Planeación Estratégica, MetLife se consolidó como la número uno en su sector, con una participación de mercado en 2008 de 15.21% en todos los ramos y superior a 30% en el área de Seguros de Vida.

Ahora, como vicepresidenta de Operación y Negocios, es responsable de todas las dimensiones de gestión de negocio, incluido Servicio a Clientes, Sistemas, Área Técnica, Relaciones Gubernamentales e Industria y Marketing. Además, coordina los proyectos internos de inclusión de mujeres en la empresa, y confiesa que sólo una vez ha sentido el ‘peso’ de ser mujer. “Más que un problema fue una sorpresa. Siempre pensé que el machismo era mexicano, pero cuando llegué a España, en 2000, me di cuenta que los españoles lo trajeron junto con los caballos”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El sueño de su vida es manejar las operaciones de la aseguradora en algún otro país: “Tomas un riesgo enorme pero también te llevas todos los créditos”, explica la ejecutiva que se da gusto con el buceo, los deportes extremos y las cuatrimotos.

El riesgo forma parte de nuestro ADN en este negocio, comenta Carmina Abad, que estaría dispuesta a irse a prácticamente cualquier lugar del mundo a donde la enviara MetLife. “Nada me ata, me gustan las aventuras y descubrir cosas nuevas. Adoro la adrenalina, afuera y adentro de los negocios”.

Ahora ve
México, EU y Colombia dialogan para combatir en conjunto el consumo de drogas
No te pierdas
×