Fiebre mundial de la infraestructura

Varios gobiernos del mundo le apuestan a la infraestructura para salir de la crisis económica; Estados Unidos, China y Latinoamérica ya anunciaron sus próximas inversiones.
Infraestructura  (Foto: Oliver León / Ilustración)
Marisol Rueda

Las ideas del economista inglés John Maynard Keynes volvieron a los escritorios de los ministros de Finanzas. Varios gobiernos del mundo han anunciado para 2009 un agresivo gasto en el sector de infraestructura. "Una de las formas en la que los gobiernos salen de una crisis es justamente a través de la inversión en infraestructura", afirma Carlos González, subdirector de Análisis y Estrategia Bursátil de Ixe Grupo Financiero. Además de las bondades que provoca en la economía, la infraestructura posibilita que las empresas hagan más eficientes sus procesos y reduzcan costos. "Esto ayuda a un país a ser mucho más competitivo", explica González.

Para este año, se estima que las inversiones como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) mundial suban de 2.2%, en 2008, a 2.9% en 2009, según datos de la firma estadounidense de estrategia en infraestructura CG/LA Infraestructure.

Históricamente, muchos países han salido de profundas recesiones a través de su gasto en infraestructura. Fue el caso de Estados Unidos en la crisis de 1929, y 2009 no será la excepción. El presidente Barack Obama llegó a la Casa Blanca con un ambicioso paquete de recuperación económica de 825,000 millones de dólares (mdd) que prevé un fuerte gasto en infraestructura. Se trata del mayor programa emprendido en Estados Unidos en los últimos 60 años para reactivar la economía. El paquete a dos años contempla inversiones de 550,000 mdd en infraestructura para estimular el mercado interno. Este monto es adicional al gasto gubernamental en el sector, que este año será de 300,000 mdd. En total, el plan económico del presidente Obama proyecta la creación de hasta tres millones de empleos, gran parte de los cuales provendrá del sector de infraestructura. China no se ha quedado atrás, también ha entrado a la ola global de la infraestructura. "No quieren desacelerarse, así que van a buscar mantener el ritmo del crecimiento y una de las formas será a través de infraestructura", señala González.

El gobierno chino anunció nuevos planes de gasto público por 586,000 mdd. "Aunque no está claro cuál es el plazo de aplicación, los recursos serán destinados a la construcción de líneas de ferrocarril, autopistas y aeropuertos", dice Ricardo Sánchez, especialista en infraestructura de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. El paquete chino también contempla reforzar la agricultura y el sector, modernizar las redes de suministro eléctrico e incrementar la inversión en educación y en salud.

La posición de algunos gobiernos latinoamericanos no será distante de la estadounidense y la china. Varios ya anunciaron que reforzarán o incrementarán sus planes de gasto dirigidos a infraestructura.

"Para dar una noción del desafío, hay que notar que cada 1% extra del PIB de la región, que se destine a inversión en infraestructura, supera los 36,000 mdd", explica Sánchez.

A principios de año, y como parte del Acuerdo Nacional a favor de la Economía Familiar y el Empleo para Vivir Mejor, el presidente Felipe Calderón anunció la aceleración del Programa Nacional de Infraestructura (PNI), con un monto de 570,000 millones de pesos (mdp) para la construcción de infraestructura en 2009. Esa misma semana, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de México anunció que este año ejercerá un presupuesto histórico de 70,000 (mdp), de los cuales 50,000 mdp se destinarán a infraestructura carretera.

El PNI contempla una inversión de 950,000 mdp en proyectos de agua, comunicaciones y transporte para el periodo 2007-2012. Y aunque el año pasado hubo un subejercicio del gasto debido a cuestiones administrativas, legales y de planeación, entre otras, se espera que este 2009 el programa se agilice. "Soy más optimista con respecto a este aprendizaje que se llevó a cabo el año anterior", dice González. "Cada vez estamos más listos para que empiece la ejecución de los programas".

En Brasil, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva ha reforzado su proyecto insignia de reactivación económica destinado al gasto de infraestructura social y urbana, logística de transporte y energética entre 2007 y 2010.
El presupuesto del Programa de Aceleración de Crecimiento (PAC) tuvo un incremento de 26% con respecto a lo originalmente planeado. Así, el PAC hoy dispone de recursos por unos 270,000 mdd.

La inversión brasileña en infraestructura logística contempla proyectos de construcción y ampliación de carreteras, líneas de ferrocarril, puertos y aeropuertos. Este año, la concesión carretera más importante será por unos 1,484 mdd para un tramo de 817 kilómetros.

"En total, esperamos que América Latina invierta unos 50,000 mdd en infraestructura", dice Norman Anderson, gerente general de CG/LA Infrastructure.

En Europa prácticamente todos los países, con excepción de Polonia, han reforzado su gasto en infraestructura. En Reino Unido, el primer ministro británico, Gordon Brown, anunció un plan público de infraestructura para crear 100,000 empleos.

El programa inglés se financiará con nuevas partidas presupuestarias y se destinará a invertir en infraestructura, escuelas, medio ambiente, hospitales y transporte. Alemania, por su parte, lanzó un paquete económico que incluye un gasto de unos 22,000 mdd en infraestructura. "Cada quien hará lo propio, dependiendo del tamaño de la economía de cada país", señala González.

Sin embargo, aunque la fiebre de la infraestructura está incentivando la aceleración del gasto mundial, el reto será elegir proyectos necesarios que verdaderamente eleven la competitividad.

"El gasto en infraestructura es muy necesario, pero hay que tener una visión muy amplia de cómo quiere verse un país en cuanto a competitividad en 30 años", dice Anderson.

La acción certera y agresiva en el área de infraestructura genera amplios beneficios: permite a América Latina protegerse de la actual crisis económica mundial, puede plantear las bases para dar a las economías de cada país mayor productividad y competitividad en el mediano plazo y podría ser una forma para demostrar a la ciudadanía el compromiso de los gobiernos para generar un crecimiento equitativo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si la región incrementa 1.5% de su PIB  la inversión en infraestructura, puede además aumentar gradualmente la inversión en 0.5% del PIB cada año y así llegar a 2015 con una inversión cercana a 5.5% del mismo y posicionarse como la región más competitiva del mundo.

"La crisis es una oportunidad pero hay que tomarla ya", afirma Anderson, quien a finales de abril realizará el 7° Foro Latinoamericano de Liderazgo, en donde se presentarán los 50 mejores proyectos de infraestructura de América Latina ante un grupo compuesto por más de 500 inversionistas.

Ahora ve
El papel de las redes sociales en el eclipse
No te pierdas
×