Nueva receta para diseño de hospitales

Biotecnología y sustentabilidad son los paradigmas médicos a incorporar en los centros de salud.

Lineamientos para construir un hospital

1
CENTRO MÉDICO CHIAPAS BICENTENARIO. El complejo hospitalario, que requirió inversiones por casi 850 mdp, abrirá en octubre y atenderá a 1.1 millones de personas, según el gobierno estatal. (Foto: Cortesía Iván Gaitán/PRODEI)
hospital  (Foto: Cortesía Iván Gaitán/PRODEI)

En los últimos tres años se han construido 1,571 unidades médicas y hospitales públicos, de un total de 1,700 obras en infraestructura para la salud, según datos de la Presidencia de la República. Este año, se contempla la inversión de 350,000 millones de pesos en infraestructura hospitalaria, un rubro que en el sector público se mantuvo parado por casi 15 años por falta de recursos.

Más allá de la oportunidad de negocios que esto significa para la industria de la construcción, está el reto de seguir las nuevas normas y paradigmas internacionales, como la sustentabilidad y la integración de redes de telecomunicaciones e inversiones en biotecnología.

 La dificultad de diseño de un hospital radica en la complejidad logística y energética, en instalaciones y sistemas de control y accesos que estas construcciones requieren para estar en servicio las 24 horas de los 365 días del año.

Mario Narváez, ingeniero al frente de la construcción del hospital Chiapas Bicentenario en Tuxtla Gutiérrez -proyecto de Prodei-, comenta que al levantar un proyecto de este tipo se enfrenta el reto de solucionar la falta de materiales de alta calidad y mano de obra especializada, así como armonizar a las entidades participantes, como son las dependencias contratantes y la normativa y los supervisores externos. 

Tampoco resulta sencillo, dice Narváez, conjuntar los criterios de alrededor de 100 técnicos que participan en la edificación de un hospital.

Pero ya hay nuevas normas a seguir. El Instituto estadounidense de Arquitectos (AIA, por sus siglas en inglés) publicó recientemente su Guía para la construcción y equipamiento de hospitales y centros médicos que actualiza cada cuatro años desde 1963. hospital.gif

La nueva versión, que sustituye a la de 2006, incorpora al diseño de hospitales, normas para las áreas de telecomunicaciones (para el crecimiento futuro de la telemedicina), junto con nuevas directrices sobre materiales que eviten la emisión de partículas o sean retardantes del fuego.

También se establecen nuevos códigos de señalización, evaluaciones de seguridad del paciente y modificaciones a las especificaciones de salas de rehabilitación e instalaciones ambulatorias, así como para el mantenimiento de la ventilación, el control de emisiones contaminantes y el manejo de desechos.

Aunque en México estas normas no se aplican de manera formal, sí se utilizan en algunos proyectos como parámetros de construcción.

Actualmente, el costo de construcción por metro cuadrado de un hospital es de unos 23,000 pesos. Pero las medidas sustentables elevan hasta 20% el presupuesto, que normalmente va de 200 a 800 mdp, detalla Iván Gaitán, especialista en diseño de hospitales. 

Tecnología dentro y afuera
La tecnología hospitalaria ya no se reduce a los aparatos con los que operan los médicos, los sistemas de informática y comunicaciones  son cada vez más comunes. "Puedes tener robots que atiendan a los pacientes y que manden al médico la información o el diagnóstico a distancia", señala Claudia Cárdenas, directora de la empresa Escala Biomédica.

La especialista detalla que, en nuestros días, alrededor de 50% del total de la inversión de un hospital se destina a tecnologías biomédicas.

Aunque para Mario Alejandro Gaytán Cervantes, presidente de la Sociedad Mexicana de Arquitectos Especializados en Salud, que agrupa a 150 miembros, lo trascendente de una edificación médica es que cumpla con las expectativas de los usuarios y que su costo de operación sea el mejor posible.

"Malos espacios y acabados inadecuados lo encarecen todo", dice Gaytán, quien trabajó en la Jefatura de proyectos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) durante 31 años.

Gaytán detalla que al construir hospitales privados, además de satisfacer las necesidades de la empresa que los operará, también se contempla en el diseño a qué estratos de la población se atenderá y la productividad que se generará.

Ver más noticias de Obras

Hospitales seguros y sustentables

2
EL SINALOENSE. Ubicado en Villa Unión, el hospital 16 del IMSS sirve a la comunidad rural del estado. (Foto: Cortesía IMSS)
hospital  EL SINALOENSE. Ubicado en Villa Unión, el hospital 16 del IMSS sirve a la comunidad rural del estado. ✓  (Foto: Cortesía IMSS)

Otro paradigma es el ahorro de energía. Las organizaciones no gubernamentales Cuidado de la salud sin perjuicios (Health Care Without Harm) y el Centro para Maximizar el Potencial de la Construcción (CMPBS) desarrollaron la Guía verde para el cuidado de la salud para influir en la disminución del uso de materiales tóxicos en los hospitales, tanto en su construcción como en sus operaciones,y sirve como guía para las instituciones que buscan la certificación LEED. Entre los elementos de evaluación de su edición 2010, dicho documento pugna por un diseño integral con parámetros globales para contratistas, gerentes de instalación, operadores del edificio y empleados con el propósito de determinar procesos relativos al lugar en donde se establecerá el hospital, su configuración y fachadas.

También busca prevenir que se contamine el ambiente durante la edificación a través del control de la erosión del suelo, la polución de los mantos acuíferos y la generación de polvo, para lo cual sugiere la construcción de instalaciones temporales, áreas de montaje, caminos de acceso y estacionamiento dentro del área del nuevo edificio a fin de proteger los recursos naturales y evitar derrames.

Para favorecer la sustentabilidad de la unidad médica es mejor ubicarla en una zona urbana con servicios financieros y de entretenimiento.

En términos del estacionamiento, se recomienda compartirlo con los edificios adyacentes y motivar el uso de bicicletas o que la gente llegue a pie.

A fin de mitigar los efectos de ‘islas de calor' propone contar con una combinación de áreas cubiertas y al aire libre y utilizar materiales reflejantes del sol.

Para nosocomios en operación, propone el control de gases y sustancias tóxicas vía filtros para quemadores y generadores de energía, además de prevenir fugas y derrames de productos dañinos y eliminar el uso del agua potable para enfriamiento de equipos médicos.

Cada hospital, dicen, acumula en sus instalaciones hasta 50 kilos de mercurio, un potente neurotóxico de alta persistencia bioacumulativa que afecta el sistema nervioso central. También destaca la presencia de partículas semivolátiles, como óxidos de nitrógeno y retardantes de fuego halogenados que contaminan al construir, colocar pisos o mobiliario médico.

Ver más noticias de Obras

Inversión vs. seguridad

3
Felipe Calderón, Presidente de México, durante la inauguración del centro hospitalario. (Foto: Cortesía Presidencia)
Hospital Regional de Alta Especialidad  (Foto: Cortesía Presidencia)

La pérdida de nosocomios por desastres naturales provocó que en 2006 se creara el Comité Nacional de Evaluación, Diagnóstico y Certificación del Programa Hospital Seguro, con miras a que el diseño y la construcción de infraestructura sanitaria garanticen la protección de la vida y resistir con daños mínimos los fenómenos destructivos.

Según la Guía práctica del Programa Hospital Seguro, el costo de lograr que estos edificios sean seguros frente a los desastres es mínimo. Por eso, desde hace cinco años la Secretaría de Gobernación y el Sistema Nacional de Protección Civil cuentan con una política nacional de reducción de riesgos.

Respecto de la configuración arquitectónica contempla la seguridad del diseño, la estructura y materiales de construcción y se verifica la vulnerabilidad del revestimiento del edificio, incluyendo puertas, ventanas y voladizos.

Aunque los elementos no estructurales (equipo médico y mobiliario) no implican peligro para la estabilidad del edificio, se consideran susceptibles de  riesgo para la vida o integridad de las personas en caso de algún desprendimiento, caída o volcadura.

Para los hospitales del IMSS, el organismo establece normas de proyecto arquitectónico, en tanto que las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) de las secretarías de Salud y de Energía contemplan elementos relacionados con la edificación de hospitales. Los reglamentos de construcción de los estados determinan las especificaciones por localidad.

Ver más noticias de Obras