Foster, el nuevo Príncipe de Asturias

El arquitecto británico asegura que el futuro de su disciplina está en trabajar con la naturaleza; su obra destaca por la sofisticación de los materiales, calidad estética y reflexión intelectual.
FOSTER ASTURIAS 2009  (Foto: CNN)
Redacción Obras
CIUDAD DE MÉXICO -

La arquitectura ya no es lo que fue y su futuro estará en el trabajo con la naturaleza. Así lo aseguró Norman Foster (Manchester, 1935), tras ganar el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2009.

Sus proyectos buscan un equilibrio entre la más sofisticada tecnología, sin perder los valores intangibles que la arquitectura siempre ha tenido: espacio y luz, aunados a una tensión emocionante. Es por eso que el jurado lo consideró el "arquitecto de la era global".  

Desde joven, al también ganador del Premio Pritzker 1999, le interesó el aeromodelismo, los juegos de construcción y los mecanos, para más tarde incorporar a la arquitectura los lenguajes de la aeronáutica llevada a los límites de la sofisticación en los materiales y detalles en lo que se califica como Arquitectura High-Tech.

foster-parlamento-aleman.jpg

 

"La calidad estética, la reflexión intelectual y el diálogo entre territorio y ciudadanía, a través de un original dominio del espacio, la luz y la materia" destacan en la obra del arquitecto inglés, citó el acta del jurado del premio.

En 1963 creó el estudio de arquitectura Team 4, que más tarde se transformaría en Foster Associates, donde continuó aplicando la lógica constructiva de la industria a la arquitectura y utilizando un lenguaje depurado, ligero y tecnológico.

Las obras de Foster se encuentran dispersas por todo el mundo y entre las últimas que ha realizado están la estación subterránea de Florencia, la pirámide destinada al diálogo mundial entre las religiones en Astana, la nueva capital de Kazajistán, y el mayor aeropuerto del mundo, construido en Pekín para los Juegos Olímpicos.

 

foster-financial-center.jpg

Particularmente destaca el proyecto Masdar, ciudad ecológica diseñada y ubicada en Abu Dhabi, Emiratos Arabes Unidos, abastecida por energía solar y cuyo objetivo es ser autosuficiente.

"La búsqueda tiene que ser perseguir una arquitectura que trabaje con la naturaleza y con el espíritu del proyecto Masdar", dijo Foster en rueda de prensa en el Hotel Reconquista de Oviedo, al norte de España, tras recibir el premio.

El arquitecto expuso también que las ciudades del futuro tendrán que seguir adaptándose a los cambios y posiblemente el modelo a seguir: el europeo, con ciudades densas y compactas.

Norman Foster actualmente dirige un equipo formado por un millar de profesionales, entre los que convergen alrededor de 40 lenguas. Tiene oficinas en más de 20 países.

1. Bundestag, el Parlamento alemám. (Foto: Cortesía SXC)

2. London Financial Center. (Foto: Cortesía SXC)

 

Ver más noticias de Obras

 

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×