Recorte de tasas, arma de dos filos

La inflación en México se mantiene por arriba de 6% y la tasa de corto plazo se espera baje a 5.25%; Banco de México considera ahora como mayor riesgo la recesión y confía en una baja en precios.
volatilidad_precios_grafica  (Foto: Archivo)
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La recesión en el país se ha agravado a un nivel que Banco de México (Banxico) ha sopesado más el daño económico, que el aumento de los precios, por lo que el mercado espera una nueva baja en las tasas de interés el próximo viernes, lo que podría llevar a que en el corto plazo se registraran rendimientos negativos para más ahorradores. Si el banco central decide reducir la tasa de interés interbancaria a un día a 5.25% desde el actual 6%, como espera el consenso de los analistas, el rendimiento sería negativo debido a que la inflación alcanzó un nivel de 6.17% en abril pasado.

Pese a que la inflación se ha mantenido por arriba de 6% en lo que va del año, Banxico ha recortado en cuatro ocasiones consecutivas su tasa de interés de corto plazo de 8.25, a 6.0%, debido a que las proyecciones más optimistas sobre la economía mexicana hablan de una contracción de 4%, mientras que las más pesimistas de 5.5%.

Banco de México anunciará el viernes 15 su decisión de política monetaria para los próximos 30 días.

La política monetaria del banco central se ha visto más flexible en línea con otros bancos centrales que han bajado tasas de interés para impulsar sus debilitadas economías, como la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed, por sus siglas en inglés), cuya tasa se encuentra entre 0.0 y 0.25%.

"El problema que esto representa es que si bien se puede inducir con ello un mayor deseo de endeudamiento y un mayor consumo, lo que podría ayudar a la reactivación de la economía; por otro lado se reduce el incentivo al ahorro y se pone en riesgo la estabilidad de la economía", dijo el analista de Scotiabank, Mario Correa.

Este riesgo se eleva si la inflación se mantiene elevada, aunque el promedio de los analistas espera que al cierre del año se ubique en alrededor de 4.38%, pero se ha revisado al alza en los últimos tres meses, según la encuesta de expectativas del Banco de México a analistas económicos del sector privado.

"Hay que considerar que las tasas reales son muy bajas cuando hay una economía deprimida, y los analistas prevén una inflación menor para 2010 (3.80%)", dijo Rafael Camarena, analista de Santander, al destacar que el ahorro es un proceso de largo plazo.

Para Scotiabank los riesgos de un mayor daño a la economía se ven en el mediano plazo, porque si bien las tasas de corto plazo podrían seguir bajando, las de largo plazo pueden subir mientras la inflación no se controle.

Esto tendría un efecto negativo para las empresas, que aún mantienen problemas para financiarse.

Adicionalmente para los siguientes meses y años Estados Unidos tendrá que salir en algún momento a los mercados para financiar su enorme déficit fiscal al que ha llegado por los rescates a su sector financiero y sus programas fiscales de impulso económico.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El Gobierno mexicano logró este año coberturas para alcanzar los ingresos esperados aún si el petróleo ha reducido su precio, pero para 2010 esas coberturas no existen, por lo que financiar el déficit fiscal también requerirá de otros instrumentos como las tarifas y precios de servicios públicos, que de aumentar presionarán la inflación.

"Así, el riesgo de mediano y largo plazo está en aumento", dijo Correa.

Ahora ve
Opositor Antonio Ledezma escapa de arresto domiciliario y sale de Venezuela
No te pierdas
×