Consultoras se llevarán 7% de refinería

En año y medio facturarán los primeros contratos de la inversión en energía más importante del país; la nueva refinería en Tula requerirá 9,023 mdd y será imán de nuevas inversiones en la región.
Pemex  (Foto: Archivo)
Jesús Hernández y Hugo Salvatierra
CIUDAD DE MÉXICO -

Las empresas consultoras serán las primeras ganadoras de la construcción de la refinería que Petróleos Mexicanos (Pemex) instalará en Tula, Hidalgo. Durante año y medio estas compañías elaborarán los requerimientos técnicos para la licitación y los estudios iniciales de las nuevas instalaciones, cuya inversión total rebasa 9,023 millones de dólares (mdd).

La Cámara Nacional de Empresas de Consultoría (CNEC) estima que de esa cifra, entre 5 y 7% (hasta 630 mdd) corresponderá a los trabajos de diseño e ingeniería básica. Entre 3 y 4% se quedará en consultoras mexicanas, debido a que las partes más complejas (la ingeniería de detalle) tendrían que ser realizadas por firmas estadounidenses, españolas o venezolanas.

"En México no se construyen refinerías todos los días, sería muy presuntuoso pensar que las mexicanas podrían hacer todo", asegura Reyes Juárez del Ángel, presidente de la CNEC.

Las consultoras nacionales, estima Juárez del Ángel, cuentan con habilidades para realizar la ingeniería básica, por lo que tendrán que aliarse si quieren participar en la de detalle. En caso de no hacerlo así, las mexicanas sólo quedarían como subcontratistas de las multinacionales, fijando su trabajo a precios bajos.

Las alianzas también harían que las consultoras mexicanas adquirieran experiencia que podrían aplicar en futuros proyectos de refinerías, en las que incluso aspirarían a quedarse progresivamente con hasta 70% u 80% de los presupuestos destinados para este rubro.

La derrama total

Eduardo Torres, economista senior de Servicios de Estudios Económicos de BBVA Bancomer, señala que la decisión de ubicar la nueva refinería en Tula es adecuada, ya que además de apegarse a los requerimientos técnicos es la opción que necesitará menor monto de inversión y la que genera un valor presente neto más alto.

"Es una buena señal que las razones se hayan dado con fundamento técnico y se apoyaran en exigencias económicas; eso nos debe dejar tranquilos", afirma Torres.

Pemex estima que la nueva refinería tendrá una capacidad de producción de petróleo crudo tipo Maya de 300,000 barriles diarios, con un valor estimado en 9,000 mdd, y entrará en operación en 2015.

En Tula se producirían unos 142,000 barriles diarios de gasolinas, 82,000 de diesel y 12,000 de turbosina. Todos de ultra bajo azufre. Y no se prevé producir combustóleo ni asfalto. Con esta producción, estima Torres, se podrían reducir hasta 15% la importación de gasolinas en el país.

La reconfiguración de Salamanca, con aprovechamiento de residuales, requerirá de una inversión de 3,076 mdd para ser concluida en 2014.

La ejecución de esos proyectos permitiría generar de 41,400 a 48,300 empleos, entre directos e indirectos, durante la fase de construcción, y de 1,000 a 1,400 posiciones permanentes, indica Pemex.

Sin embargo, "empezar a hablar de un impacto económico inmediato para la región es prematuro, esto se va ir materializando conforme avancen los trabajos y en la medida en que otras industrias complementarias decidan instalarse en la zona" afirma Torres.

Uno de los aciertos para elegir a Tula es la utilización de productos residuales. La ventaja que eso implica es que en vez de pagar una parte de su materia prima con petróleo, el tren de refinación pagará con combustóleo, lo que significa un ahorro de 1,800 mdd respecto a cualquier opción distinta, explica Eduardo Andrade, director Corporativo para América Latina de Iberdrola y Presidente de la Fundación México Necesita Ingenieros.

Descentralización o eficiencia.
Otra de las eficiencias, como planteó Pemex, está en ubicar la refinería en el centro del país, la zona donde se genera 60% de la demanda de energéticos. No obstante, surgen argumentos en contra, pues con esta determinación, el gobierno federal perdió la oportunidad de descentralizar la producción industrial y el surgimiento de nuevos polos de desarrollo en el país.

"La preocupación es que Tula está cerca del centro económico más grande del país, donde ya hay efectos de externalidades urbanas como la falta de agua, sobrepoblación y demás. ¿Acaso estamos rebasando los límites de crecimiento de la metrópoli?", cuestiona Juárez del Ángel, de la CNEC.

Para el líder de la CNEC, una decisión más cercana a las costas quizás generaría impactos económicos en otras regiones, lo que compensarían el ahorro, como en el caso de los 1,000 mdp en construcción de carreteras, señala.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En respuesta, Torres de BBVA Bancomer argumenta que lejos de ver una oportunidad perdida para la descentralización es una gran aliciente para que Hidalgo se industrialice.

"Con la refinería, en Hidalgo se tendrá una red de transporte y carreteras que permitan conectarse a los centros de distribución. Si tienes una red de infraestructura bien montada es un buen inicio para instalar más empresas en esa región", apunta.

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×